Foto: Ralf Smallkaa

1. ¿Ese hombrecillo agachado en el belén está…?

Sí, sí, ese hombrecillo con barretina está evacuando. Tradicionalmente la figura del caganer se coloca escondida en un rincón del belén, detrás de un arbusto. Esta costumbre se cree que es originaria de finales del siglo XVII y principios del XVIII. No se sabe a ciencia cierta el motivo por el que se coloca el caganer en el belén, probablemente porque sus heces fertilizan la tierra y esto simboliza buena suerte y prosperidad para el año siguiente. El caganer no es el único elemento navideño tradicional catalán que hace sus necesidades, también tenemos el Tió, un tronco de árbol que evacua regalos para los más pequeños de la casa. Muy natural todo.

2. ¿Es verdad que los catalanes sois agarrados?

Es un tópico. Es cierto que solemos pagar cada uno lo nuestro, pero si la mesa es de cincuenta también sabemos pagar a escote. “La pela es la pela”, sí, pero ¿a quién no le importa nada el dinero? Y al final, para que los demás no digan que somos agarrados si salimos de cañas, las acabamos pagando nosotros.

3. ¿Cuándo van a terminar la Sagrada Familia?

La verdad es que ni los catalanes lo sabemos, también es un misterio para Iker Jiménez. La mayoría de fuentes apuntan que terminarán en el 2026, pero tenemos miedo que cuando llegue dicho año digan que necesitan unos cuantos años más. Eso sí, si con los andamios y el ruido de las obras ya es espectacular, cuando se acabe del todo será una maravilla.

4. ¿Y Catalunya se va a independizar?

Pues no lo sabemos. Es cierto que el número de independentistas ha crecido en los últimos años. De todas maneras, esto no sería de un día para otro, aunque a lo mejor llega antes la independencia que la Sagrada Familia acabada: ¡quién sabe!

5. ¿Por qué los guiris pasean con sombrero mexicano por Les Rambles de Barcelona?

Pues ni idea, los catalanes tampoco lo sabemos y los vendedores de souvenirs tampoco lo saben pero les va de perlas que los turistas de la costa compren sombreros mexicanos como si no hubiera mañana. Y mientras se hartan de paella y se ponen finos de sangría alguien les tendría que explicar que el atuendo propiamente catalán para vestir las cabezas es la barretina, aunque tampoco vamos todo el día con ella puesta…

6. Pues no se te nota mucho el acento catalán…

No todos los catalanes velarizamos la <l> cuando hablamos en castellano. Además el catalán que se habla en las distintas zonas es diferente, como ocurre con otras lenguas, por lo tanto, el acento del catalán que habla castellano también es diferente.

7. ¿El Barça es el único equipo catalán?

No. El Barça no es el único equipo catalán, el Espanyol también está en primera. Hay otros equipos catalanes que también han saboreado las mieles de la primera división y actualmente hay dos equipos catalanes en Segunda: el Gimnàstic de Tarragona y el Girona. Pero si paseas por Les Rambles de Barcelona o por alguna ciudad costera de Catalunya, la mayoría de turistas irán con la camiseta del Barça y el sombrero mexicano, claro.

8. Yo pensaba que esto de los castellers era subirse unos encima de otros y ya está.

Si has visto alguna vez en directo una actuación de los castellers sabrás que detrás de cada construcción son necesarias la concentración, la fuerza, la habilidad, el coraje, el equilibrio y la disciplina. Además has de saber que una construcción cuando está montada aún no está acabada, hay que esperar a desmontarla porque el castillo puede caer, fer llenya se llama en argot casteller.

9. ¿Esto se come con las manos?

Sí, te vas a ensuciar las manos pero vas a disfrutar de lo lindo con algunos de los platos más deliciosos de la gastronomía catalana. Por ejemplo con los caracoles, tal vez al principio no te atrevas, pero cuando pruebes los suculentos caracoles de Lleida, no vas a poder parar de comerlos: a la llauna, a la gormanda, con alioli y vinagreta…

Otro de los platos estrella son los calçots. Si te invitan a una calçotada no sólo te vas a manchar las manos, pelando y comiendo esta especie de cebolletas alargadas, tu cuello e incluso tu canalillo también se pueden ver afectados por la salsa romesco que acompaña a los calçots, da igual que te den guantes de plástico o un babero, te vas a manchar igual.

10. ¿Pero esto es un bar o una peluquería?

Es probable que en algunos lugares de Catalunya oigas a la gente en un bar pidiendo un ‘champú’. En otros sitios, si pides un ‘champú’ el camarero probablemente te responda con ironía: ¿lo quieres anticaspa, normal…? Pero lo que en realidad queremos algunos catalanes cuando pedimos un ‘champú’ en un bar es una buena jarra de cerveza con limonada bien fresquita.

11. Estoy en Barcelona. ¿Nos podemos ver?

Barcelona es la capital de Catalunya, sí, pero no está cerca de todo ni es el centro de todo. Si vas a Barcelona y decides ver a tu amigo catalán pero este vive, por ejemplo, en Llavorsí, un pueblo del Pirineo catalán, tenéis unas tres horas de distancia en coche.

12. Pues no hace tanto frío para estar en diciembre…

Si vas a ciudades como Barcelona, Tarragona y Girona, probablemente tengas esta sensación, pero si vas a Lleida en invierno esto no será así… Los meteorólogos de la Televisión de Catalunya dirán que hace sol pero si estás en Lleida, mirarás por la ventana y seguramente lo que encontrarás será niebla.

13. “¿Y la coca quién la lleva?”

Si oyes decir esto a un catalán no te asustes, en casi todas las celebraciones no falta la coca, pero tranquilo que no es nada ilegal: puede ser salada o dulce. Hay muchas variedades: coca de recapte, coca de llardons, coca de vidre, coca de Sant Joan…