Crédito: Angel Morales Rizo

1.

Tener un novio mexicano puede tener su gracia, ya que en principio resultan ser una extraña mezcla de tu papá, un guardaespaldas, tu chofer, tu profe y hasta de tu mejor amiga ¡todo condensado en una sola persona!  Si lo que buscas es intensidad, romance y compromiso, ten por seguro que un novio mexicano enamorado será el ideal.

2.

¡Pero atención! Si te consideras una mujer fuerte, de libre pensamiento y muy independiente quizá un típico novio mexicano sea tu peor pesadilla…

3.

Los hombres mexicanos tienen la tendencia a querer ser los mejores en todo. El mejor jugador de fútbol, el mejor vestido, el que más gel utiliza o, simplemente, el más inteligente entre el resto de la humanidad… incluyéndote.

4.

Su mamá fue, es y será siempre lo primero. Así que acéptalo y no pelees una batalla perdida.

5.

Si están enfermos, los cura más una sobadita de su mamá en la pancita que tus infinitos doctorados y especialidades en gastroenterología.

6.

Y si tu táctica es enamorarlo primero por la panza ¡cuidado! Aunque seas chef de reconocimiento internacional, nada superará la comida de su mamá, por lo que te aconsejo ir directo al corazón. Quizás con el tiempo, cuando su mamá esté demasiado cansada para cocinarle, tus platillos obtengan algún tipo de reconocimiento.

7.

Y como no podrás jamás vencer a tu suegra… ¡únete a ella! Aunque te parezca paradójico, unir fuerzas con su mamá para ponerte en contra de tu propio novio, hará que emerja el gran milagro mexicano: ganarte a la suegra y a él de un jalón. Por ejemplo; cuando su mamá lo regañe porque se “malpasa” y no come bien, tú inmediatamente la apoyas diciendo que trabaja demasiado y no cuida su salud. Quizá la riña dure más de lo que esperabas, pero te ganarás puntos extra con los dos.

8.

Siempre podrás contar con tu novio mexicano, no hay hombre más entregado y comprometido que un mexicano enamorado hasta que… hay un partido de fútbol o surge un plan para jugar videojuegos o dominó con sus amigos. Entonces olvídalo, hará todo lo posible por no faltar, aunque tenga que inventarte que “Uf, son cosas de trabajo”.

9.

Los hombres mexicanos tienen muy arraigada la costumbre del piropo, ya sea callejero o formal, algunos más elegantes que otros. Y no faltará aquel que solo él y sus amigos entiendan, lo que te llevará a armarle un justo y legal “panchito”.

10.

No son machos, son huev… Los mexicanos son poco comedidos cuando se trata de quehaceres domésticos y, si bien cuando están solteros son capaces de hacer un complejo chile en nogada y hasta de almidonar sus propias camisas, cuando tienen novia esa gracia se esfuma. No lo consientas tanto, deja que sus dones ocultos emerjan y permite que te sorprenda con los trastes limpios y una cena romántica, todo hecho por él. Ya me cuentas qué onda cuando te despiertes del sueño…

11.

Los hombres mexicanos creen que las mujeres mexicanas somos celosas pero ¡oh sorpresa! Ellos son igual o hasta más celosos que nosotras. Tu mejor amigo estará fichado de por vida, mientras que tus nuevos amigos…no, olvídalo, no habrá nuevos amigos.

12.

Las amigas de tu novio siempre te la pondrán difícil, pues le llamarán a toda hora, le pedirán favores que solo a él le pueden pedir, lo invitarán a fiestas “sin pareja” y pocas de ellas querrán conocerte. La ventaja es que un mexicano enamorado es un hombre sin amigas…

13.

Los chicos mexicanos son dulces como la miel. Sin importar la personalidad del susodicho, tu novio siempre se caracterizará por rayar el límite de lo empalagoso. Quizá te lo demuestre solo y a escondidas de sus amigos, pero jamás dejará de confirmarte, con toda intensidad, su amor por ti.

14.

Afortunadamente, México es un país megadiverso en todos sentidos y la diversidad cultural no es la excepción, por lo que sí podemos afirmar que no todos los hombres son iguales. Así que no te apures y, si te gusta, conquístalo y déjate conquistar.