Un pack de 6 en un pack de 6. Imagen: OZStudio.

Cerveza

En México hay tiendas que tienen la forma de un pack de seis cervezas. Son básicamente garajes repletos de bebidas. Entras, haces tu pedido y ¡qué empiece la fiesta!

Cachorritos

¿Estás manejando a casa después de un largo día de trabajo y te olvidaste de comprar un regalo para el cumple de Juanito? No te preocupes, cómprale un perrito vivo en la intersección a dos cuadras de tu casa. Ahí tienes un regalo comprado sin tener que bajar de tu coche. Aguas: Por favor, si haces esto, ¡que sea con responsabilidad!

Música

Desde los grandes éxitos de Maná, hasta los 10 mil mejores clásicos de salsa, cumbia y rancheras, Maili Sairus o Yostin Biber, puedes comprar cientos de discos en cualquier semáforo de México. “Diez pesos le vale, diez pesos le cuesta”.

Café

¿Se te hizo tarde para el trabajo y necesitas un café? ¡Relájate, el ‘drive thru’ de Starbucks está aquí! ¡Alto latte de vainilla en un abrir y cerrar de ojos!

Tacos

En México puedes comprar comida riquísima en todos lados, ¿pero acaso puedes comer tacos sin salir de tu coche? ¡Claro que sí, güey! Solo busca un puesto por la calle, grítales tu orden y espera. En unos minutos te llevarán tus deliciosos tacos caleintitos hasta tu ventana. ¿Que hay coches atrás esperando? Ignóralos, tu hambre es lo único importante.

Gasolina

En México no tienes que bombear tu propia gasolina. ¡No señor! Manejas a la gasolinera, le dices a el asistente lo que quieres y esperas. Si tienes suerte, hasta te lavan el parabrisas y te inflan las llantas.

Periódicos

¿Los periódicos del día entregados directamente en tu coche? Sí. En México puedes conseguir tu periódicos en cualquier intersección. Pero porfa no lo leas mientras estás manejando.

Saldo de celular

Vas manejado y te das cuenta que necesitas saldo. No salgas de tu coche para hacer tu recarga en una tienda. Espera que cambie el semáforo para que la persona vestida de amarillo te venda una tarjeta de Telcel.

Una cama matrimonial

Si te urge una cama matrimonial, no te molestes en ir a la mueblería o a la tienda departamental. Busca una de las muchas esquinas de la ciudad donde el carpintero se instala a vender sus muebles. Pero si es época de lluvias, olvídate…

Pollos de broma

He visto de todo, luces intermitentes LED, coches de control remoto, títeres, pelotas de playa, pelucas con chinos de colores, mangas de tatuajes y hasta pollos de broma. Me encanta la idea de que puedes estar en tu coche, cuando de pronto ves a un vendedor y le dices “¿sabes? quiero un pollo de broma”. El problema es que cuando realmente necesitas un pollo de broma, ¡no puedes encontrar al vendedor!