Crédito: Frank_am_main


La Casa de la Tlayuda

Si lo suyo son las tlayudas, tienen que darse una vuelta por este rincón de Oaxaca en la Colonia Roma. Sus tlayudas son preparadas al carbón y combinan elementos típicos de la comida oaxaqueña con toques gourmet. Los precios son accesibles y la variedad de su carta dejará satisfechas todas sus ansias oaxaqueñas. Además de la comida, en el lugar también podrán encontrar artesanías y otros productos oaxaqueños en venta. No dejen de probar su original agua de horchata con tuna.
Insurgentes 280. Colonia Roma.

Tostada istmeña. Imagen cortesía de La Casa de la Tlayuda.

Guzina Oaxaca

Una gran opción para los que buscan una fusión entre lo tradicional y lo vanguardista. Alejandro Ruíz, el chef a cargo del celebrado restaurante Casa Oaxaca, es el talento detrás de Guzina Oaxaca. El uso de ingredientes tradicionales, un gran conocimiento de la cocina oaxaqueña y creaciones originales que celebran la diversidad culinaria del estado, son los elementos que elevan a este lugar por encima de muchas otras opciones de alta cocina en la Ciudad de México. Una gran opción para una cena especial con sabor a mezcal y mole negro.
Presidente Masaryk 513. Polanco.

Guzina Oaxaca es un lugar ideal para conocer la alta cocina oaxaqueña.

 

Aquí es Oaxaca

Este pequeño y pintoresco local es lo más cerca que podemos estar de los típicos mercados de Oaxaca sin salir de la ciudad. Si extrañan el sabor de un buen pan de yema acompañando un tradicional chocolate, este es el lugar que estaban buscando. Aquí es Oaxaca vende productos frescos y comida ya preparada, como las clásicas tlayudas con asiento o los tamales de amarillito, de chepil y de mole negro. También pueden encontrar artesanías oaxaqueñas, como el barro negro. Aquí es Oaxaca es sólo uno de varios locales que se encuentran en el Callejón de la Santísima, un rincón atemporal y muy oaxaqueño del Centro Histórico. Así que ya lo saben, la próxima vez que deambulen por el Zócalo, desvíense unas cuadras para visitar Oaxaca.
Soledad 42. Colonia Centro.

 

Corazón de maguey

Una mezcalería-restaurante con una amplia oferta de mezcal artesanal y campesino. Su ubicación en el centro de Coyoacán es ideal para los que se quieren sentir como en Oaxaca sin tener que salir de la ciudad. Visítalo en estas fechas, ya que acaba de empezar su “temporada de bichos” y entre los platillos que ofrece están apetitosos escamoles, gusanos de maguey, xanuys y acociles.
Plaza Jardín Centenario 9. Colonia Villa Coyoacán.

 

 

Segueza con porkbelly. Imagen cortesía de Guzina Oaxaca.

 

Yuban

Yuban explora el sentido de comunidad, que en zapoteco se nombra wzon (hacer el arado). En este lugar encontrarás comida casera zapoteca, hecha a partir de ingredientes frescos obtenidos de pequeños proveedores en Oaxaca y de las chinampas de Xochimilco. Entre sus platillos están la sopa de guías de calabaza, mole, chichilo negro con guajolote orgánico, estofado con venado y pastel de chocolate oaxaqueño de metate. ¡A probar se ha dicho!
Colima 268. Roma Norte.

Chichilo negro. Imagen cortesía de Guzina Oaxaca.

 

Dulce maguey

Centro de aprendizaje de la cultura mezcalera, galería y restaurante. Este es el lugar ideal para aprender y saborear diversos mezcales tradicionales, acompañados por las típicas tlayudas y otros delicios platillos de la cocina oaxaqueña. Dulce Maguey define su concepto como neo oaxaqueño, «aquello que tiene fuertes raíces oaxaqueñas, pero no se limita a lo tradicional y no tiene miedo a innovar». Piezas de gran calidad de artistas y artesanos oaxaqueños le dan la ambientación perfecta a este espacio oaxaqueño de la Roma.
Cozumel 60. Roma Norte.

 

Molotes. Imagen cortesía de La Casa de la Tlayuda.

 

La Bella Lula

Este restaurante es un clásico del sur de la Ciudad de México, famoso por su ambiente festivo y sus platillos típicos oaxaqueños. Es tan famoso que normalmente hay que esperar un poco para entrar, por lo que les sugiero reservar y no llegar a las carreras a la hora de la comida. Lula quiere decir “el lugar de los guajes” en zapoteco, nombre que hace referencia a la ciudad de Oaxaca (Huaxyácac en náhuatl).
Corregidora 5. Colonia Campestre San Ángel.

Mezcalini de xoconostle. Imagen cortesía de Guzina Oaxaca.

 

Oaxaca aquí

Este pequeño local es una grata sorpresa en medio de Santa María la Ribera. No es muy grande, ni muy ostentoso, y podría confundirse con los miles de negocios de comida corrida de la ciudad. La diferencia es que su menú es totalmente oaxaqueño y bien podría pasar por un típico merendero de la ciudad de Oaxaca. El hecho de que se encuentre enfrente de la alameda de Santa María también ayuda a fomentar ese sentimiento de estar lejos del D.F., aunque sea durante el tiempo que tardas en comerte unas enmoladas.
Dr. Atl 205. Local E. Santa María la Ribera.

 

Representación del Gobierno de Oaxaca en el D.F.

Este es un buen lugar para enterarse de los próximos eventos culturales oaxaqueños a celebrarse en la Ciudad de México. Exposiciones, mesas redondas, festivales y muchos otros eventos relacionados con las Ocho Regiones se llevan a cabo en la ciudad en todo momento. Síganlos en las redes sociales para mantenerse al día, sobre todo ahora que se aproxima la gran fiesta de la Guelaguetza y Oaxaca estará en boca de todos.
Shakespeare 68. Colonia Nueva Anzures.

Chileajo mixteco con cordero. Imagen cortesía de Guzina Oaxaca.

 

Los puestitos itinerantes de productos oaxaqueños.

Un pedacito de Oaxaca que llega a muchos rincones de la ciudad. De lejos podría parecer un simple puesto de botanas, pero su oferta está lejos de limitarse a dulces y cacahuates. Aquí pueden encontrar chapulines, quesillo, tasajo, chocolate y hasta mole. Ubiquen su puesto más cercano, monitoreen los días y horarios en los que este visita su colonia y asómbrense con todo lo que uno puede meter en una camioneta sabiéndolo acomodar.
Ubicados en diversas esquinas de las colonias céntricas de la ciudad.