1- No te desanimes.

Este debería ser el último consejo, pero si estás leyendo esto es porque ya has decidido iniciarte en el mundo de los blogs de viajes. Y no es tan fácil como parece. Escribir un blog es un proceso de aprendizaje continuo y, en más de una ocasión, te tropiezas por no haber visto la piedra.

No te desanimes, los resultados de un blog no se pueden evaluar el primer mes, ni el segundo, ni siquiera el tercero.

 

2. Empieza ya.

No lo pienses más y ponte en marcha. Si esperas a que llegue el momento oportuno o a tenerlo todo programado y bajo control, seguramente no arrancarás nunca.

 

3. Experimenta.

No tengas miedo de probar cosas nuevas, esta es la única manera de aprender. Empieza a cultivar tu blog de viajes como lo harías con una planta, día a día, aprendiendo de los errores y experimentando cosas nuevas para resolver los problemas que se te presenten. No te aferres a una idea. Si no estás satisfecho con el rumbo de tu blog, ¡cambia de planes! Si una idea no funciona, hay que tener la sabiduría para dejarla marchar y buscar una nueva. Además, puedes capitalizar este cambio de dirección de tu blog compartiendo esta experiencia con tus lectores.

 

4-  VIAJA todo lo que puedas.

El primer paso y el más importante a la hora de crear un blog de viajes es viajar.

Esto puede parecer obvio, pero debes estar seguro de que vas a poder ofrecerles contenido a tus lectores.

Viajar no es tan caro ni tan complicado. Hay tantas maneras de viajar como viajeros existen. Sólo tienes que encontrar la que se adapte a tu situación, a tu tiempo y a tu bolsillo.

En nuestros viajes, hemos conocido gente que viajaba en bicicleta y que se alojaba en tiendas de campaña, gente que dormía en su furgoneta o que se movía haciendo autostop  y usando couchsurfing. E incluso gente que viajaba a pie. Aunque claro que también hemos conocido a gente que iba en grupos organizados y que se alojaba en los resorts con todo incluído. Existen tantas maneras de viajar como puedas imaginar. El destino es lo de menos…la vida es movimiento y de eso se trata viajar. Y esto es lo que vas a transmitirle a tus lectores.

5. Persevera y triunfarás.

Escribe, escribe y escribe. Y, cuando estés cansado de escribir, sigue escribiendo.

La constancia y la perseverancia harán que no pierdas el ánimo de escribir, te ayudarán a mejorar tu escritura y a mantener un ritmo de publicaciones imprescindible para sobrevivir en la blogósfera, en la que cada vez hay mayor competencia. Aunque en algún momento baje tu alcance o no tengas tantos comentarios, sigue siempre con el motor encendido, que en cualquier momento volverás a acelerar. El triunfo siempre les llega a aquellos que perseveran.

 

6- Escribe sobre lo que conozcas y sobre lo que te apasione.

El lector nota si sabes de lo que hablas, si lo sientes o simplemente estás rellenando con palabras una entrada.

En el mundo de los viajes también existen nichos a los que puedes enfocar tu blog: viajar con niños, viajes para solteros, viajes a lugares exóticos, en bicicleta, cocina de viajes…y la lista es interminable.

Si eliges un nicho que controles y que te apasione, escribir será para ti un placer.

 

7. Aprende sobre el posicionamiento en motores de búsqueda.

Ciertos conocimientos básicos de SEO van a serte útiles para lograr que tus entradas salgan en las primeras páginas de búsqueda de Google y lograr así más visibilidad.

 

8- Diferénciate del resto

Si eliges escribir sobre algo que ya existe y lo haces bien, perfecto. Adelante.

Pero también plantéate que, si quieres tener éxito, tienes que ser el mejor en ese campo, o por lo menos uno de los mejores, y aún así tendrás mucha competencia.

El 99.9 por ciento de las cosas ya están inventadas, por lo que tu visión debe ser original.

Si con esto te hemos desanimado y crees que no puedes ser el mejor, te damos la solución: busca un nicho que conozcas y que te permita orientar tu blog de viajes hacia esa dirección.

¿Habías pensado alguna vez en lo original que puede ser crear un blog de viajes orientado a la gente que viaja con mascotas? No siempre es fácil encontrar lugares donde las acepten. Este podría ser un ejemplo para tu futuro blog de viajes.

Todas las imágenes de este artículo pertenecen a Viajeros Callejeros

 

9- Potencia tu blog de viajes en las redes sociales

Todos hemos empezado en las redes sociales celebrando cada nuevo seguidor y dándole las gracias de forma personal, ya sea en Facebook, Twitter o Instagram.

Hay que tener en cuenta que el crecimiento en las redes sociales es directamente proporcional al tiempo de trabajo que tienes que emplear en mantenerlo. Aquí no vale mirar por encima del hombro.

No hagas ni escribas sobre cosas en las que no creas, no hay peor cosa que perder tu credibilidad y en consecuencia, la de tu blog de viajes.

No te creas superior. Está claro que debes promocionar tu blog de viajes y más en las redes sociales, pero debes intentar no resultar pedante. El comentar cualquier publicación e intentar colar un enlace a tu blog, más que resultar efectivo, puede llevarte al desastre.

Piensa que si a alguien le interesan tus comentarios, te buscará.

Enlazando con lo anterior, está bien intentar “ser visto” por empresas con más alcance que tú, pero evita llegar a resultar empalagoso publicando 30 tweets al día enlazando a la empresa en cuestión.

A tus seguidores no les importan demasiado tus aspiraciones profesionales, te siguen por lo que cuentas y por lo que les aportas.

Existen mil y un motivos para dejar de seguir a alguien, procura que tu blog y tus cuentas no reflejen ni siquiera uno de ellos.

 

10 – Mantener el éxito.

Ahora que el número de seguidores ha crecido, que cada días estás más apasionado con la orientación de tu blog y que has conseguido mayor alcance, no debes dejar de pensar que detrás de cada nuevo número hay una persona a la que debes seguir dándole motivos para que continúe siendo fiel a tu blog.

Deberías contestar a todas las consultas y mensajes que te envíen, por mucho tiempo que tengas que invertir.

Si has llegado a tener 100 comentarios en cada publicación, no hace falta comentarlos todos, pero alterna contestaciones entre los seguidores y no olvides que un “me gusta” o un “favorito” nos gusta a todos.

A veces una publicación que para ti debería ser la más destacada de la semana no recibirá el alcance esperado y está bien. Las cosas no son siempre blancas o negras y, por suerte, no todos tenemos los mismos gustos. Vuelve a intentarlo, busca nuevas maneras de presentar una idea.

No dejes de ser constante, tanto en la escritura como en tu trabajo en las redes sociales, ya que estas son una prolongación de tu blog.

Sigue viajando, aportando nuevos contenidos y continúa formándote en el nicho que hayas elegido. Y, sobre todo, no dejes de ser quien eres. Esto marcará la diferencia de tu blog con el resto.