En 2012, la RAE empezó a contestar dudas lingüísticas en Twitter a través del hashtag #RAEconsultas. Su ritmo es impresionante (contestan una media de más de 400 dudas al día), pero más lo es su paciencia. Porque, como no podía ser de otra forma en la red social, muchos usuarios aprovechan para hacer preguntas de broma, preguntar lo mismo una y otra vez o incluso insultarlos.

La cuenta @RAEinforma lo contesta casi todo, siempre manteniendo las formas y con educación, pero en muchas ocasiones con una finísima ironía y sentido del humor que suelen ser aplaudidos. Su community manager (perdón, gestor de redes sociales) inspira una mezcla de admiración (cuando sueltan zascas, palabra sobre la que también les han preguntado) y compasión (cuando contestan a claros troleos de forma seria y educada). En realidad, como explicaba Xataca hace un año, no es uno, sino que por los mandos de la cuenta de Twitter han pasado hasta ocho personas. Estos son algunos de los mejores momentos que nos ha dejado RAEinforma.

1. Cuando hizo de consultorio sentimental:

2. Cuando nos explicó dos emoticonos:

3. Cuando insultó de la forma más sutil y elegante a una usuaria que les buscaba las cosquillas:

4. Cuando demostró que son amigos de Hermione:


(El tuit de la pregunta ya no se ve, pero la respuesta de la RAE está aquí).

5. Cuando explicó por qué es necesaria la palabra feminicidio y no la de hombricidio:

6. Cuando procedió a contestar si decir «proceder a» hacer algo resulta procedente:

7. Cuando dejó caer por qué una esposa se había convertido en exesposa:

8. Cuando insinuó a un listillo que aprendiera a usar el diccionario:

9. Cuando dejó claro que saben qué significa «Netflix and chill»:

10. Cuando nos tranquilizó a los que nos fustigamos si nos damos cuenta de que llevamos toda la vida diciendo algo mal:

11. Cuando no quiso valorar una canción de reggaeton:

12. Cuando mostró su lado romántico:

13. Cuando tranquilizó a un padre preocupado:

14. Cuando dio una vez más muestras de su paciencia:

15. Cuando su community manager se derrumbó y pidió ayuda de forma muy velada: