Crédito: Modestas Jonauskas

1. La puntualidad.

Sabemos que llegar a tiempo no es una de nuestras virtudes y aunque seamos de los que se preocupan por la puntualidad, está difícil remar contra la corriente. Para los ingleses es prácticamente un pecado llegar un minuto tarde. Prefieren llegar antes y esperar antes que enfrentarse con la preocupación y la vergüenza de llegar tarde. Imagínense un México en el que todos llegáramos a tiempo a citas y planes… ¿no sería bonito?

 

2. El respeto en el transporte público.

Ofrecerle el asiento a alguien de la tercera edad o a una mujer embarazada, y evitar darle pellizcos en las pompas al que va enfrente o atrás de nosotros, no deberían ser conductas muy difíciles de adoptar. Los ingleses destacan por la civilidad con la que se desenvuelven en lugares públicos y el respeto al otro es algo muy evidente en el transporte público de sus ciudades.

Aquí también podemos hablar de las bolseadas y robos que suceden en México durante las horas pico y de vicios más sutiles como tapar el flujo de la escalera eléctrica con toda nuestra humanidad. Definitivamente, nuestros modales en el transporte público podrían mejorar mucho si tomamos de referencia a los ingleses.

 

3. Consumir vitaminas y suplementos alimenticios.

El clima no los ayuda nadita y por eso toman buenas dosis de suplementos para mantenerse saludables. Nosotros tenemos la suerte de tener vitamina D en dosis copiosas gracias al sol; sin embargo, no nos caería nada mal hacernos chequeos regulares y poner atención en los nutrientes que nos hagan falta.

 

4. Obedecer las señales de tránsito.

A diferencia de los mexas que nos pasamos las señales y los altos por el arco del triunfo, los ingleses hasta tienen luz amarilla para advertir a los conductores cuando el semáforo va a cambiar a verde. ¡Qué tal!

 

5. Aprovechar los parques.

Para nosotros es muy raro organizar planes de fin de semana que involucren ir a un parque a convivir con los amigos o la familia. Los ingleses, en cambio, aprovechan para ir a tirarse en el pasto, relajarse, asolearse, echar relajo y tomarse una sidra o una chela cada vez que se asoma el sol. ¡A gusto!

 

6. Convivir con colegas del trabajo fuera de la oficina.

Todos sabemos que a lo que vamos a la oficina es a chambear, pero los ingleses hacen un esfuerzo por mantener la buena vibra dentro y fuera de la oficina. Irse de vez en cuando a comer o beber, con todo y el jefe, es algo que todos deberíamos hacer.

 

7. No estar tan pegados al teléfono.

No por nada los mexicanos somos los reyes de los memes. Tal vez si pasaramos unos minutos sin las manos en el teléfono tendríamos tiempo de hacer cosas más productivas e interesantes, ¿no creen?

 

8. Tomar té por las tardes.

Sí… suena súper posh. Pero los beneficios que tiene el té son muchos. Tan sólo con tomar una taza al día después de comer puedes mejorar tu digestión y acelerar tu metabolismo, pero además de ayudarte con esa grasita de más, el té es el pretexto perfecto para darte el necesario break de media tarde.

 

9. La producción en las fiestas.

Los ingleses se toman demasiado en serio las fiestas temáticas… Y cuando digo demasiado me refiero a atuendos súper producidos, cabello lleno de glitter, peinado y maquillaje de salón. Si los mexicanos hiciéramos esto más seguido, seguro que tendríamos fiestas mucho más memorables.

 

10. El mantenimiento de la infraestructura.

Cuando hay algún espacio público que requiere arreglos, estos se hacen de inmediato y se hacen bien. También cuando hay algún área en construcción o un hoyo en el camino, hay señalizaciones que le advierten al peatón o al conductor para evitar accidentes. Si pudiéramos aplicar esto en México, ¿se imaginan cuantos pies fracturados y llantas ponchadas nos podríamos ahorrar cada año?