La mayoría de los refugios en los Estados Unidos podrían aprender una lección de los patagónicos.