El recorrido que les presento a continuación lo pueden hacer tranquilamente en una tarde. El Malecón y el Viejo Vallarta ofrecen buenas opciones para cenar, salir de fiesta y están a unos cuantos pasos de excelentes hoteles como el Secrets Vallarta Bay.

Este artículo fue producido gracias al patrocinio de Amstar, Secrets Vallarta Bay y Volaris.

Las fotos son propiedad del autor y del Consejo de Turismo de Puerto Vallarta donde así se indica. 

 

1

La evolución, el tiempo y la marcha de la humanidad están representadas en la escultura de "Los Milenios" de Mahis Lídice. Esta obra marca el extremo norte del Malecón de Puerto Vallarta, renovado en el año 2002, después de haber sido parcialmente destruido por un huracán. El Malecón recibió una segunda remodelación en 2011, para el festejo de los Juegos Panamericanos.

2

La "Fuente de la Amistad", una escultura de James Bottoms, representa los lazos de amistad entre Puerto Vallarta y Santa Bárbara, California, su ciudad hermana. El convenio entre las dos ciudades data de 1973 y Santa Bárbara cuenta con una fuente muy similar a ésta.

3

"Tritón y Sirena", de Carlos Espino, es una de las esculturas más famosas del Malecón de Vallarta. La identidad de la deidad masculina en esta obra se ha puesto en duda en un par de ocasiones, re bautizándose como Poseidón o Neptuno. Actualmente, el brazo derecho de Tritón se encuentra desaparecido. Favor de ponerse en contacto con las autoridades correspondientes si tienen noticias de su paradero.

4

Mientras el sol comienza su descenso, una niña le da un concierto de cuerdas a estas orejas gigantes. La singular silla es parte de "La Rotonda del Mar", de Alejandro Colunga. Una escultura interactiva que ofrece un descanso a todos los paseantes que así lo requieran… un extraño descanso, lleno de elementos antropomórficos y de fauna marina.

5

Manuel Lepe, el pintor de Vallarta, se dedicó a representar su ciudad desde la perspectiva inocente y lúdica de un niño. "Vendedores de Pescado", se encuentra en exhibición permanente en el Malecón del Viejo Vallarta. Hace unos años, una marejada tiró el soporte en el que se encontraba este mural. Afortunadamente, los pescadores salieron airosos de su confrontación con el mar.

6

Dentro del surrealismo del Malecón destaca "En Busca de la Razón", de Sergio Bustamante. Además de su composición y personajes enigmáticos, esta escultura se ha convertido en el sitio obligado para sacarse la foto del recuerdo con un pie en la escalera al cielo.

7

Puerto Vallarta no es solamente turismo. La vida diaria de un pueblo pesquero del Pacífico Mexicano se sigue apreciando en los muelles de la Bahía de Banderas. La fauna marina es abundante en estas aguas y los habitantes de sus costas han sabido cómo sacarle provecho.

8

Los bailarines del grupo folclórico de Xiutla sirvieron de inspiración a Jim Demetro para su obra "Los Bailarines de Vallarta". Esta pareja es una de las más nuevas y distintivas adquisiciones del Malecón, siempre adornando los atardeceres con su baile lleno de color y coquetería.

9

"El Niño sobre el Caballo de Mar", de Rafael Zamarripa -mejor conocida como "el Caballito"- es el ícono más distinguible de la ciudad de Puerto Vallarta. La escultura que se encuentra en el Malecón es una réplica de la original, la cuál se ha perdido en el mar en dos ocasiones, pero actualmente se encuentra en la Playa de los Muertos, resguardada por una base enorme que pretende impedir próximos intentos de fuga.   Crédito: Consejo de Turismo de Puerto Vallarta

10

El antiguo faro de Vallarta, inaugurado en 1932, fue restaurado hace algunos años para servir como mirador. Ubicado en la calle de Matamoros, a unas pocas cuadras del Malecón, es el lugar perfecto para observar la puesta del sol sobre los tejados del Viejo Vallarta.   Crédito: Consejo de Turismo de Puerto Vallarta

11

La Parroquia de la Virgen de Guadalupe es uno de los íconos de la ciudad de Puerto Vallarta. Construída durante la primera mitad del siglo XX, esta iglesia es un referente obligado para todos los vallartenses. El mito de que la corona que remata la iglesia es una réplica de la insignia de la Emperatriz Carlota, carece de todo fundamento.   Crédito: Consejo de Turismo de Puerto Vallarta

12

Si el mirador del faro no es suficiente para sus ansias panorámicas, siempre es posible aventurarse al mirador de la Cruz. Rampas y escaleras que parecen infinitas, unen la calle de Abasolo con la punta del Cerro de la Cruz, desde donde se puede admirar toda la ciudad. Si dudan de su condición física, esperen unos meses a que el proyecto del teleférico se consolide.

13

Una vez en las alturas, tómense un momento para disfrutar de los famosos atardeceres de Vallarta. El despliegue de colores intensos en estas latitudes es tan común, que sería muy mala suerte si les toca un atardecer gris y sin chiste.   Crédito: Consejo de Turismo de Puerto Vallarta

14

De regreso al nivel del mar, visiten la Playa de los Muertos, en el extremo sur del Malecón. Esta es la playa más famosa y tradicional de Puerto Vallarta. Es el punto ideal para disfrutar de un ambiente más relajado, lejos de los bares y antros más populares del Malecón. Este es el sitio al que los locales vienen a pasar el rato… por algo será.

15

Y qué mejor forma de cerrar la noche que cenando o tomando un cóctel en uno de los muchos rincones del Viejo Vallarta, mientras observan un despliegue de fuegos artificiales sobre la bahía. ¡No se puede pedir mucho mejor ambiente que este!   Crédito: Consejo de Turismo de Puerto Vallarta