1.

Un amigo normal te propone salir a tomar unas cervecitas a una terracita tranquila.
Un amigo almeriense te propone unas tapas, después un botellón, más tarde una noche de “pachangueo” y por último un amanecer comiendo churros.

2.

Un amigo normal se alegra por ti y te felicita cuando te pasa algo bueno.
Un amigo almeriense, además, para celebrarlo, te arrastra hacia todo el plan del punto número uno: tapas, botellón y “pachangueo” en un pack.

3.

A veces, un amigo normal no sabe adónde llevarte a comer.
Un amigo almeriense siempre te va recomendar los mejores bares de tapas de toda Almería haciendo que tu elección sea todo un acierto.

4.

Un amigo normal escucha tus problemas y te hace de muro de las lamentaciones.
Un amigo almeriense, después de todo eso, te llevará a los mejores bares de Almería para recordarte que no hay nada mejor que una buena cerveza con la mejor compañía para resolver todos los males.

5.

Con un amigo normal irás a cualquier playa.
Un amigo almeriense te llevará a las mejores calas de arena volcánica y de aguas cristalinas de toda la costa almeriense.

6.

Las visitas en casa de un amigo normal irán acompañadas de cervecita y Ruffles.
En cambio, en casa de un amigo almeriense siempre hay tapas, botellón y “pachangueo” asegurado, al igual que en la calle. ¡Otra vez de fiesta!

7.

Un amigo normal te acerca hasta tu casa directamente cuando necesitas volver.
Con un amigo almeriense primero pasas por “Las 4 calles”, por la puerta de la antigua “Cibeles” o por la puerta del antiguo “Malevaje”, haciendo que tus ganas de irte a casa desaparezcan en un abrir y cerrar de ojos.

8.

Un amigo normal te pregunta amablemente qué te pasa.
Un amigo almeriense se preocupa concienzudamente y al modo clásico, y en voz alta te pregunta: “¿qué eh lo que eh?”.

9.

Un amigo normal te ofrece su casa para que duermas la “mona”.
Al llegar a la casa de un amigo almeriense, aun estando “doblaos” y siendo las 6 de la mañana, os cocinaréis unas patatas y unos huevos fritos antes dormir.

10.

Un amigo normal te llevará a la típica playa de su pueblo.
Un amigo almeriense te llevará a playas a las que sólo tendrás acceso en barca o a pie previa ruta senderista de cierta distancia y dificultad. ¡Es lo que tienen las playas paradisíacas!

11.

Un amigo normal te recomendará que llames a un profesional cuando tengas una avería en casa.
Un amigo almeriense tiene amigos fontaneros, electricistas, soldadores, albañiles… o, mejor aún, él es profesional de todos esos oficios.

12.

Un amigo normal te invita a su casa como muestra de vuestra amistad.
Un amigo almeriense te lleva el domingo al cortijo de su primo para que conozcas a toda su familia y parte del barrio.

13.

Con un amigo normal sales a comer y a la hora de la merienda estas de vuelta a casa.
Con un amigo almeriense la comida y el café se prolonga hasta la hora del whisky, hasta la hora de la cena o incluso hasta la hora de los churros.

14.

Un amigo normal te saluda diciendo “hola”.
Un amigo almeriense te pregunta “¿qué pasa socio?”, “¿tú de dónde eres?”, “Yo conozco a uno de allí…”.

15.

Un amigo normal empieza hacer los planes del fin de semana siguiente a partir del jueves.
Un amigo almeriense los hace durante la resaca del domingo por la tarde.

16.

Un amigo normal te invita a café a cualquier cafetería.
Un amigo almeriense te lleva a probar los “americanos” para entonar la tarde al “Kiosko Amalia”.