Sobre el cantinfleo y las pláticas casuales del mexicano