1

Conocer los famosos molinos de viento a los que Cervantes dio renombre. Para ello tendrás que ir hasta Campo de Criptana o Mota del Cuervo.

Foto: M. Peinado

2

Gozar de las maravillosas vistas de Toledo que podrás ver desde los Cigarrales. El alcázar, la catedral y el Tajo que rodea el casco antiguo te ofrecerán un cuadro de El Greco en vivo.

Foto: Davidlohr Bueso

3

Las llanuras manchegas permiten disfrutar de la inmensidad de las vistas del atardecer. Siéntate y mira esta película que no verás en ningún cine.

Foto: bachmont

4

Cuenca, pequeña joya al alcance de la mano con el AVE, es Patrimonio de la Humanidad y bien merece un fin de semana una vez en la vida.

Foto: M. Peinado

5

Pasar por el puente de San Pablo que cruza la Hoz del Huécar en Cuenca. Se te pondrá la carne de gallina, pero si logras vencer el vértigo, la experiencia será fantástica.

Foto: M.Peinado

6

Seguir los pasos de Don Quijote de pueblo en pueblo. Lugares como Argamasilla de Alba en Ciudad Real te sorprenderán.

Foto: M.Peinado

7

Sería un error perderte uno de los mayores humedales de España y además Parque Nacional: las Tablas de Daimiel en Ciudad Real han vuelto a resurgir y están espléndidas.

Foto: Yann

8

Los pantanos de Buendía y Entrepeñas en la Alcarria Baja forman un conjunto natural increíble para recreo de visitantes y lugareños. ¿A que apetece un chapuzón?

Foto: M. Peinado

9

Conocer el patrimonio industrial de tanta tradición que hay en la zona: molinos, viñedos, minería, etc. Acercarse a la historia es conocer el futuro.

Foto: Manuel

10

¿Que no conoces el Casco Antiguo de Toledo? No es posible, tanto arte en tan poco espacio te dejará sin aliento.

Foto: Francisco Anzola

11

Leer el “Quijote” una vez más y encontrar en El Toboso a tu Dulcinea particular.

Foto: M.Peinado

12

Sigüenza, medieval y recoleta, te seducirá con sus calles y te llevará siglos atrás. No dejes de visitarla.

Foto: M.Peinado

13

Sorprenderte por la belleza del Palacio del Infantado de Guadalajara, su delicadeza y su justa fama.

Foto: M. Peinado

14

Visitar Alcaraz y su tierra, en Albacete, para admirar el paisaje de serranía y ver una de las plazas más bonitas de la región.

Foto: Víctor Fernández Salinas

15

No todo va a ser antiguo en Castilla-La Mancha, el museo de Arte Abstracto de las Casas Colgadas de Cuenca te fascinará.

Foto: Michael

16

Asistir a una representación de teatro en el Corral de Comedias de Almagro, único en el mundo.

Foto: Pablo Sanchez

17

Ver las alfombras de flores de Elche de la Sierra, en Albacete, de las más bonitas de España.

Foto: antcaesar

18

Pasear por una de las plazas mayores más singulares: la de Almagro.

Foto: Luis Irisarri

19

Conocer qué son los “duelos y quebrantos”, las “migas ruleras” y demás exquisiteces contundentes de la gastronomía manchega.

Foto: Manuel

20

Ir de castillo en castillo por toda la geografía castellano-manchega en un road-trip original.

Foto: jacinta lluch valero

21

Descubrir el mudéjar toledano y disfrutar de su sencillez mientras subes las cuestas de la ciudad.

Foto: Davidlohr Bueso

22

Participar o contemplar la Semana Santa conquense con sus “turbas” o la de Hellín y Tobarra rompiendo la hora con el tambor.

Foto: Kevin Vega

23

Acercarte hasta Almadén para conocer su historia minera que se remonta a la época romana.

Foto: Elvira S. Uzábal

24

Pasar un fin de semana rural en los llamados “pueblos negros” de Guadalajara: Campillo de Ranas, Majaelrayo o Tamajón te sorprenderán con su arquitectura de pizarra.

Foto: Pegatina1

25

Seguir los pasos de El Greco en Toledo y no perderte su “Entierro del Señor de Orgaz” en la iglesia de Santo Tomé. Descubrir en la capital imperial sus colores es todo un ejercicio para los sentidos.

Foto: Joaquín Martínez

26

Recorrer con calma las carreteras o los caminos de nuestra geografía castellano-manchega que son amplios, eternos y sorprendentes.

Foto: Oleg Zaytsev