1. Te despertará un delicioso olor a comida.

Conocerás el arte del desayuno mexicano,a través de los huevos revueltos con mantequilla con sus frijolitos refritos. Probarás unas espectaculares quesadillas preparadas por tu nuevo compañero de departamento y descubrirás las maravillas de empezar el día con el estómago lleno.

2. No te sentirás solit@.

Los mexicanos abrimos las puertas de nuestra casa a todos los amigos y familiares que nos visitan. Estarás constantemente conociendo gente nueva pero, sobre todo, llenándote de regalos y de “detallitos”. Porque un mexicano nunca llega a casa ajena con las manos vacías.

3. La música y el baile serán parte de tu día a día.

Nada como ducharte con un poco de música o poner unas sabrosas cumbias y bailar mientras cocinas. Pronto te encontrarás pidiéndole a tu roomie mexicano que ponga esa salsa que antes no te gustaba… pero como ahora que ya le agarraste el sabor, hasta le pedirás que te enseñe unos pasitos de baile para conquistar a alguien en tu próxima fiesta (¡vaya que funciona!).

4. Siempre habrá comida de sobra.

¿Encontraste una olla con comida en la cocina? No tengas miedo en servirte un poco. Fuimos educados para entender la comida como un acto que se debe compartir, y siempre es un placer para nosotros cocinar doble ración y compartirla contigo y con tus visitas.

5. Tu cocina se llenará de nuevos y deliciosos ingredientes.

Si te gusta cocinar, te recomiendo que seas aventurado y pruebes algunos de ellos en tus propios platillos, ¡pero ten cuidado con los picantes si no estás acomtumbrad@!

6. Escucharás sorprendentes historias sobre México.

Estamos muy orgullosos de ser mexicanos y de contarle al mundo todo lo surrealista y maravilloso que es nuestro país. ¡Pregúntanos con confianza!

7. Aprenderás el colorido lenguaje del albur.

Te lo advierto: Todo lo que digas podría ser usado en tu contra. Comenzarás a tener cuidado con las palabras que usas para no ser “albureado” y llegará el momento donde serás tú el que se la pasará albureando a sus amigos…

8. Entrarás al flamante mundo del picante.

Probarás ese caramelo picante que trajimos de México y entenderás que un buen picante debe tener sabor y que la única salsa picante que conocías no es originaria de Tabasco, México (esa la hacen en USA). Y, si tu roomie hace un buen trabajo, un día empezarás a ponerle salsa Valentina hasta a las palomitas.

9. Disfrutarás de las crudas (resaca).

Sabrás que siempre que sales de fiesta con tu roomie mexicano te la pasas taaaan bien ¡que la cruda lo vale! Pero tranquilo, también tenemos muchísimas recetas para consentirte y curar la cruda al otro día.

10. Ganarás un verdadero y confiable amigo.

Seguro que en alguna borrachera te dirá algo como “¡te quiero un chingo wey! O ¡te amo!” “¡qué digo mi amigo, mi herman@!”. Y es que la amistad es un lazo sagrado para todo mexicano. Tendrás un amigo a la mano en las buenas y en las malas, siempre dispuestos a escucharte, a acompañarte por unas cervezas o ponerte esa música ranchera para cantar tu desamor a todo pulmón.

11. Tendrás siempre tu casa en México.

Ya sea que hagas un viaje a México con tu compañero de departamento o solo, siempre contarás con decenas de casas donde podrás hospedarte, comer y ser tratado como nunca. Será un honor para nosotros pasearte por nuestras ciudades, llevarte a los mejores lugares para comer, a las playas más impresionantes y es ahí, después de haber compartido tu casa con un mexicano, que entenderás por qué tantos extranjeros llegan a México y nunca se van 🙂