1. Demasiada feria y con pinta de aburrida.

La mayor feria del sur solo trae diez días de fiesta, tanto en el centro de la ciudad como en el Real, muchos conciertos, actividades, diversión… ¡con lo tranquilo que se está en casa!

2. ¿Todo el verano al sol?

Quién quiere sol en pleno verano cuando en otros sitios llueve. ¡El buen clima está sobrevalorado!

3. ¿Otra vez con los atardeceres?

Las nubes de la tarde se tiñen de color rosado y anaranjado creando unas estampas únicas en el Mediterráneo, pero ¿no es así en todos lados? ¿Otra vez a ver atardeceres?

4. La música en directo es un tostón.

Una publicación compartida de Jacek Graczyk (@byjacek) el

Sting, Ben Harper, Elton John, Manu Carrasco, Vanessa Martín, Jamie Cullum, The Beach Boys… ¿Para qué una oferta musical de este calibre cuando puedes escuchar todo el verano Despacito?

5. Mejor no probar las comodidades.

Hay demasiados Beach Clubs. ¿Quién no prefiere llenarse de arena en la toalla a pasar el día en una cama balinesa con comida internacional, cócteles y sesiones de DJ´s?

6. Ni la enorme oferta gastronómica.

Una publicación compartida de GASTROCULAR (@gastrocular) el

De hecho, la oferta gastronómica es otra de las razones para no ir a Málaga en verano. Hay tanta variedad y tantas novedades que es imposible elegir. ¡Con lo rápido que me traen una hamburguesa a casa!

7. ¿Comer sardinas con las manos? ¿Cómo?

Y de los espetos, mejor ni hablar. Eso de comer sardinas asadas con las manos es demasiado. ¡Sin cubiertos no se come!

8. Donde esté una buena piscina, que se quite una playa.

Tampoco convencen las playas. ¿Calas de aguas turquesa en Maro? ¿Amplias playas con todos los servicios en Fuengirola? ¿Dunas en Marbella? ¿Disfrutar de La Malagueta en la capital? Bah, donde se ponga una buena piscina…

9. Excursiones para ver el universo. ¿Para qué?

Poder disfrutar de las perseidas en el punto de menos contaminación lumínica de la provincia a apenas 45 minutos de paseo en coche no merece la pena. ¿Al campo de noche? ¡Si no se ve nada!

10. La cultura no se lleva bien con el verano.

Una publicación compartida de Eva Mag (@dezdemona) el

Dicen que Málaga es la ciudad de los museos, pero con los aires acondicionados en ellos siempre hace mucho frío y hay mucho peligro de resfriarse. No merece la pena el riesgo por ver unos cuantos cuadros y unos cachivaches que nadie entiende…

11. ¿Coger el coche para ir pueblos pequeños? ¡Si allí no hay nada!

Mil y una ferias, festivales como el de las tres culturas en Frigiliana, callecitas blancas con mucha historia, entornos naturales… Los pueblos no ofrecen nada que no pueda conocer por internet.

12. Los embalses son muy aburridos.

Bañarse en el interior de la provincia, en aguas tranquilas, disfrutar de una playa con muchas más comodidades en pleno bosque, navegar en kayak o hidropedal… ¿Otra vez al campo? ¡Mejor nos quedamos en la piscina!