Foto: gaelx

1. La siesta.

¿Es un tópico? Sí. ¿La hemos probado y amado? Nadie puede decir que no… Y ahora que se han puesto de moda las power-naps podemos hasta levantar la mano y afirmar orgullosos que nosotros ya lo sabíamos.

2. Nuestros grandes inventos: ¡todo mejora si le añades un palo!

El Chupa-chups, la fregona, el futbolín… ¿de verdad es la rueda lo mejor que ha descubierto la Humanidad? ¡Los grandes avances llegaron con palos!

3. Rafa Nadal (y todo deportista que de pronto sea número uno).

¡Pau Gasol! ¡Fernando Alonso! ¡Las Niñas de Oro! ¡Miguel Indurain! ¡La selección de fútbol cuando empezó a ganar!

4. Las doce uvas de Nochevieja.

Porque lo de empezar el año sin atragantarse, escupir uvas a tus familiares en medio de un ataque de risa, o comentar la velocidad a la que fueron las campanadas, no es empezar el año en condiciones.

5. Cervantes.

¿Qué más da que la mayoría de los españoles no hayan leído El Quijote? El manco de Lepanto puso a La Mancha en el mapa de la literatura universal. ¡Y ahora que tenemos sus huesos con suerte hasta tendremos una tumba a la que peregrinar!

6. ¡El castellano!

La segunda lengua más hablada del mundo por número de hablantes nativos. Queridos chinos, vamos a por vosotros.

7. ¡Nuestras otras lenguas!

No, no nos conformamos con el castellano, así que tenemos más. Tenemos hasta una que no se sabe de dónde ha salido. ¿Molamos o no?

8. Chocolate con churros.

Si la cuchara se hunde en el chocolate es que está demasiado líquido. ¿Y qué ibas a desayunar en Año Nuevo para superar la resaca? ¿Un té?

9. Mojar la galleta/bizcocho/churro en la leche/café/chocolate sin que nadie nos mire mal.

Hay placeres que no deben ser clandestinos.

10. Todos los paisajes en solo 500.000 kilómetros cuadrados.

Playa, montaña, paisajes desérticos, paisajes verdes, mar de agua caliente, océano de agua fría, humedales, bosques… ¿quién da más?

11. Que sea normal salir a tomar unas cañas entre semana.

Nosotros inventamos los afterwork.

12. La familia es lo primero.

No entendemos las prisas que tienen en otros países por independizarse (¡antes de los 30! ¡locos!) y cualquier reunión familiar con menos de 20 personas nos parece aburrida.

13. La tortilla de patatas.

Nada nos llena más de orgullo (¿y satisfacción?) que hacerle una tortilla a un amigo extranjero y ver su cara de placer y sorpresa cuando la prueba. Con o sin cebolla, no entremos en eso.

Y una que nos avergüenza: la burbuja inmobiliaria

¿Las hazañas de los conquistadores imperiales? ¿Lo de haber expulsado a judíos y musulmanes del país? ¿La Inquisición? ¿Nuestro nivel de inglés? ¿La improductividad? Tonterías. Lo que de verdad nos avergüenza es la burbuja inmobiliaria y haber quedado un poco en ridículo delante del mundo. Y nuestros políticos, claro. Eso no hay ni que decirlo.