Con una gastronomía influenciada por múltiples culturas por ser un país de tránsito, Panamá es un país donde se pueden encontrar muchos restaurantes interesantes, sobre todo en su cosmopolita capital, la ciudad de Panamá. He aquí algunas recomendaciones que cubren un amplio abanico, desde los mesones más populares hasta las opciones de vanguardia en donde se reinventa la cocina panameña con un poco de fusión con otras gastronomías.

1. El Trapiche

Foto: Carlos Ho

El Trapiche es uno de los clásicos restaurantes de la capital, con más de 30 años de operación. Es uno de los mejores lugares para degustar la comida tradicional panameña, a un buen precio y en un ambiente agradable, sobre todo en su restaurante original, en el barrio de El Cangrejo. En este establecimiento, la decoración se asemeja a una casa tradicional del interior y desde dentro se puede ver a la gente pasar por la concurrida Vía Argentina. Existe un segundo restaurante en el centro comercial Albrook Mall, el cual es probable que todo turista visite, al ser el más grande de Panamá y al estar al lado de la terminal de buses de Albrook, el centro de transporte de la capital. Recomendación: pedir la fiesta panameña, la cual trae pequeñas porciones de diversos platos panameños, como el sancocho, el arroz con pollo, la ropa vieja, el chicharrón, el almojábano y la carimañola.

2. Las Tinajas

Foto: Carlos Ho

Las Tinajas es un restaurante de comida tradicional panameña donde puedes disfrutar de una cena con espectáculo folclórico. Todas las semanas, de martes a sábado, a las 21:00, el escenario del restaurante queda invadido por diablicos sucios, empolleradas, montunos que bailan al son de las canciones de música típica panameña interpretadas por músicos en vivo. Es una excelente forma de disfrutar de la cultura tradicional panameña. Presta especial atención a la danza “el punto”, una de las más tradicionales y bellas de Panamá.

3. Pencas

Una foto publicada por Abel A. Ricord (@abelar24) el

La ubicación de este restaurante es impresionante, en plena Calzada de Amador, con los rascacielos de la ciudad de Panamá y el mar como telón de fondo. Es una buena opción para almorzar cuando se visita la calzada o el cercano Biomuseo de Frank Gehry, aunque en mi opinión la vista es mucho más bonita al atardecer o durante la noche. En la carta se encuentran varios platos tradicionales panameños, así como algunos clásicos internacionales. Mi recomendación es probar alguno de los platos de pescado.

4. Pomodoro / The Wine Bar

Una foto publicada por aidap27 (@aidap27) el

El chef suizo Willy Diggelmann, residente en Panamá desde hace décadas, decidió abrir en 1995 un restaurante italiano en El Cangrejo, el cual rápidamente se volvió uno de los más populares en la ciudad. Unos años después, expandió el restaurante creando otra ala, a la que llamó The Wine Bar, con la misma cocina de Pomodoro, pero enfocado completamente en la cultura del vino. Su decoración, con mesas cubiertas con etiquetas de botellas de vino, lo deja claro, en caso de que la carta con más de 200 vinos no lo hiciese.

5. Riesen

Una foto publicada por RESTAURANTE RIESEN (@riesenpanama) el

Hernán Correa, un joven chef panameño que participó en su momento en el reality “Chef’s Challenge”, regresó a Panamá con la meta de revolucionar la gastronomía panameña. En su restaurante, Riesen, se sirven platos inspirados en la tradicional cocina panameña con un toque moderno, utilizando en la mayoría de los casos productos nacionales, a veces traídos de sitios remotos como la selva del Darién. Cenar un menú de degustación en Riesen es toda una experiencia gastronómica que recomiendo disfrutar a todo el que visita la ciudad de Panamá.

6. Mercado de mariscos

Foto: Carlos Ho

Dentro del mercado de mariscos, ubicado en la Cinta Costera, puedes comprar todos los vasos que quieras de ceviche fresco o todo el pescado o marisco que desees llevarte para preparar en casa. Además, en el exterior se encuentra uno de los lugares más populares para comer en la ciudad de Panamá: un conjunto de pequeños restaurantes al aire libre donde se sirven platos preparados con los mismos productos que encuentras en el mercado. Es típico iniciar con un ceviche y una cerveza para después seguir con un enorme pescado frito, posiblemente con camarones o gambas encima (a lo macho). Al finalizar, si no hace mucho calor, puedes dar un paseo por la Cinta Costera, observando la bahía de Panamá, sus barcos y los rascacielos de la ciudad.

