Foto: Hope4ASU

1. Piel autoneoprenizante

Capacidad sobrehumana de entrar en el océano Atlántico y estar en él varios minutos, llegando incluso a exclamar alegremente que el agua “está buenísima” cuando supera los 18ºC.

2. Disparador de riquiñismo

Los enemigos más aterradores han sido reducidos a seres de sonrisa confusa tras ser calificados de “riquiños” por un temerario gallego.

3. Supergenerador de fiestas

Poder que se les va algo de las manos en verano, cuando toda la geografía gallega se llena de festejos gastronómicos, históricos o religiosos (muchas veces todo a la vez) amenizados por grandes orquestas y acrobacias aéreas.

4. Comunicación con el Mas Allá y seres sobrenaturales

Numerosos estudios underground, llevados a cabo a lo largo de las últimas décadas, han llegado a una misma escalofriante conclusión: todos los médiums de los que se tiene referencia eran gallegos o descendientes de gallegos. Una mutación genética parece predisponer a los nativos de tierras galaicas a traspasar fronteras sensoriales, inquebrantables para otros humanos, y estar en contacto continuo y cuasi-directo con seres difuntos (el fenómeno de la Santa Compaña es solo un ejemplo) y sobrenaturales como mouras o trasgos. No es casualidad que las meigas sientan predilección por Galicia, donde son tan temidas como adoradas y convocadas a la primera de cambio.

5. Omnipresencia

Hay gallegos en todas partes y muchos testigos de sus apariciones juran que se trata en realidad de unos pocos que son capaces de estar en varios lugares a la vez. Como nadie más tiene el don de la omnipresencia, ha sido imposible comprobar si esto es de verdad así o si su superpoder es en realidad el del teletransporte o la velocidad. Se ha intentado que el otro ser conocido por su omnipresencia, Dios, diese respuesta al misterio, pero en su línea de poca claridad se limitó a contestar con otra pregunta e indicar que el cielo iba a abrir.

6. Viajar en el tiempo

El gusto galaico por las fiestas históricas y recientes descubrimientos como la aparición de hórreos en Australia han dado pie a la sospecha de que los gallegos no solo se desplazan en el espacio, sino también en el tiempo. ¿Son los festejos históricos simples recreaciones morriñentas de gallegos de otras eras de su tiempo natal? ¿Cuándo llegó exactamente a la Luna el gallego del que se habla en Pandeirada Sideral? ¿Fue de verdad el baño en Palomares la razón de la longevidad de don Manuel Fraga o se trató de una simple tapadera para ocultar que en realidad se desplazaba por el tiempo?

7. Transformación en seres acuáticos

Relacionado con el poder de la piel autoneoprenizante, está más que documentado que los gallegos se transforman en seres medio humanos medio acuáticos como medio de supervivencia durante los inviernos especialmente lluviosos. Aquí el primer poder parece no funcionar bien, ya que se cubren con chubasqueros y paraguas, pero se sabe que a cambio desarrollan branquias, escondidas tras las orejas, que les permiten respirar en condiciones de humedad muy elevadas.

8. Pupila con capacidades métricas

La exactitud del ojímetro del gallego ha sido documentada en numerosas ocasiones, normalmente en situaciones en las que había marcos implicados. Menos frecuente en la fauna urbana y en las generaciones más jóvenes.

9. Relativator

El gallego posee la capacidad de convertir en relativas hasta las leyes de la física con la simple pronunciación de su fórmula relativizadora: “depende”.

10. Detector de churrasco

Localizado en la punta de la nariz, hace que los invitados al festejo lleguen a él sin necesidad de GPS y que los que simplemente pasan por unos kilómetros a la redonda sientan punzadas en el estómago y creen un nuevo grupo en Whatsapp para organizar su propia churrascada.

11. Predicción del futuro

Los gallegos han estado prediciendo lluvia, cielos abiertos o caídas de niños desde los principios de los tiempos.

12. Ultrarretranqueator

Gracias a este don sobrehumano, los gallegos hablan en una clave que se descifra solo entre líneas y que les permite reírse de todo foráneo sin que este pueda sentir más que una incómoda sospecha.

13. Conocimiento innato sobre las artes de la queimada

Esta profunda sabiduría lleva a todo gallego que se encuentre observando cómo se elabora el mágico brebaje a ofrecer su opinión al responsable, indicando falta o sobra de azúcar o aguardiente, y comentando con algún compatriota cuál es el momento indicado de prenderle fuego -nunca el elegido por la persona haciendo la queimada.

14. Generador de bares gallegos

La creencia popular dice que estos establecimientos que se encuentran repartidos por todo el mundo fueron creados por gallegos emigrados a esos lugares, pero una teoría marginal que cobra cada vez más fuerza es que esos bares aparecen de forma súbita en la calle cuando pasa un gallego (o descendiente de) por ellas. Los contrarios a esta teoría, personas que viven delante de un bar Rías Baixas y que juran que este está siempre ahí, han sido incapaces de probar la ausencia de gallegos en los alrededores. En algunos casos, los propios escépticos han descubierto estupefactos que son ellos los generadores del bar, tras averiguar a través de una conversación con sus madres que tienen algún antepasado gallego.