Crédito: malomalverde

Entre los trajes regionales mexicanos, uno de los más conocidos y admirados en el mundo entero, es el de las mujeres de la etnia zapoteca que habitan en el Istmo de Tehuantepec, en Oaxaca. Es el traje que inmortalizó Frida Khalo en muchos de sus cuadros y fotografías, el colorido y suntuoso traje de tehuana con el que las mujeres istmeñas engalanan sus celebraciones. Esta vestimenta ha sido musa inspiradora de muchos artistas, que han encontrado en la figura de la tehuana ricamente ataviada, un símbolo de la identidad de la mujer mexicana.

Con finos bordados sobre sedas, rasos, terciopelos y satines, el traje de gala (como el de la foto), se conforma de dos piezas: El huipil (blusa) y la enagua (falda). La vestimenta diaria, en cambio, se compone de un huipil con un bordado sencillo y una falda sin bordado.

Crédito: Manu Manolo

Frida Kahlo ha inmortalizado este traje, el que usaba no solo porque le gustaban su textura y sus colores, sino porque sentía una gran admiración por la mujer del Istmo.

Otras grandes mujeres mexicanas lo han llevado con orgullo.

Elena Poniatowska

Regina Orozco

Lila Downs

Susana Harp

El traje de gala se porta en las fiestas titulares, durante sus tradicionales velas y en ocasiones especiales, como los llamados «Lunes del cerro» o la Guelaguetza. No hay dos trajes que sean iguales.

Crédito: Sarai García

Crédito: Sarai García

Este es el huipil de luto de Santo Domingo Tehuantepec.

Crédito: Sarai García

Y el traje con bordado de cadenilla.

Crédito: Sarai García

El traje de novia.

Crédito: Sarai García

El huipil de carita se porta únicamente en celebraciones religiosas.

Crédito: Sarai García

El resplandor es utilizado para los desfiles y regadas tradicionales del Istmo.

Crédito: Sarai García

El tocado consta de listones y de coloridas flores, según el gusto de cada mujer, y se coloca de lado izquierdo en las señoritas y de lado derecho en las señoras. Las joyas, hechas con cadenas y monedas de oro, completan el atuendo de gala de la portentosa, elegante y graciosa mujer istmeña. Ahora dime, ¿qué estás esperando para comprarte tu traje de tehuana?

Crédito: Sarai García