1. Hacerle a eso del sandboarding en las dunas de Mexicali suena increíble… Pero a ti tanta diversión te parece sospechosa… ¿Y si te acostumbras? ¡Mejor no arriesgarse!

 

2. Podrías tomarte fotos increíbles en la Laguna Salada… Pero no, tú siempre has preferido las selfies en el baño, ¿no?

 

3. Podrías pasear en un bosque lleno de increíbles paisajes invernales en el Parque Nacional Constitución de 1857. Lástima que a ti no te emociona la época navideña, ni la nieve, ni la naturaleza, ni las cosas bonitas de la vida…

 

4. ¿Detenerse en medio del desierto para ver cactus enormes en el Valle de los Gigantes? Justo lo que necesitabas… ¡Que una planta te haga menos!

 

5. Descubrir la vista de Tecate desde el cerro Cuchumá puede ser demasiado bonito para tus estándares. ¡Cuidado! No te vayas a querer quedar a vivir aquí.

A photo posted by kikomontalvan (@kikomontalvan) on

 

6. Por si fuera poco… ¡Tienes que lidiar con la curiosidad de los animalitos locales!

 

7. ¡Y todos van a querer ser tus amigos!

 

8. ¿Que hay piscinas naturales de agua cristalina que se forman entre las rocas del desierto? ¡Puras cosas que se ven todos los días!

 

9. Qué chiste tiene explorar las pinturas rupestres de los antiguos kumiai en Vallecitos y ver como el solsticio de invierno ilumina los ojos de “El Diablito”. ¿Que no tienen nada que no esté cargado de historia y belleza natural?

 

10. ¿Y qué se puede decir de la Rumorosa? ¿No le digo? ¡El exceso de bellezas naturales puede ser intoxicante!

A photo posted by david (@davidrefuego) on

 

11. ¿Qué tiene de original la histórica y famosa Avenida Revolución de Tijuana? ¡Como si no hubiera burros-cebras en todas las ciudades del mundo!

 

12. Además, ¡podrías terminar uniéndote a la “Masakre” en una perrera gigantesca!

A photo posted by bto landeros (@btolanderos) on

 

13. Estarás expuesto a parte de la gastronomía más exquisita de México… ¿Qué va a decir tu paladar cuando regreses a casa y no haya langosta ni tacos de pescado?

 

14. Podrías visitar los viñedos más importantes del país en el Valle de Guadalupe. ¡Lástima que a ti sólo te gusta el vino de caja!

 

15. Muchos ven a la Bufadora como uno de los géiseres marinos más grandes, famosos y hermosos del mundo, pero tú sólo piensas en la posibilidad de que se te mojen los pies.

A photo posted by Joseph Plotz (@jplotzster) on

 

16. ¿Tomarte unos tragos en la cantina más antigua de la Baja? Con lo que te choca mezclar tradición con diversión. ¡Mejor pasas al Oxxo por un New Mix!

A photo posted by Anne-Marie (@annemarie2) on

 

17. Y seguro que te resultará imposible dormir por estar admirando la belleza de unos cielos tan claros.

A photo posted by LMMS_CLOTHING (@pepesierra523) on

 

18. ¿Qué chiste puede tener visitar extensos campos de algodón? Lo suavecito está tan sobrevalorado.

 

19. Encontrarte con un paisaje como este y que además sea un refugio natural de lobos marinos. ¿No crees que pueda ser demasiado para tus modestas expectativas?

 

20. ¿Qué gracia van a tener los atardeceres después de haber visto uno en la Laguna Hanson? Donde además, ¡te puedes quedar a acampar!

 

21. Si aún te quedan ganas de venir, más vale que prevengas y consigas un tiempo compartido. Porque con todo lo que la Baja tiene para ofrecer, ¡vas a estar regresando a cada rato!

 

Crédito de la foto de portada: Gabriel Flores Romero