Foto: MizaPhoto

A lo largo de la historia, nos encontramos con varias leyendas que cuentan sobre culturas cuyos habitantes viven más de 100 años. Aún hoy, los científicos siguen recorriendo el globo en busca de remedios medicinales y otros recursos para prolongar la vida.

De hecho, hay unas áreas conocidas como las “zonas azules”, donde los nativos gozan de una alta calidad de vida y llegan a tener una vejez muy saludable.

Mientras no ha sido posible hasta el momento obtener un solo “secreto”, todas estas regiones comparten ciertas características, como la dieta, la integración social, el nivel de actividad y la perspectiva de vida. Si bien los factores genéticos juegan un rol importante para determinar cuan larga es la vida que vivimos, los investigadores creen que el estilo de vida constituye un 75% de nuestra longevidad.

1. Okinawa, Japón

Los japoneses están bien arriba en el ranking de longevidad, pero los nativos de Okinawa gozan de una salud excepcional, con bajos índices de Alzheimer, enfermedades cardíacas y cáncer de mama -hay un 80 por ciento menos de personas que sufren de ataques cardíacos y cáncer que en los Estados Unidos-.

La dieta de los habitantes de Okinawa ha sido estudiada exhaustivamente. Basada en frutas frescas de la isla, como la piña y el shikuwasa, melón amargo, batatas, algas marinas, tofu, té, verduras de hojas verdes, cerdo y pescado. También se sigue la tradición llamada hara hachi bu, o comer hasta sentirse satisfecho solo en un 80 por ciento. Los ancianos son activos, trabajan en granjas y hacen ejercicio en sus ratos libres. Muchos viven de manera independiente y se conectan diariamente con su comunidad.

2. Andorra

Situado entre España y Francia, este pequeño principado de 84.000 personas tiene una de las mayores expectativas de vida del mundo. Sus residentes gozan de agua de buena calidad, tienen un sistema de salud imbatible y siguen la dieta mediterránea. Se cree que los niveles de estrés son muy bajos, gracias a la estabilidad social y política. El principado tuvo su último ejército hace 700 años y en la actualidad no existe el desempleo. Los ancianos tienen acceso a centros comunitarios, toman clases de arte y hacen actividades recreativas.

3. Ikaria, Grecia

La gente que vive en esta isla montañosa del Mar Egeo tienen cuatro veces más posibilidades de llegar a los 90 años que el estadounidense promedio. Su buena forma se atribuye al nivel de actividad y al estilo de vida. La siesta es parte de la rutina diaria y en general se vive sin apuros. La dieta es baja en carnes, pescado y azúcar y es rica en granos enteros, papas y verduras verdes. La gente consume regularmente leche de cabra y té de hierbas.

4. Península de Nicoya, Costa Rica

Para las 75.000 personas que viven en la Península de Nicoya, la vida moderna es muy parecida a lo que era hace cien años. Los residentes mantienen sólidas relaciones entre ellos, consumen una dieta basada en plantas y llevan una vida muy activa. Muchos residentes son sabaneros (trabajadores de los ranchos) y pequeños productores agropecuarios. No es raro que la comida se cocine en estufas de leña.

Los nativos siguen la dieta “trifecta mesoamericana”, que consiste en tortillas de maíz, frijoles y zapallo. El agua que consumen es rica en minerales que benefician al sistema óseo y, gracias al clima seco y cálido, los habitantes de esta parte del mundo no sufren casi de enfermedades respiratorias y reciben toda la vitamina D que necesitan.

5. Valle de Hunza, Pakistán

Rodeado por los Himalayas, en el noroeste de Pakistán, siempre se creyó que el actual Valle de Hunza había sido cuna de la mítica Shangri La. No hay evidencia de que sus residentes vivan 150 años, como se sostenía en la década del 70, pero los estudios realizados recientemente confirman que los ancianos del Valle de Hunza gozan de un estado envidiable. La dieta se basa en plantas -trigo y cebada especialmente -,y en frutas antioxidantes como las cerezas y las ciruelas. El terreno escabroso estimula la actividad física entre los residentes, lo que resulta en ancianos muy ágiles. Finalmente, los habitantes tienen una visión muy positiva de la vida y disfrutan de lazos familiares fuertes.

