1

Salmorejo

El salmorejo es el plato cordobés por antonomasia. Parece mentira que con tomate, aceite, ajo, sal y vinagre salga un plato tan exquisito. ¡Viva la sencillez! Atrévete también a probar las nuevas variedades de maíz, remolacha o incluso setas. Foto: Javier Lastras

2

Flamenquín de jamón serrano

Es un plato que puedes comer en otras ciudades, sí, pero como en Córdoba, te aseguramos, no lo encontrarás en ningún sitio. Por supuesto, pídelo con jamón serrano y que ni se les ocurra ponerlo con queso. ¡Eso en Córdoba es pecado! Foto: Javier Lastras

3

Rabo de toro

Plato no apto para personas vegetarianas. Aunque su nombre suene mal, es una de las mayores exquisiteces de la gastronomía cordobesa. Haz la prueba: si cuando lo pruebes la carne se separa fácil del hueso, es que está bien cocinado. Foto: Jun

4

Boquerones en vinagre

Otro clásico de la cocina de Córdoba, una propuesta de elaboración sencilla con la que te chuparás los dedos una y otra vez. Porque, por supuesto, aquí hay que pringarse: ¡a comer con las manos! Foto: Kent Wan

5

Jamón de los Pedroches

Este jamón ibérico de bellota tiene hasta su propia Denominación de Origen. Los cerdos se crían en las dehesas del Valle de los Pedroches, un lugar tan encantador como placentero para los animales, algo que se transmite al jamón, ¡increíblemente sabroso! Foto: MG Spain Consulting

6

Alcachofas a la montillana

Ricas alcachofas que en Córdoba preparan con ajo, cebolla, azafrán, hierbabuena, jamón serrano, aceite y el imprescindible vino blanco de la Denominación de Origen Montilla-Moriles. En guarnición, como aperitivo… sirven para cualquier momento. Foto: Juantiagues

7

Caracoles

Como muchos dicen, un auténtico placer de los dioses. Normalmente de febrero a mayo se instalan diversos puestos a lo largo de la ciudad donde te sirven los caracoles. Y tienen una salsa en la que no vas a poder dejar de mojar. ¡Pide otra ronda! Foto: Nacho Facello

8

Vino de Montilla Moriles

Fino, oloroso, Pedro Ximénez, Palo Cortado, amontillado… Cualquiera de las versiones que pruebes de esta Denominación de Origen logrará emocionarte. Aunque la mayoría son elaborados con uvas Pedro Ximénez, también hay otra decena de variedades que le dan un sabor único. Foto: MG Spain Export Consulting

9

Aceite de oliva virgen extra

Lugares como Priego de Córdoba o Baena son famosos por las calidades de sus aceites y tienen Denominación de Origen propia. La tradición tiene mucho que ver: llevan haciendo aceite desde el Imperio Romano, hace ya 2.000 añitos. Foto: MG Spain Export Consulting

10

Pastel cordobés

Hojaldre relleno de cabello de ángel, cubierto de almendras tostadas y espolvoreado con polvo de azúcar y canela. ¿Algo más? Ah, sí, hay quien le incluye un poco de jamón serrano en el relleno… ¡Que no falte! Foto: crossine0

11

Paté de aceitunas

El aceite cordobés es uno de los más ricos de España. Sus aceitunas, claro, son de máxima calidad, ¡de ahí que el paté de aceitunas cordobesas salga tan rico! Una tosta, una cervecita y a saborear. Foto: Esencia Andalusí

12

Sal de Córdoba

Es algo que no saben hasta muchos cordobeses, pero en el interior de la provincia se produce sal en un par de lagunas. ¡La mar de salada! Y también producen Salicornia, esa alga marismeña tan rica que se ha puesto de moda en la alta cocina. Foto: MG Spain Export Consulting

13

Pisto

Con pimiento, patata, calabacín, berenjena, tomate, sal, orégano, tomillo y aceite… ¡Cómo no va a salir rico este plato! El toque maestro llega con el huevo frito con el que lo coronan, ¡en Córdoba sí que saben comer! Foto: Javier Lastras

14

Cerveza local

En Córdoba hay un montón de variedades artesanales cerveceras: las Califa, Bandolera, Cordobeer… Tienen mucho cuerpo, están hechas con mucho cariño y, por supuesto, ¡son perfectas para tapear! Foto: Barbara M.

15

Trucha de río

Córdoba no tiene mar, pero sí ríos: y en algunos crecen unas truchas riquísimas. Presentarlas cocinadas no es fácil, pero su sabor es indiscutiblemente rico. ¡Especialmente si están rellenas de jamón! Foto: Jorge Díaz

16

Berenjenas fritas

En cualquier rincón de Córdoba parecen expertos en preparar este rico bocado que, a veces, se acompaña de miel de abeja. Y un consejo: ¡En Bodegas Campos las hacen especialmente ricas! Foto: Javier Lastras