1. Ver conciertos al lado del mar solo sirve para distraerse. Por no hablar de la desagradable brisa marina que hará que acabes enfermo.

Primavera Sound Barcelona

Foto: michał majewski

2. En España solo hay festivales de música indie y escenarios como los de cualquier otro país. Prefieres más diversidad y entornos más especiales.

Festival Mar de Músicas (Cartagena)

Foto: Alexandre López

3. Además, están muy masificados. Lo último que quieres es no tener sitio en el camping y tener que acampar en un lugar así.

Festival de Ortigueira

Foto: Mánel

4. ¿Recuperarse al día siguiente en la playa? Vaya tontería.

festival4

Foto: Christian Scheja

5. La comida es siempre muy rara. Tú prefieres alimentarte en el McDonald’s más cercano.

Bilbao BBK Live Pintxos

Foto: Nvivo.es, 5gig

6. Sin mencionar los lugares en los que puedes acabar… ¿quién diablos quiere visitar unas bodegas estando de festival?

Festival Sonorama Ribera (Aranda del Duero)

Foto: Raúl Hernández González

7. No entiendes a esa gente que va a un festival a tirarse en la hierba.

South Pop Isla Cristina

Foto: Rafaele Tovar

8. En los festivales de música españoles hay siempre personajes demasiado extraños. Seguro que son peligrosos…

Derrame Rock

Foto: Jonas MF

9. ¿Ponerte a bailar en la playa? ¿En público? ¿En bañador? ¿Qué clase de persona quiere hacer eso?

Arenal Sound

Foto: Roberto García*

10. El número de locos por metro cuadrado es demasiado alto.

fib

Rafale Tovar

11. Está muy claro que los músicos no lo pasan bien cuando tocan en España.

Heineken Jazzaldia

Foto: Urko Dorronsoro

12. Por no hablar del público, siempre aburrido y poco entregado a la música.

festival11

Foto: Rafaele Tovar