7. Athen’s Pizza

Una foto publicada por Srta. Coco (@cokastar) el

Seguro que una pizzería no es lo primero que te viene a la mente si te mencionan un restaurante griego, pero eso es precisamente la supuesta especialidad de Athen’s Pizza. Digo supuesta especialidad porque a casi todos los panameños que conozco a los que les gusta ir a Athen’s prefieren pedir el Ladopsomo, un curioso plato que todos en Panamá creerían que es un plato típico griego por su enorme popularidad en nuestro país. Solamente hace falta preguntarle a un griego nativo sobre ladopsomo y ver la cara que pone para darte cuenta que es en realidad un invento de un griego panameño, para luego enterarte de que eso significa literalmente “pan-aceite”. De todas formas, este plato de pan pita tostado cubierto con vegetales, queso feta y opcionalmente con pollo desmenuzado es simplemente delicioso.

8. Lung Fung

Foto: Carlos Ho

A un extranjero podría resultarle chistoso recibir como recomendación de comida panameña el nombre de un restaurante cantonés. Sin embargo, al haber una población significativa de inmigrantes cantoneses y sus descendientes desde por lo menos la época de la construcción del canal, los panameños están muy acostumbrados a la comida cantonesa y es normal encontrar los restaurantes que sirven “dim sum” con largas filas los fines de semana. Este tipo de banquete, basado en pequeñas piezas de comida, en general en forma de empanadillas rellenas de cerdo, marisco y/o vegetales, es increíblemente popular entre los panameños, quienes lo suelen llamar desayuno chino, a pesar de que sería más apropiado llamarlo brunch cantonés.

9. Napoli

Napoli es uno de los restaurantes de toda la vida, cuyos salones se encuentran a rebosar de comensales cada fin de semana. Sus pizzas y pastas son todos unos clásicos, pero lo que más nos gusta a nosotros son sus berenjenas a la vinagreta.

10. Tomillo

Una foto publicada por Tomillo-Casco-Panama (@tomillopanama) el

Felipe Milanés es un chef panameño que, tras viajar por todo el mundo y trabajar en diversas cocinas, finalmente decidió volver a Panamá para impulsar una nueva gastronomía con ingredientes netamente panameños. Su proyecto lo llamó Tomillo y está ubicado en el atractivo Casco Antiguo de la ciudad.

11. Café Coca-Cola

Foto: Carlos Ho

El Café Coca-Cola es uno de los pocos restaurantes de Panamá que lleva abierto desde el siglo XIX. Ubicado al inicio de la avenida Central, muy cercano a la zona restaurada del Casco Antiguo, este pequeño restaurante ha visto cómo el centro urbano pasó de ser el núcleo importante de la ciudad a verse abandonado y en ruinas, para volver a ser un lugar de moda. Sin embargo, su filosofía no ha cambiado: servir comida casera, sin una vistosidad espectacular, pero con muy buen sabor, a bajos precios. El Café Coca-Cola no es solamente un sitio para comer, sino también para observar a todo tipo de personajes pintorescos, desde los turistas que no encajan del todo allí, hasta ancianos que seguramente asisten a este restaurante desde hace décadas.

12. Niko’s Café

Foto: Carlos Ho

Niko’s Café no está en esta lista por los espectaculares platos de su carta ni por el esmerado servicio que presta. De hecho, es un restaurante de comida rápida tipo auto-servicio, donde vas pasando con una bandeja y pidiendo lo que más te apetece de lo que tienen a la venta ese día, en ese momento. Sin embargo, esta cadena de restaurantes es muy conocida en la capital por ofrecer comida las 24 horas del día. Toda persona que ha crecido en la ciudad de Panamá sabe muy bien lo que es salir de una discoteca con hambre en plena madrugada para ir a parar a Niko’s a comerse uno de sus famosos club sándwich o gyros, o tal vez un sancocho. Si tus planes al venir a Panamá incluyen salir de fiesta, es casi seguro que te encuentres cruzando la puerta de un Niko’s en algún momento.