1. Ya has visto demasiadas catedrales. Además, las leyendas sobre topos gigantes no te interesan en absoluto.

2. ¿Para qué ir a animar a un equipo repleto cada año de chavales prometedores pero que siempre pierden en las grandes ocasiones?

3. ¿Una muestra de la gastronomía provincial como embutido o patatas de diferentes estilos gratis con cada consumición? No gracias, tú prefieres pagar religiosamente tus raciones.

Sufriendo mucho y muy fuerte!!!! #Leon #Flechazo #ElHumedo

Una foto publicada por camachiak (@camachiak) el

4. Eres más antiguo que Matusalén y el rollo hipster y la arquitectura de colorines contemporánea te importa tres pimientos.

#museum #leon #musac #art #building

Una foto publicada por nakki (@kalahan) el

5. Con el calor que hace en verano, lo que menos te apetece es acercarte al paseo del río Bernesga para hacer deporte. Además, hay demasiada gente paseando a su perro o patinando, ¡qué estrés!

Luces de plata para descender por el río

Una foto publicada por Charo Rodriguez Carro (@charitorodri) el

6. No te gusta la carne, así que para qué vas a molestarte en ir a León si después tienes que marchar sin haber probado bocado de la mejor cecina del mundo.

#cecinaleon nuestra #tapa perfecta para abrir el apetito

Una foto publicada por Kokken Gastrobar (@kokkengastrobar) el

7. Estás harto del típico listillo que no para de contarte que si los romanos extraían oro de Las Médulas allá por el siglo I d.C. y que si ahora son Patrimonio de la Humanidad. Todo son habladurías.

8. Ya tuviste más que suficiente Gaudí cuando visitaste Barcelona como para andar ahora buscando más edificios suyos en otros lugares de la Península.

9. ¿Irte a un pueblecito lleno de pedruscos para comer un cocido al que llaman “maragato”? ¿los cocidos no son iguales en todas partes?

10. Adoras la tranquilidad y el sosiego. Las carreteras llenas de curvas entre hoces aterradoras mejor que las disfruten otros.

11. Prefieres ver los Picos de Europa por la tele bebiendo un té calentito. Sí, mucho mejor.

Crédito foto de portada: Undeklinable