Algunos son muy comunes en todo el país, otros son característicos de alguna provincia o región y otros tantos solo los encontrarás en casa de la abuela en el interior, pero todos son dulcemente deliciosos y hechos a partir de ingredientes sencillos propios de Panamá como arroz, coco, yuca, raspadura o pan. Estos son solo algunos ejemplos:

1. Cabanga

Panamá es tierra de frutas, por lo que es común emplearlas entre los ingredientes de nuestra pastelería autóctona. La cabanga por ejemplo es un postre que tiene como únicos ingredientes la papaya verde, el coco rallado y la miel. ¡Más natural imposible! Por lo general, se presenta cortada en tiras alargadas y envuelta en hojas de maíz seco, aunque lastimosamente es uno de esos postres de antaño, que se encuentran cada vez menos. Como dato curioso, el nombre de este postre es también muy popular entre los panameños para referirse a la nostalgia o añoranza que se siente al estar lejos de la familia, los amigos o el país y se expresa en frases como “estás comiendo cabanga” o “estás acabangada”.

2. Cocada

Abundante luz, viento, un terreno arenoso y salino y por encima de todas las cosas, nada de frío, son algunas de las características que favorecen el crecimiento de los cocoteros. Siendo este un país con amplias costas en dos océanos, las palmas de cocos crecen en cualquier esquina de nuestra geografía, de aquí que uno de los dulces más populares que se preparan en Panamá tenga como ingrediente principal el coco. La cocada es un dulce bocado que se prepara con coco rallado y miel, aunque los más entendidos dicen que si se quiere hacer una cocada o “cocá” de las buenas, entonces hay que agregar además jengibre, canela y pepitas de marañón (anacardo). Se cortan en cuadritos pequeños y es muy común aderezarlas con algún colorante natural para darles más vistosidad.

3. Suspiros

Así como los británicos tienen sus famosos scones para acompañar la hora del té, los panameños tenemos los suspiros, unas deliciosas ‘galletitas’ hechas a base de almidón de yuca o de maíz, que saben de maravilla acompañando una buena taza de café o té, o simplemente solos para satisfacer un dulce antojo. Esta golosina enrollada es uno de esos postres que popularmente se pueden conseguir en las paradas de autobuses del interior y que cuando están bien hechos son tan gloriosos que se deshacen en la boca…

4. Arroz con leche

Este es un postre con sabor internacional y favorito de grandes y chicos. La versión panameña no se aleja de los ingredientes convencionales: leche y arroz. Pero a la hora de poner el toque dulce hay quienes utilizan miel de caña y/o raspadura, lo que le da un color canela y un aroma estupendo. Las pasitas son otro plus, que complementa muy bien la textura suave y esponjosa del arroz. Una tradición muy difundida entre los panameños es preparar una buena ración de arroz con leche cuando le sale el primer diente a los bebés y así compartir dicho acontecimiento con amigos y familiares.

5. Raspao

El raspao o raspado es uno de los tentempiés oficiales de los panameños, una refrescante tradición que niños y adultos, ricos y pobres perpetúan por igual. Su origen no está claro, pero siendo su ingrediente principal el hielo granizado es fácil deducir que se creó para ayudar a aguantar el intenso calor de este istmo tropical. Una vez que se ha servido el hielo, el siguiente paso es darle sabor. Fresa (rojo), limón, maracuyá son algunos de los siropes más populares y encima de esto, leche condensada, miel de caña o malteada (o los tres juntos de ser posible). Los raspaderos venden su producto en la calle, en parques, escuelas, zonas de esparcimiento o sitios muy concurridos e incluso, se ha puesto muy de moda invitarlos a bodas y grandes eventos para dar un toque dulce, refrescante y autóctono a la celebración.

6. Huevitos de leche

Una publicación compartida de Fanny R.🎀 (@edafners) el

Este es un postre casero, facilísimo de hacer, delicioso y muy típico de las provincias de Coclé y Chiriquí. A pesar de su nombre, el ingrediente principal es el azúcar, que se mezcla con leche, maicena y otros ingredientes y se cocina hasta conseguir una masa espesa y dorada a la que se le da forma de pequeñas bolitas. Cada huevito se envuelve en papel tisú de colores para agregarle vistosidad y es uno de los dulces que más compran los visitantes y locales para ofrecer en el extranjero.

7. Merengues

El merengue es un postre proveniente de Europa que data del siglo XVII, muy popular entre la realeza, aunque lo cierto es que por la sencillez de su preparación y la simpleza de sus ingredientes rápidamente ganó popularidad fuera de las cortes. En Panamá, como en otros países del mundo, el merengue se ha hecho un hueco en la repostería tradicional. Hecho a partir de claras de huevo mezcladas con azúcar y unas gotitas de limón, generalmente se le da esa forma tan llamativa con la ayuda de una manga pastelera y se le agrega color con algún colorante natural. ¡Qué delicia!

