LA SERENATA SE MANTIENE GRACIAS A LOS LAGARTEROS