1. El Barrio Latino

Uno de los barrios más antiguos y más animados de la ciudad. Aquí encontrarás restaurantes, cafeterías, terrazas de lo más variopintas y un ambiente del que será difícil despedirse.

 

2. Eurodisney

Si es que en el fondo todos somos unos niños y no hay mejor lugar para dar rienda suelta a nuestros sueños que en este parque de atracciones que parece sacado de un cuento infantil.

Crédito: Hernán Piñera

 

3. El Louvre

Es el Museo de los museos. Da igual que no te gusten los museos o que creas que todos son iguales, el Louvre será una visita obligada siempre que estés en París. Y es que no puedes irte de la ciudad sin ver una vez más la sonrisa de La Mona Lisa, o sin refrescarte en su fuente.

 

4. ¡La comida!

Foie de canard, escargots o coq au vin…ya se nos hace agua la boca.

 

5. Notre-Dame

La gran dama de París. Pasear por la Île de la Cité y no venir a verla es como no ir a ver a tu novia después de varios meses separados. No hay perfil más bonito en toda la ciudad.

Crédito: Tony Brooks

 

6. Montmartre

No hay otro barrio más encantador de Montmartre. El conocido como barrio de los artistas de París te invita a perderte por sus calles de ambiente bohemio, coronadas por Le Sacre Coeur, sin pedirte nada a cambio.

Crédito: Jack Torcello

Crédito: Dennis Jarvis

 

7. El Sena

Una de las tantas cosas gratis que puedes hacer por París es pasear por la orilla del Sena, uno de los grandes atractivos de la Ciudad de la Luz del que estamos seguros, no te cansarás nunca.

 

8. La Basílica del Sagrado Corazón

¿Qué podemos decir de le Sacre Coeur que aún no se haya dicho?

Crédito: Merve illeux

 

9. Los Campos Elíseos

Venir a París y no pasear por los Campos Elíseos es como no haber venido a París. Desde el Arco del Triunfo, visita obligada en la ciudad, hasta la Plaza de la Concordia, ¡a disfrutar de casi 2 kilómetros de vida parisina!

Crédito: Hernán Piñera

 

10. Finalmente y sin importar cuántas veces hayas estado en París… ¡La Torre Eiffel!

Símbolo de la ciudad y por qué no decirlo, también de Francia.

Crédito: Fabrizio Sciami

Crédito imagen de portada: Gus Valentim.