Crédito: Gonzalo Díaz Fornaro

1. Elegir nuestra propia aventura.

Somos una generación que ha sabido demostrar que “si se quiere, se puede”. Somos capaces de conseguir lo que se nos meta a la cabeza sin importarnos lo difícil que sea nuestra empresa. Podemos irnos a acampar a Alaska si nuestro sueño es ver un oso polar en su ambiente natural o lograr que nuestro ídolo nos conteste un direct message. Es cuestión de mantener el dedo en el renglón.  

 

2. El mítico arte de ser multitasking.

Checar tu inbox de facebook mientras ves un capítulo de tu serie favorita y haces la tarea del siguiente día… ¡El multitasking corre por nuestras venas! O por lo menos así se siente, ya que no sabemos si es algo más cultural que natural. Lo cierto es que podemos hacer varias cosas a la vez y en corto tiempo… o por lo menos eso intentamos.

 

3. Integrar las nuevas tecnologías en nuestras vidas.

La tecnología y los millenials somos uno mismo. A diferencia de otras generaciones, no le tenemos miedo. Y es que el avance tecnológico de las últimas décadas ha sido tan rápido, que no nos ha dado tiempo de casarnos con un molde, nos hemos acostumbrado a los cambios y a adoptar lo nuevo. Seamos honestos, todos cargamos con nuestro teléfono hasta para ir al baño y nos reímos mientras vemos videos cagados o mandamos un whatsapp. De nuevo… ¡multitasking!

 

4. Viajar, viajar y seguir viajando.

Viajar dejó de ser un lujo para convertirse en una de nuestras prioridades. En algún momento nos dimos cuenta de que no se necesita ser millonario para explorar las regiones más recónditas del planeta y nos las hemos ingeniado para mantenernos en la aventura sin importar los recursos con los que contemos. También nos ayuda el hecho de que cada vez sea más común cargar con toda nuestra oficina en una laptop.

 

5. Cuestionar todo lo cuestionable.

¿Por qué el maestro deja tarea?, ¿por qué tu mamá no te dejó salir?, ¿por qué no pasaste el examen?, ¿por qué no te cayó tu quincena completa?… Estamos acostumbrados a obtener respuestas rápidas y eficientes. Después de todo, vivimos en la era de la información.

 

6. Tener una app para todo.

Tenemos la que nos ahorra la fila del banco, la que nos manda la ropa que nos gusta a domicilio, la que nos dice si el changarro de la esquina está abierto (porque qué flojera ir hasta allá a verificarlo), la que nos dice si hay tráfico, si va a llover, si tenemos que hacer más ejercicio… ¡hasta hay una aplicación que te dice cuándo te va a bajar! Gracias genios de la tecnología.

 

7. Dominar las redes sociales.

Amamos las redes sociales y las manejamos a la perfección. Las vimos surgir de la nada, nos acostumbramos a vivir con ellas e incluso empezamos a ganar dinero con su ayuda. Facebook, Twitter, Instagram, Tumblr, Pinterest, Vine, Periscope y Snapchat son sólo algunas de las apps escenciales que todo millennial debe tener en su teléfono.  

 

8. Resolver cualquier duda imaginable al instante.

Google y Wikipedia son la solución a cualquier pregunta y las tenemos al alcance de nuestros dedos todo el tiempo; sin embargo, tampoco somos ajenos al concepto de buscar en bibliotecas… a la antigüita.

 

9. Valorar nuestro tiempo.

El tiempo es lo más valioso para nosotros y eso nos ha convertido en seres prácticos. #Preach ¡Amamos la practicidad! La necesidad de economizar tiempo nos lleva a pensar en formas rápidas e ingeniosas para resolver problemas. Tal vez de aquí nace el famoso “work in home”, que te ahorra la molestia de tener que ir a la oficina o escuela y hacer todos tus pendientes y más desde la comodidad de tu hogar.

 

10. Ser independientes.

Nos gusta hacer las cosas a nuestro modo. Mientras más espacio nos den, más fácil será para nosotros cumplir con nuestros objetivos. Cada vez somos más los que buscamos trabajos freelance para poder hacer varios proyectos a la vez, recibir más ingresos y aumentar nuestra red de contactos y experiencia.

 

11. Publicar cada instante de nuestras vidas.  

Que si comí en Starbucks o fui a la premiere de Zoolander, que si estoy en el antro o viajo al extranjero, que el avión viene con dos horas de retraso, que tengo nueva mascota o que quiero vender mi refri… Sabemos todo de todos, todo el tiempo.

 

12. Promover el “hágalo usted mismo”.

Benditos tutoriales de YouTube que te explican cómo maquillarte para Halloween, cómo hacer alguna manualidad para tu novia o cómo crear una reacción en cadena para tu proyecto de física. Tal vez las cosas no nos salgan a la primera… ¡pero lo seguiremos intentando!