La TVG realiza su anual despliegue para la cobertura de fiestas

En verano se puede recorrer Galicia como antes los monos la península Ibérica: en vez de de árbol en árbol, de fiesta gastronómica en fiesta gastronómica, de concierto de la Panorama en concierto de la Panorama (o la París de Noia, no entremos en polémicas). Y en cada una de ellas encontraremos en algún momento la furgoneta de la TVG y un reportero cubriéndola en directo mientras prueba la tapa estrella.

También puedes cruzar de festival en festival

Del Surfing no Lérez al Atlantic Fest al Resurrection a Portamérica a San Simón al Nordestazo a…

Nos quejamos

Si hace calor, porque hace calor; si hace frío o llueve, porque hace frío o llueve. En nuestro recuerdo, los veranos ideales de la infancia, que creemos que eran perfectos. (Es mentira*, simplemente éramos niños y nos daba igual la temperatura).

* Es mentira lo de los veranos perfectos, ¡lo del cambio climático es verdad!.

Santiago alcanza una concentración de 20 peregrinos por metro cuadrado

A veces son simples turistas que han llegado en coche o autobús, a los que se distingue por estar menos morenos, su ropa pulcra y, sobre todo, la ausencia de tiritas en los pies. Atravesar la rúa do Franco se convierte en una tarea imposible para el nativo, que debe sortear la masa de gente y de vez en cuando explicar desconcertado cómo se llega a la catedral a confundidos germanos.

Cambiamos abrigo por la imprescindible chaquetita

Por si refresca.

Sigue siendo noticia que Ourense llegue a los 40ºC

Son noticias de esas para tranquilizar, que nos dicen que todo sigue igual. Hace calor y se llenan las playas; los termómetros de Ourense registran lo de todos los veranos. Si las playas estuviesen vacías en plena ola de calor y en Ourense no superaran los 20ºC cuando en el resto de Galicia estamos a 30ºC, cundiría el pánico.

Vuelven los pimientos de Padrón a nuestra dieta

¿Qué hay más veraniego que una cañita fresca con una tapa de pimientos de Padrón?

Se abre la temporada de churrasco

De churrasco al aire libre, se entiende. Siempre hay un amigo con parrilla que organiza una churrascada. Siempre habrá discusión de los entendidos frente a las brasas, mientras el resto observa y espera bebiendo cerveza.

A veces huele a humo

La noche del 23 de junio no nos preocupamos; el resto, sí. Los días en los que dudas si el sol ha sido tamizado por la niebla o por un incendio cercano siguen existiendo y empañan la perfección de nuestros veranos.

Es de día hasta las 11 de la noche

Puede que estemos en la hora incorrecta y que rarezas como esta nos rompan el ritmo circadiano, pero ¿qué más da? Todo sea por estos días largos en los que absorbemos toda la vitamina D que el invierno no nos da, por estar hasta las 9 o las 10 en la playa, por acostarnos a la misma hora que el sol.

En la costa, la información más preciada es la de la temperatura del agua

Todavía no se conoce el caso de ninguna persona que se haya bañado en una playa gallega que no haya tenido que contestar a la pregunta de qué tal estaba el agua. En muchas ocasiones ni siquiera espera a la pregunta y en cuanto llega a la toalla le dice a sus (cobardes) amigos que está buenísima, muchas veces permitiéndoles comprobarlo salpicándoles la espalda.

Sufrimos un nuevo intento de invasión portu-madrileña

Pasa todos los veranos. Unos llegan en autobuses y disimulan haciendo pícnic en el arcén; otros se visten con polos y se peinan el flequillo mientras dicen «Sanjenjo» y exclaman ante lo barato que es todo, se dan atracones de marisco a precio de turista y se sorprenden ante la magia de las mareas que atrapa sus coches o toallas.

Instagram se llena de publicaciones sobre #Galifornia

Fotos de playas, aguas cristalinas, cielos azules, bicicletas, barcos y puestas de sol. Tu ola de calor — decimos al resto del país—, mi paraíso.