Foto: David Goehring[/caption]

1. El que mucho abarca, poco aprieta.

Buena forma de arrancar el año: centrándonos en lo que realmente nos gusta y dejando de lado cosas menos importantes. Y aunque Dios apriete, ya sabes, nunca ahoga.

2. El tiempo todo lo cura, menos vejez y locura.

Por eso es bueno 2016: todo lo malo que te haya pasado en 2015 ya es cosa del pasado. Y salvo que estés viejo o loco, es momento de hacer borrón y cuenta nueva.

3. Hidalgo que tiene un galgo, ya tiene algo.

Por muy poco que creas que tengas, mira a tu alrededor y seguro que algo bueno encuentras. Y sí, sé positivo. Menos es nada.

4. Cada asno, con su tamaño.

Lo del tamaño es un tema en el jamás estaremos todos (ni estarán todas) de acuerdo, pero mejor afrontar los retos que cada uno pueda asumir: seremos más felices.

5. Al pan pan, y al vino, vino.

Más allá de lo que creas que puede significar, no dejes de tomártelo al pie de la letra: come bien y tómate unos vinos. Que la vida es una fiesta y, 2016, también. Pero ojo: pan que sobre, carne que baste y vino que falte.

6. Pan, uvas y queso saben a beso.

Y ya que estamos gastronómicos, así de fácil es conformarse. Si le añades un poco de buen vino, el beso será ya inolvidable. ¡No dejes de probarlo! Y si andas triste, ya sabes: las penas con pan son menos.

7. Para mentir y comer pescado hay que tener mucho cuidado.

Y como estamos en la mesa, probamos un buen pescado y con este refrán nos acordamos de que antes se pilla a un mentiroso que a un cojo. En 2016 con la verdad por delante.

8. A río revuelto, ganancia de pescadores.

Confiemos en que la política sea el río revuelto y que los pescadores seamos los españoles… que para algo hemos votado lo que hemos votado, ¿no?

9. Piensa mal y acertarás.

Un buen consejo para arrancar el año que te hará entender que lo mejor es olvidarte de lo que piensen los demás, por si piensan lo mismo que tú de ellos.

10. Al amigo que en apuro está, no mañana, sino ya.

No descubrimos la pólvora si subrayamos la importancia de las amigas y amigos, así que si alguien tiene un problema: ayúdale… ¡Pero ya!

11. Culo veo, culo quiero.

Sin tomárnoslo literalmente, por supuesto: a veces no nos damos cuenta de lo felices que somos o de la suerte que tenemos de tanto mirar al otro…

12. Entre col y col, lechuga.

Cambia tu rutina diaria y así nunca te aburrirás en 2016. Que eso de hacer siempre lo mismo… ¡te va a convertir en una sosa col!

13. Libros y años hacen al hombre sabio.

Eso quiere decir que en 2016 somos más listas y listos que en 2015: ahora sólo falta que nos leamos unos cuantos libros y seguro que nos va mucho mejor.

14. Jóvenes y viejos, todos necesitamos consejos.

Sí, porque por muchos años que cumplamos y muchos libros que nos leamos, siempre hay algún otro sabio o sabia cerca al que merece la pena escuchar. Seguro que tendremos un mejor año.

15. El que demonios da, diablos recibe.

Ya sabes: no protestes tanto, ni critiques demasiado. Ni te cueles cuando no es tu turno o te saltes las normas… Al final, te pasará a ti también. Y da una rabia…

16. Quien busca, encuentra.

Por eso 2016 es un buen momento para lanzarse a nuevos proyectos y buscar que sea tu año. ¡Mucha suerte! Y nunca olvides que quien a buen árbol se arrima, buena sombra le cobija.