Hacia Rutas Salvajes (EE.UU, 2007)

Esta es una de las escenas más brutales de la película, cuyo significado nos ha inspirado mucho más allá de las palabras. Es que sí, la vida es demasiado bella como para dejarla pasar…

 

Alma Salvaje (EE.UU, 2014)

Esta escena fuerte resume en unas cuantas palabras una de las verdades más simples de la vida: “Mi madre siempre decía que diariamente sale y se pone el sol. Tú puedes elegir estar ahí y verlo”.  

 

El viaje de tu vida (Australia, 2014)

Película basada en la historia real de la escritora australiana Roby Davidson, quien en 1973 decidió recorrer más de 2.500 kilómetros a través del desierto del este de Australia. A Davidson sólo la acompañaban su fiel perro y cuatro camellos. “Cuando la gente me pregunta por qué lo hago, mi respuesta típica es ¿por qué no?”

 

Y tu mamá también (México, 2001)

Esta escena clásica del cine mexicano resume el poder transformador de un viaje y de las relaciones que surgen mientras viajamos. Porque viajar es mucho más que conocer lugares…

 

Felices juntos (Taiwán, 1997)

No imaginamos una manera mejor de describir el amor visualmente que la que usó el maestro Wong Kar-Wai en esta escena:  Las tumultuosas y violentas aguas de las Cataratas del Iguazú en cámara lenta, junto a la dulce voz de Caetano Veloso. Impecable escena de este road trip que narra las desventuras de dos amantes por los caminos de la Argentina.

 

Perdidos en Tokio (EE.UU, 2003)

Esa escena en la que Bill Murray interpreta “More than this” en un karaoke japonés le cala profundo a cualquiera que se encuentre perdido, no sólo en Tokio, sino en medio de su propia vida. Este es uno de esos viajes que puede hacer que cambie radicalmente el rumbo de las cosas.

 

Memorias de una geisha (EE.UU, 2005)

Una de las escenas más representativas de la película, en la que se resume el significado de la palabra geisha. Para salir volando a Japón ahora mismo.

 

Gorilas en la niebla (EE.UU., 1988)

Si bien toda la película merece una mención, la escena en la que Dian Fossey nota la mano de un gorila sobre la suya es una de las más conmovedoras que ha dado el cine.

 

Memorias de África (EE.UU, 1985)

Una de las escenas más bonitas de la película, acompañada de una banda sonora espectacular. ¿Quién no ha soñado con ser Karen Bloxen para preguntar “¿Cuándo has aprendido a volar?”

 

Los amantes del Círculo Polar (España, 1998)

A veces un lugar nos llama desde que nacemos y, a lo largo de nuestra vida, nos encontramos con pequeñas pistas que nos van llevando a ese sitio misterioso. Como le pasó a Ana con Laponia: “Voy a quedarme aquí todo el tiempo que haga falta. Estoy esperando la casualidad de mi vida, la más grande”.

 

Caballos salvajes (Argentina, 1995)

Esta escena es un clásico. Nos ha emocionado y también nos hemos burlado de ella. Pero quién no ha querido estar como Héctor Alterio, medio loco  en la costa de la Patagonia atlántica y gritándole a los cuatro vientos: “¡La puta que vale la pena estar vivo!”