6. Vilcambamba, Ecuador

Al Vilcambamba se lo conoce como el “Valle de la longevidad”, por la larga vida que alcanzan sus residentes. Desde los años 50 que se se estudia a los habitantes de esta región, por sus bajos índices de enfermedades crónicas y porque muchos aseguran estar vivos a los 120 años. Y aunque los investigadores consideran que algunos de estos relatos son exagerados, sí están seguros de que el nivel de actividad y la dieta son claves a la hora de entender su extraordinaria salud.

Los ancianos trabajan en ranchos, hacen tareas manuales y andan a caballo. Casi no se consumen productos animales y la dieta se basa en verduras frescas y orgánicas con propiedades medicinales. El agua viene de las montañas cercanas y tiene una alta concentración de minerales.

7. Cerdeña, Italia

Contrariamente al resto del mundo, donde la expectativa de vida es diferente de acuerdo al género, los hombres y mujeres de Cerdeña tienen la misma longevidad. Además, tienen dos veces más posibilidades de llegar a los 100 años que los habitantes del resto del mundo. Un dicho común en esta parte del mundo es a kent’ annos, o “Que vivas cien años.”

La comida consiste en leche y queso crudos, verduras frescas y pequeñas cantidades de cordero, cerdo y pescado rico en aceites. Las familias son muy unidas y los ancianos se mantienen activos. Hay algunos estudios que relacionan la longevidad de los isleños con factores genéticos. Muy pocos se casan con gente de afuera y parece que es genética la razón por la que los hombres de Cerdeña sufren menos enfermedades cardíacas y derrames cerebrales.

8. Abkhasia, Georgia

Casi 100.000 personas viven en la región montañosa de Abkhasia. Los lugareños que afirman estar vivos a los 150 años han despertado el interés de los investigadores. Y aunque esto no ha podido ser confirmado aún, sí es cierto que los ancianos sufren menos enfermedades y gozan de una larga vida.

La dieta se basa en verduras orgánicas cultivadas localmente, frijoles, granos, la ingesta moderada de vodka, y es baja en carnes, pescado y azúcar. Los lazos familiares son fuertes y el estatus social se consigue con la edad, no gracias a la riqueza o a los logros.

9. Macao, China

Si bien no se encuentran entre las llamadas “zonas azules”, Macao y San Marino también están arriba en el ranking de longevidad. Sus habitantes viven un promedio de 84.38 años, una de las mayores expectativas de vida del mundo. Si bien Macao no ha sido estudiado extensivamente, hay ciertos factores que llaman la atención de los investigadores. La dieta se basa en plantas y en mariscos, una mezcla de culturas culinarias de la China y de Portugal. La ciudad es relativamente próspera, ya que es la nueva capital mundial de los juegos de azar. Los programas de bienestar social cuentan con muchos recursos y los residentes tienen muchas oportunidad de hacer actividades recreativas. La salud es una prioridad, con docenas de médicos que practican la medicina occidental y la medicina tradicional china. Se calcula que hay 1.5 médicos por cada millar de personas.

10. San Marino

San Marino es una pequeña república situada en los Montes Apeninos. Hay estudios que confirman que los hombres de esta región viven un promedio de 81 años. Los índices de empleo son muy altos y el costo promedio de vida es de 32.000 dólares al año. Se cree que los niveles de estrés son bajos, debido a que no hay grandes brechas socioeconómicas, los índices de divorcio son bajos y los ancianos viven integrados a la sociedad y viven en general con sus familiares más jóvenes, en lugar de en geriátricos.

La lista de regiones con altos índices de longevidad no es exhaustiva. Otras áreas señaladas según el CIA 2010 assessments incluyen Mónaco, las islas británicas Guernsey Channel, Singapur, Hong Kong, Australia, Suecia, Suiza y Canadá.

Si bien puede que no te sea posible vivir el resto de tus días en alguna de estas zonas “azules”, sí puedes inspirarte y cambiar en algo tu estilo de vida, más allá del lugar en el que vivas.