1. Jamás van a dejar de creer que el mundo es un lugar lleno de magia…

Foto: Eneas

2. Te lo advierto: Los niños mexicanos son peligrosamente simpáticos. Tus hijos van a hacer tantos nuevos amigos que no van a parar de pedirte que regreses a México… una y otra vez.

Mis hijos almorzando con sus amigos en el mercado de Coyoacán. Foto: Laura Bernhein

3. Van a descubrir a Frida Khalo y van a hacerte tantas preguntas sobre su vida que, quieras o no, vas a tener que empezar a estudiar

Mi hija con una actriz representando a Frida Kahlo en el Museo Casa Azul. Foto: Laura Bernhein

4. O tal vez se interesen en la antropología…

Mi hijo observando los esqueletos de un entierro en el the Museo Nacional de Antropología. Foto: Laura Bernhein

5. Los platillos y bebidas hechos a base de verduras y frutas frescas pueden convertirse en una terrible adicción…

6. Y nunca van a saber qué comer de postre…

7. ¡Ay, y esas calaveras van a aterrorizarlos! Prepárate para meses de pesadillas…

A mis hijos les encantan las celebraciones de Día de Muertos. Foto: RuloLR

8. Las mujeres en los mercados van a malcriarlos con tanto “güerita”, “rey” y “princesa”. ¡Que el mundo real  no es así!

Foto: Laura Bernhein

9. Van a pedirte que repintes las paredes de tu casa con colores vivos…

Arte urbano en el Museo de Culturas Populares, Coyoacán. Foto: Laura Bernhein

10. Y lo peor de todo: ¡Van a estar tan contentos que no van a querer regresar a casa!

Foto: Laura Bernhein