Si hay algo que emociona y alimenta el espíritu de un viajero, es explorar sitios que aún están fuera del radar de la promoción turística y que permanecen como secretos por descubrir. Afortunadamente, México todavía tiene muchos lugares desconocidos que seguramente te fascinarán si te animas a visitarlos. Para muestra, van estos diez.

1. El Sótano de Barro


Si crees que el Sótano de las Golondrinas es el abismo más impresionante que puedes ver en México, te falta conocer el Sótano de Barro. Sus 455 metros de profundidad y su boca de 420 metros de ancho, hacen de esta sima localizada en la Sierra Gorda de Querétaro una de las más grandes del mundo.
Esta intimidante maravilla natural está rodeada de bosques mesófilos y se formó hace más de un millón de años; también es hogar de especies como la guacamaya verde, el jabalí de collar, águilas y algunos felinos.

2. Laguna de Alchichica

A post shared by Davis Arenas (@arenas.film) on


La laguna Alchichica se encuentra en la cuenca oriental de Puebla, en una zona conocida por sus lagos volcánicos. Lo que hace tan especial a Alchichica son sus características salobres, haciendo que su ecosistema se asemeje más a un entorno marino a pesar de estar a cientos de kilómetros de la costa. Por si fuera poco, en la laguna se pueden observar estructuras de estromatolitos, los microorganismos responsables por generar el oxígeno en nuestro planeta.
Alchichica es hábitat de especies endémicas como la salamandra mexicana y en torno a ella hay numerosas historias paranormales, pues hay quien dice haber visto extrañas luces en el fondo de la laguna.

3. Cerro Coatépetl

A post shared by Edgar Jimenez (@gary_jmz) on


El cerro Coatépetl es nada más y nada menos que el sitio que señalaron los mexicas como el lugar de nacimiento de Huitzilopochtli, dios del sol y de la guerra, y es aquí donde fue desmembrada su hermana, la diosa Coyolxauhqui. Se localiza muy cerca del pueblo de Huichapan en Hidalgo, y muchos creen que posee un gran poder energético. De hecho, el Coatépetl, junto con un cráter que se encuentra en su costado, forman parte de un tour llamado Recorrido de Miedo y Misterio, pues dicen que en esta zona se ven volar bolas de fuego al anochecer, conocidas popularmente como brujas. Si te animas a tomar este tour, contacta directamente a la oficina de turismo municipal.

4. Montaña Fantasma


La Montaña Fantasma o Monte Tlaloc se encuentra a 40 kilómetros de la Ciudad de México y posee el templo mesoamericano a mayor altura que se conoce hasta ahora (4,150 msnm). Se le llama Fantasma porque desde su cima ocurre un efecto visual en el que aparentemente tres montañas (la Malinche, el Pico de Orizaba y la Sierra Negra) se convirtieran en una sola observándolas en el horizonte.
El Monte Tlaloc, fue una de las principales montañas sagradas para los mexicas. En la cumbre sobreviven vestigios de un antiguo centro ceremonial donde una vez al año se hacían sacrificios rituales de niños en honor al dios de la lluvia. En la ceremonia participaban cerca de 6 mil personas encabezadas por el tlatoani mexica y señores de pueblos aliados a los aztecas.
Para llegar hasta este sitio es necesario ir acompañado de guías especializados en arqueología de montaña.

5. Cueva del Agua

La Cueva del Agua se encuentra en el corazón de la Sierra Gorda de Querétaro y ofrece uno de esos paisajes subterráneos que solo te podrías imaginar en una novela de Julio Verne. Cuando la luz se filtra dentro de sus enormes bóvedas de 100 metros de longitud, surgen de la oscuridad enormes estalagmitas de 30 metros de altura que se asemejan a los órganos tubulares de una catedral barroca.

6. Cenotes de Cuzamá

A post shared by Gabriel Pons (@baboune_wood) on


Los cenotes de Cuzamá (Chelentún, Chacsinicché y Bolonchojol) se encuentran a 48 kilómetros de Mérida, y para muchos son algunos de los más bellos que existen en Yucatán. Para llegar a los cenotes se hace un viaje bastante peculiar, pues debe abordarse un truck, que no es más que una carreta jalada por caballos sobre los rieles que servían para mover cargamentos de henequén.
Cada uno de los tres cenotes que conforman esta ruta turística tiene diferentes características estructurales distintas, aunque su verdadera belleza radica en las tonalidades de sus aguas, que van del color esmeralda al azul índigo. Recorrer este circuito de cenotes toma 3 horas y se permite nadar 30 minutos en cada uno. El horario de visita es de 8 de la mañana a 5 de la tarde.

7. Laguna Kaan Lum


Muy cerca de Tulum se encuentra Kaan Lum, una de las lagunas más bellas y desconocidas de la Riviera Maya. Esta maravilla es parte de la Reserva de la Biosfera de Sian Ka’an, se encuentra rodeada de paisajes selváticos fuera de serie y la tonalidad de sus aguas es como una pintura degradada en azul.
Visitar esta laguna es mucho más económico que tomar los típicos tours hacia Sian Ka’an. Para llegar debes poner mucha atención, ya que la entrada apenas esta señalada por un pequeño letrero sobre la carretera costera entre Tulum y Muyil.

8. Gran Desierto de Altar

A post shared by David Bhima (@davidbhima) on


El Gran Desierto abarca 714,000 hectáreas y se extiende desde México hasta Estados Unidos a través de los estados de Sonora y Arizona. Biológicamente, este desierto es el más rico del mundo pues alberga alrededor de 540 especies de plantas, 40 de mamíferos, 200 de aves y 40 de reptiles, incluyendo anfibios y peces de agua dulce, además de especies endémicas como el berrendo. Los paisajes del desierto están tapizados de dunas enormes, ríos de lava petrificados y cráteres que incluso se observan desde el espacio exterior. No olvides pasar a su centro de visitas.

9. Las Piedrotas de Tapalpa

A post shared by L I L (@lil_rho) on


Al llegar a Tapalpa en Jalisco, es fácil percatarse por qué es llamada “tierra de colores”, pues una de las características más notables que embellecen a esta región son las tonalidades rojizas de la tierra. Pero si algo te dejará atónito en este lugar son Las Piedrotas que, así como se escucha, son enormes monolitos localizados en una pradera rivereña a 4 kilómetros de Tapalpa. Algunos creen que son de origen espacial y otros más les atribuyen propiedades energéticas.

10. Roca Partida


¿Te gustan las historias de piratas? Entonces debes visitar Roca Partida. Se trata de un gran peñasco ubicado en las playas cercanas a San Andres Tuxtla, Veracruz. Además de los impresionantes paisajes marinos que pueden observarse en esta zona, Roca Partida es famosa por sus leyendas de piratas, pues se dice que solían depositar sus botines en una cueva del peñasco a la que solo se puede acceder en lancha.
Algunos pescadores han encontrado en las playas interiores de la cueva monedas y medallas antiguas, lo que hace suponer la existencia de más tesoros en las partes inexploradas del lugar.

Sea el primero en comentar