Sidra

Foto: Sonsoles Lozano

Aunque se elabora en diferentes sitios de España, lo cierto es que cuando hablamos de sidra una piensa inevitable en Asturias. Este jugo de manzana se elabora en los llagares; luego se bebe en grupo, en un sólo vaso, en el que se «escancia» el líquido que debe dar justo en el borde del vaso («espalmar»). Y a beber culines como locos…

Rebujito

Invento que surge en la Feria de Sevilla, se extendió rápidamente por todas las ferias del sur de España. Es una mezcla de vino tipo manzanilla o fino típico de Jerez con Seven Up… y mucho hielo, por supuesto. Actualmente se bebe mucho, no sólo en las ferias, sino también en romerías y todo tipo de festejos. Tiene su origen en la bebida victoriana Sherry Cobbler, muy popular entre las clases altas y compuesta de Sherry de Jerez, azúcar con soda, hielo a cascoporro y una rodaja de naranja.

Queimada

Rara vez se habla de Galicia y sus «cositas» sin nombrar la queimada. Esa bebida alcohólica tan misteriosa que se bebe tras pronunciar un conxuro funciona como protección contra maleficios y malos espíritus. Sus ingredientes principales son el aguardiente y el azúcar, y normalmente se le añade cortezas de naranja y limón.

Tinto de verano

Es un combinado fresco que mezcla vino, bien con casera o con Fanta de limón. Al primero lo llamamos tinto «con blanca», que es la versión más clásica. Ya el siglo pasado, se le llamaba «un vargas», porque lo popularizó una taberna Cordobesa —en sitio de calor tenía que ser— cuyo dueño se llamaba Antonio Vargas. Sea como sea, que no falte nunca el hielo.

Sangría

Otra bebida que lleva vino como ingrediente base, pero esta vez acompañada de numerosa fruta picada, canela, azúcar y algún licor. Depende quién y dónde se haga, puede tener variantes. En Asturias, por ejemplo, se hace una sangría con sidra.

Horchata

Foto: Núria

Esta bebida que procede del Levante español debe de ser la única de este listado que no contiene alcohol. Al contrario, es muy dulce y refrescante. Viene del tubérculo de la chufa, que se tritura y se macera, posteriormente se le añade azúcar y ya tenemos una de mis bebidas preferidas. Esa leche… dulcecita… canelosa… ¡mmmmm!

Calimocho

Antes de que una/o creciese y se refinase tomando tintos de verano, ya tomábamos macetas gigantes de tinto con Coca-cola. Aunque la misma combinación se toma en otros países, en España se empieza a conocer en los años 70 con diferentes nombres: en Barcelona, el «cubata gitano» y kalimotxo en Euskadi. Posteriormente, se popularizó y «calimocho» es la españolización de la palabra.

Cava

La región del cava, ubicada en la Comunidad Autónoma de Catalunya, comprende principalmente la comarca del Penedés. Cava es una denominación de origen de vinos espumosos elaborados con método tradicional. Dependiendo de la cantidad de azúcar que se le añada en su elaboración, surgen diferentes tipos de cavas: brut nature, extra brut, brut, extra seco, seco y dulce.

Licor café

Aunque aparece en jamaica en el siglo XVII, en España es muy popular en Galicia, sobre todo en la región de Ourense, donde es inmensamente popular.

Risol

Y volvemos a Andalucía, concretamente a Jaén, donde no sólo hay aceite y olivos, no. De aquí es el risol, brebaje elaborado con café, azúcar, canela, pétalos de rosa y aguardiente. Es una bebida tradicional del medio rural para entrar en calor tras la tradicional matanza del cerdo.

Orujo

Foto: aherrero

Aunque no sólo se consume aquí, es muy popular en Cantabria. Pero también se extendió por la península de tal manera que en Galicia tienen su propia denominación, «orujo de Galicia». León y el norte de Zamora también son zonas orujeras. Tiene muchas variantes: aguardiente blanco, aguardiente crema (crema de orujo) y el aguardiente de hierbas o aguardiente con café (licor de café o licor-café), los llamados «té de los puertos» o «café de los puertos» (pasos de montaña) por los cazadores y pastores de montaña.