Crédito imagen de portada: e3000

1.

Sabes con un 1.000 por ciento de certeza que el ceviche peruano es el plato más exquisito no sólo de todo el planeta, sino también de todo el Sistema Solar y de la Vía Láctea. Aquellas pobres almas que desconocen este hecho te merecen infinita lástima, pobrecitos, están muertos en vida…

2.

Sabes que tanto el Pisco (el licor) como el Pisco-Sour (el coctel) son incuestionablemente peruanos. Algunos pueden decir que no, pero un peruano auténtico sabe que están equivocados ¡Y punto!

3.

Conoces muy bien todos los posibles significados y usos de la palabra “huachafo”. Y como eres peruano, no necesitas que te los explique. ¡No seas huachafo!

4.

Te parece normal que tus fiestas tengan el mismo volumen que un concierto en un estadio.

5.

Cuando te diriges a otro peruano, la mitad de tus frases terminan en “¡Oye!”. ¿Entiendes, oye?.

6.

El otro 50 por ciento de tus frases terminan en “pues” o en “ya, pues”. ¡Es que es gracioso, pues!

7.

Si otro peruano te explica alguna cosa un poco complicada, cuando finalmente le entiendes exclamas, en modo peruano alegre “ah, yaaaaaa!!”. En realidad usas el “ya” como muletilla para todo. ¡Ya, pasa al siguiente párrafo, pues!

8.

A cualquier comida le pones una buena porción de arroz cocido como acompañamiento.

9.

No solamente tomas a menudo Inca Kola, esa peruanísima bebida amarilla, extradulce, y que según los extranjeros sabe a chicle, sino que además la amas. No en vano es una de las primeras bebidas que las madres peruanas dan a sus bebés. Además, te tomas muy en serio el slogan de Inca Kola (“con todo combina”) y con ella acompañas toda clase de comidas.

10.

Y por supuesto, eres devoto practicante de la “hora peruana”, también conocida como “hora cabana”, que consiste básicamente en llegar cuando te da la gana. Bueno, siempre nos han dicho que la puntualidad es la cortesía de los reyes, y Perú no tiene realeza ni monarquía… ¿no?