¿Te encanta turistear en México y estás siempre buscando lugares llenos de historia y de tradición? Bueno, ¡aquí te traigo las haciendas más lindas de nuestro país! Son ideales para ir en familia y para practicar actividades muy divertidas. Muchas de estas haciendas, además, tienen un gran valor histórico, puesto que buena parte de la vida social y económica de México ha pasado por ellas. Ahora, convertidas en hoteles, en restaurantes, en museos o en balnearios, te esperan para que las descubras. ¡Ve a conocerlas!

1. Hacienda Ucazanaztacua

Esta hacienda michoacana es bellísima. Las vistas al lago de Pátzcuaro y a la Isla de Pacanda son increíbles, la comida es riquísima y la ambientación es un balance perfecto entre el lujo, la comodidad y la calidez. Puedes andar a caballo, encargar una velada romántica a tu medida (¡con fuegos artificiales incluidos!), hacer trekking, visitar artesanos de la zona o, simplemente, relajarte con una sesión de masajes. ¡Da tanto gusto ser parte de esta experiencia! A solo cinco minutos del Pueblo Mágico de Tzintzuntzan, por carretera y a 10 minutos de las islas del Lago de Pátzcuaro, en lancha.

2. Hacienda Panoaya

Aquí vivió Sor Juana Inés de la Cruz, desde los 3 hasta los 8 años, y aquí aprendió a leer, a escondidas, en la biblioteca de su abuelo. Entre las muchas atracciones de la hacienda se encuentra el Parque de diversiones Panoaya, donde los niños podrán volar en tirolesa, perderse en un laberinto inglés de 5.000 metros cuadrados y darles de comer a puerquitos, llamas, aves, dromedarios y venados. Aquí puedes checar todas las actividades que te ofrece el parque. Hay un hotel con alberca semiolímpica y un excelente restaurante. También se encuentran en el predio dos importantes museos, uno dedicado a Sor Juan Inés de la Cruz y otro, el Museo Internacional de los Volcanes, que tiene como fin divulgar todo lo conocido sobre estos grandes colosos de la tierra. Así se ven el Popocatépetl y el Iztaccíhuatl desde la Hacienda Panoaya, ¡un mundo de diversión y cultura para toda la familia!

 

3. Ex Hacienda de Xala

La Hacienda de San Antonio Xala está ubicada en el municipio de Axapusco, Estado de México, a solo quince minutos de ciudad Sahagún Hidalgo. Fue fundada en el siglo XVI por Don Álvaro de Santa Cruz, quien la recibió como premio a su lealtad a la Corona, al lado de Hernán Cortés, durante la conquista de México (aquí puedes leer más sobre su fascinante historia). Tiene un muy buen restaurante, al que puedes asistir incluso si no te alojas en el hotel. Te van a gustar mucho su arquitectura de la época porfirista y los majestuosos carruajes que tienen en exhibición. Teléfono para reservas: 015929233113.

 

4. Hacienda La Purísima

Ubicada en el Estado de México, en esta hacienda vivió el querido Mario Moreno Cantinflas y hoy es un hotel de 20 habitaciones, ideal para visitar con tu familia. Hay de todo: Cabalgatas, juegos para niños, spa, jardines, senderos para hacer trekking o para andar en bicicleta de montaña, un campo de golf y hasta un spa. Ya ves, ¡lo último que tienes que hacer en tu visita a esta hacienda es preocuparte!

 

5. Ex Hacienda de San Andrés Teticpan

Esta antigua hacienda, hoy convertida en hotel, se encuentra en el Municipio de Ayapango y fue restaurada hace un año. Es el lugar perfecto para relajarte y consentirte como nunca lo has hecho. Además de su spa increíble, puedes practicar yoga o tai-chi, hacer cabalgatas, o participar de una visita guiada al al Parque Nacional Izta-Popo, a Nepantla, a Acolman o a Teotihuacán. Te recomiendo muy especialmente su restaurante, es excelente y tiene la mejor carta de vinos mexicanos que he visto. ¡Super inspirador y a solo 40 kilómetros de la Ciudad de México!

 

6. Hacienda de San Miguel Ometusco

Es una construcción colonial del siglo XVIII, ubicada en un predio de diez hectáreas. Cuando entré por primera vez, la sentí como una casa, puesto que es muy acogedora y está llena de detalles que le dan personalidad. Sin embargo, ¡debo reconocer que es una casa enorme! Aquí puedes conocer más de sus servicios.

 

7. Hacienda Cantalagua

Visitarla es mucho más que ir a un hotel increíble, puesto que su cercanía con los pueblos mágicos de Tlalpujahua y El Oro, y con uno de los santuarios de la mariposa monarca, hacen que cualquier estadía en la Hacienda Cantalagua sea sinónimo de conocer lo mejor de Michoacán.

 

8. Hacienda de San Antonio

Esta hacienda, ubicada en el Municipio de Acolman, es una de las pocas que conserva su construcción original, después de haber sido testigo de muchas historias de caballerizas, de monjas, de frailes e incluso de haber albergado un orfanato con casi 3.000 niños. Ahora es un centro recreativo en donde puedes hacer muchas actividades al aire libre y conocer un poco más de la flora y fauna de nuestro país.

 

9. Ex Hacienda San Jacinto Ixtoluca

Esta hacienda de Morelos hoy está parcialmente en ruinas, pero varios de sus antiguos espacios se mantienen en pie, entre ellos un amplio recinto ya sin techo (en la foto), atravesado por grandes arquerías de acueductos donde crecen los amates más impresionantes del país. Hoy es un hotel y centro recreativo que cuenta con campamento, albercas, cancha de fútbol y juegos infantiles. En el restaurante se pueden degustar los excelentes platillos de la región, como el conejo, la codorniz, la mojarra y la cecina. No cuenta con sitio web, pero su teleono es (734) 349-8462 y pueden pedir informes a la Secretaría de Turismo del Estado de Morelos.

 

10. Hacienda Uayamón

El más espléndido de todos los hoteles-hacienda campechanos, Uayamón recibe a sus visitantes con una inmensa ceiba en el acceso principal y, luego, nos invita a pasear por sus hermosas instalaciones. Además de la alberca rodeada por muros ruinosos, hay una terraza donde se sirve la cena bajo el cielo estrellado. Cuando fui…¡me quedé realmente sin palabras!

 

11. Hacienda Sepúlveda

Muy cerca de Lagos de Moreno, en Jalisco, se encuentra esta hacienda construida en 1684, dedicada principalmente a la actividad ganadera. Hoy es miembro de Hoteles Boutique de México y cuenta con un famoso spa holístico.