1

Pasar unos días en un Júzcar, un pueblo precioso, tranquilo y completamente azul perdido en la montaña como si fueras un pitufo… ¿Pero qué son esos personajes? ¿Seguro que eran de fiar?

Foto: Ramón Ojeda

2

¿33 iglesias? ¿Una alcazaba musulmana? ¿Un parque natural lleno de rocas con multitud de formas para perderse? ¿Una vega donde cultivan los mejores productos de huerta? Antequera está sobrevalorada.

Foto: Juan de Dios Santander Vela

3

¿Perderse por los senderos que unen pequeños pueblos preciosos como Igualeja, Parauta o Cartajima en el Valle del Genal, siempre rodeados de castaños, nogales y madroños? El senderismo es tan cansado…

Foto: Por los caminos de Málaga

4

Un pueblo cosmopolita como Frigiliana donde encontrarse turistas japoneses pintando sus rincones y vecinos que han llegado desde muchos puntos del planeta. ¿Y cómo me voy a entender con unos y otros? Mejor un sitio donde hablen cristiano…

Foto: Niall62

5

Tienes vértigo, así que asomarte al Balcón de Europa en Nerja para disfrutar de unas preciosas vistas en unas de las mejores playas de Andalucía está descartado.

Foto: Romtomtom

6

Pasear por un entorno lleno de romanticismo, historias de bandoleros y leyendas como la del Tajo de Ronda es solo para guiris. ¡Donde esté una gran ciudad que se quite lo demás!

Foto: Julio Mohedano

7

Acercarse hasta Ardales, bañarse en uno de los embalses más bonitos de España como es El Chorro y pasear por un sendero tan espectacular como el Caminito del Rey… ¡Demasiada aventura! ¡Nada de deportes de riesgo!

Foto: Fotografía Viajera / Travel Photography

8

Lo de descubrir en Istán las mejores tradiciones artesanales o visitar un castaño centenario a solo unos kilómetros de Marbella y sus playas es un plan demasiado rural para un urbanita como tú.

Foto: Nan Palmero

9

Conocer la vendimia más tradicional y probar los mejores vinos dulces malagueños en Cómpeta es tentador, pero hay demasiadas curvas para llegar hasta ahí. Mejor un refresco en casa.

Foto: elhoisa

10

Lo de que haya una laguna salada llena de aves en Fuente de Piedra que sea referente mundial por el anidamiento cada año de miles de flamencos rosados debe de ser una exageración. ¡Si sólo son pájaros!

Foto: rjime31

11

Acercarse a Comares para alucinar con la posición del pueblo en lo más alto de una colina y disfrutar de los llamados ‘punk de los montes’, los verdiales, te parece peligroso. Además, la música es horrible. ¡A quién se le ocurre!

Foto: Bryan Ledgard

12

¿Descansar, desconectar y ver la vida pasar lentamente en minúsculos pueblos como Salares y Sedella, de apenas 200 habitantes? Un poco aburrido, ¿no?

Foto: NH53

13

¿Descubrir la historia de James Douglas, que cual guerrero escocés en Braveheart acudió hasta Teba a luchar contra los árabes en el siglo XIII y ver un castillo aún en pie? ¡Venga ya! Eso no se lo creen ni en el pueblo…

Foto: Victor Guerrero

14

No vas a ir a Macharaviaya por la historia de Bernardo de Gálvez, un vecino del pueblo que a finales del siglo XIX fue uno de los protagonistas de la independencia de Estados Unidos. ¿Cómo creerse algo así?

Foto: Daniel Sancho