1

Dar un paseo en bici por el Paseo Marítimo como si estuvieras en California.

Foto: Juan Pablo Olmo

2

Comprobar cómo el arte urbano se hace legal en el recién inventado Soho malagueño. Los mejores graffiteros del mundo ya han pasado por allí.

Foto: Leo Hidalgo

3

Intentar pintar como Picasso o, al menos, sentarte a su lado, a ver si se te pega algo. Y, de paso, te haces un selfie con él.

Foto: Fotografía Viajera / Travel Photography

4

Tomar un espeto en la playa y aprender de los maestros espeteros. El saber no ocupa lugar.

Foto: Daniel Sancho

5

Conocer la bahía de Málaga y ver la ciudad desde el mar a bordo de una jábega, barco fenicio de una tonelada. Si no te atreves, puedes acudir cada verano a ver la liga de jábegas, una competición singular y malagueña cien por cien.

Foto: Jose Bolorino

6

Firmar en un barril de El Pimpi. Está reservado a famosos, pero quién sabe, igual te reconocen...

Foto: Andrew Nash

7

Que te inunde la ola del Melillero: sabes que vendrá, pero luego siempre te sorprende.

Foto: Terry Whalebone

8

Jugar a gritar ‘Y yo cobroooo’ en el restaurante el Tintero, a ver si cuela y alguien te paga la cuenta.

Foto: El Tintero

9

Desayunar unos churros en Casa Aranda, el lugar más mítico para hacerlo en la ciudad.

Foto: Steph Gray

10

Ver atardecer (o amanecer, nunca se sabe) en el Balneario ‘Los baños del Carmen’, junto a la playa más chula de la capital y en el chiringuito más moderno.

Foto: Manolo Gómez

11

Vivir un partido de fútbol en La Rosaleda y que el Málaga le meta cinco al Barça. Ocurrió una vez, ¿por qué no otra?

Foto: Leo Hidalgo

12

Ir a una sesión en versión original en el Cine Albéniz. Igual estás solo o sola, pero sé optimista: el mejor cine de Málaga sólo para ti.

Foto: 15mmalagacc

13

Desayunar tostadas con aceite y tomate y un zumo de frutas en El Galerna: ¡Nunca querrás salir de allí! Aunque la tormenta amenace…

Foto: molgar

14

Pedir una nube, un sombra o un mitad. Cuando te traigan el café, te sentirás orgullosa de que te entiendan.

Foto: Juan Pablo Olmo

15

Decir ‘perita’ cuando alguien te proponga un buen plan. ¡Te sentirás más malaguita que nunca!

Foto: Nan Palmero

16

Pasear por el mercado de Atarazanas y probar los productos malagueños. ¡Te los vas a querer llevar todos!

Foto: NACLE2

17

Tomarte un plato de los montes en alguna de las ventas cercanas a la ciudad. Si te lo comes entero, tendrás un punto más en el carné de malagueño.

Foto: Jonathan Pincas

18

Reservar tu sitio para ver la Semana Santa de la ciudad: ¡igual ves a Antonio Banderas!

Foto: Leo Hidalgo

19

Pasear por la alfombra roja durante el Festival de Málaga. Una foto en instagram y ya eres toda una estrella.

Foto: Leo Hidalgo

20

Cruzarte con Chiquito de la Calzada. No hace falta que te hable, recordarás sus chistes y tendrás un día mucho más alegre. ¿Te da cuén?

Foto: Jesu500

21

Hacerte una foto en la playa de la Malagueta. Es el cartel más molón de la ciudad y vas a triunfar en redes sociales.

Foto: Matt Biddulph

22

Comprar una biznaga a un biznaguero. Hay pocas cosas más malagueñas que eso.

Foto: Bogdan Migulski

23

Perderte por el jardín botánico: aunque tardes horas en encontrarte, te merecerá la pena.

Foto: Leo Hidalgo

24

Hacerte pasar por guiri en los restaurantes de la ciudad. Igual te ríes bastante con el inglés o el alemán de los camareros… O igual te sorprendes.

Foto: Marta Diarra