8. Postres con nance

Uno de esos frutos exóticos tropicales que tenemos la dicha de encontrar en Panamá es el nance, una pequeña fruta, redonda y amarilla (cuando está madura) que tenemos a bien incorporar en paletas, helados, chichas y en dos de nuestros postres tradicionales, la pesada de nance y la mazamorra de maíz nuevo. Ambos postres tienen igual comienzo: se separa la pulpa de las semillas y se mezcla con abundante miel, raspadura o azúcar, dependiendo del gusto. Si se quiere preparar mazamorra se mezcla con masa de maíz nuevo y, en el caso de la pesada, la mezcla se hace con harina de trigo. En ambos casos el colofón lo pone el queso blanco desmenuzado que se coloca encima de la porción al servirse y que potencia el sabor de estos postres tradicionales.

9. Bienmesabe

El bienmesabe es un postre oriundo de la provincia de Chiriquí que nos demuestra que no se necesitan muchos ingredientes para que un postre sea delicioso. Harina de trigo o arroz, raspadura y leche. No se necesita nada más. Cuando se prepara de forma tradicional, este primo hermano del dulce de leche se coloca en unos moldes circulares hechos con hojas de piña que le dan su clásica forma.

10. Golloría o gollería

Una publicación compartida de jonathan Ryce (@jryce07) el

Es difícil pensar en el plátano verde como un ingrediente para preparar un delicioso y nutritivo postre, pero a quien se le haya ocurrido rallarlo en tiras pequeñas y mezclarlo con abundante miel de caña borboteando se merece un premio. No es un postre de los que se encuentran comúnmente en restaurantes y mercados pero sí uno delicioso y panameño de verdad.

11. Bocados del rey y de la reina

Una publicación compartida de eddiepty (@eddiepty) el

Esta pareja de dulces es inseparable y le dan el toque “bien panameño” a la mesa de postres en nuestras bodas. Ambos tienen como base un bizcocho de vainilla cortado en cuadritos que se baña con un jarabe hecho con azúcar, pasitas, ciruelas pasas, canela y un chorro generoso de ron. Posteriormente se le agrega una crema a base de diferentes leches. La diferencia entre ambos recae en que al bocado del rey se le agrega chocolate y el bocado de la reina se decora con merengue. Ambos postres son deliciosos y buenos candidatos para aquellos días en los que apetece dejar de contar calorías y quedarse con un buen sabor de boca. 😉

12. Sopa borracha

Si los bocados del rey y de la reina son de esos postres “súper populares” que cuentan con miles de “seguidores” y a quienes la mayoría de los novios panameños gustan de invitar a su gran día, la sopa borracha es un postre al cual convidan no solo en las bodas sino también en los quinceaños, los aniversarios y los banquetes especiales. Es un postre muy gustado y como su nombre lo indica, un bocado solo para adultos. Su preparación es bastante sencilla pero requiere paciencia para que las pasitas y las ciruelas pasas absorban bien el sabor del ron y el brandy (hay quienes también le ponen oporto o moscatel). Como sus otros compañeros de fiesta, su base también es un bizcocho que se baña con esta mezcla borracha y con un almíbar hecho con canela, clavo de olor, azúcar y limón. Un postre sencillo y muy efectivo si lo que se quiere es potenciar el baile y el espíritu fiestero.

13. Dulce de marañón

El dulce de marañón es un postre de temporada, de esos que traen a la memoria recuerdos de la infancia. Se prepara sobre todo en el interior y se hace con el marañón tradicional (no el curazao), con abundante miel de caña, un toque de canela y clavitos de olor. El toque extra se lo dan las pepitas del marañón asadas y cortadas en trocitos. Ufff, se me abre el apetito.

14. Chocao panameño

Una publicación compartida de jonathan Ryce (@jryce07) el

Este es un postre típico de la provincia de Darién, una provincia exuberante en recursos naturales donde se encuentra el mayor pulmón natural de nuestro país. Uno de sus mayores cultivos es el plátano, de allí que gran parte de su gastronomía local lo incluya. Uno de sus postres el más popular es el chocao, preparado a base de plátano maduro (pero muy maduro, mientras más oscura la cáscara mejor), jengibre y leche de coco. El aroma que despide cuando se está cocinando es simplemente delicioso. Se sirve en platos hondos y dependiendo de la consistencia que se le quiera dar se le puede agregar un poco más de leche. Yum, yum…