Aunque sea muy apreciado, el sentido de la vista muchas veces nos puede jugar malas pasadas, haciéndonos creer que vemos cosas donde no las hay. Las ilusiones ópticas de esta lista logran, por momentos, engañar a nuestro cerebro, mediante técnicas que juegan con nuestra percepción. Lo cierto es que, a pesar de que sabemos que son un “engaño”… ¡nos encantan! Aquí te mostramos algunas ilusiones ópticas de edificios y grandes pinturas urbanas que nos han dejado sin palabras.

1. ¿Veo doble?

Los espejos son una clara herramienta de ilusión óptica. En este caso, han aprovechado el uso de estos para hacerte ver por 2: por si no te bastaban todos los libros que había, verás el doble en esta biblioteca. Además, la forma semicircular de la sala te hará creer que estás dentro de un cilindro.

Crédito: a1on

2. La casa transparente.

A simple vista, parece que esta casa está un poco incompleta ¿verdad? Pero no, otra vez continuamos con los espejos. En este caso al ir alternando madera con espejos nos da la sensación de que la casa tiene partes de la fachada invisibles, y que puedes ver a través de ella.

3. Siéntete el hombre araña.

Prepárate para sentirte como Spiderman «escalando» las fachadas de los edificios. Si aún no lo has notado, el truco consiste en que se ha realizado una fachada de una casa en el suelo, y se colocó un gran espejo encima. También puedes hacerte fotos fingiendo que te caes =P

4. Edificios que marean.

Las rayas y el uso correcto de ellas siempre ponen a prueba tu vista, dándote sensación de movimiento o de profundidad. Pero no los mires demasiado tiempo que te marearás. No se vosotros, pero yo personalmente no aguanto mas de 5 segundos mirando estos edificios…

5. ¡Cuidado! No te caigas…

Las pinturas 3D nos fascinan a todos. Siempre son una buena excusa para hacer una foto “molona”. En este caso, el suelo ha empezado a abrirse y ¡es lava!

Crédito: www.tagzeo.com

6. Un puente un tanto «peligroso»…

¿Te asustan los puentes? Este no parece nada seguro, pero tranquilo que no te caerás al vacío. Cuesta creer que esto es simplemente pintura…

Crédito: es.habcdn.com

 

7. Coches voladores.

Después de esto, seguro que nadie se olvida de este edificio: la pintura 3D es una buena forma de captar la atención de la gente y conseguir ser recordado. Seguramente muchas personas lo usarían como punto de referencia de ahora en más.

8. Spiderman al rescate.

¡¡Ayuda Spiderman!! Ser rescatado por un superhéroe es el sueño de muchos. Y sino, por lo menos, será una buena foto en redes sociales 😉

8. A los pies del suelo.

Realmente cuesta creer que no sea un agujero en el suelo… Hay artistas que realmente saben jugar con la perspectiva y las sombras. Apuesto a que has tenido que mirar la foto dos veces para dar crédito de lo que veían tus ojos…

9. No son las típicas ratas en la estación…

No se si es aterrador o fascinante ir por la estación y encontrarte un dibujo como este… Aprovechando el uso de objetos, le han dado más credibilidad a la pintura: no podemos negar que esa escalerita queda súper original para las fotos.

10. Vivienda de vecinos.

¿Para qué tener vecinos reales si los puedes pintar? Buena idea para crear sensación de comunidad y amigarse con esos “vecinos molestos”.

11. Atravesando paredes…

No todos podemos atravesar paredes como los fantasmas, pero hay otras alternativas… Este bebé parece que se ha conseguido hacer hueco a través de este muro. Una muestra de arte urbano 3D excelentemente lograda.

12. ¿Realidad o pintura?

Por un buen momento he pensado que realmente estaba rota la pared. Son increíbles estas realizaciones: nos obligan a mirar la imagen varias veces para poder notar qué es realidad y qué es solo pintura.

13. Desfile a lo grande.

Muchas veces, los desfiles son costosos y necesitan de grandes espacios. Así que buscando alternativas más rentables… pintarlo es una muy buena idea. Por favor, señores turistas: nada de subirse a los elefantes en la vida real.

14. ¡Ahí está el tiburón!

Aunque todo el mundo sepa que es solo pintura, no veo que ninguno se arriesgue a pisar por donde está el tiburón y es que ¡DA MIEDO! Se mira pero no se toca.

Este artículo fue publicado originalmente en Habitissimo y se reproduce aquí con permiso del sitio web.