Crédito: Eddy Van 3000

Las chicas mexicanas son únicas. Ellas son las encargadas de fusionar la tradición con la modernidad, y el orden y relajo en un equilibrio imperfecto. Salir con una mexicana es un lujo y al mismo tiempo, en florido léxico nacional, un desmadre. No hay mujeres más divertidas, apasionados, trabajadoras y entregadas que las mexicanas. Si piensas salir con una o estás a punto de iniciar una relación, estos son algunos puntos que deberás tomar en cuenta para no sucumbir en el intento.

1.

Tan solo dos días después de su primera cita, ella querrá presentarte a sus padres, planear la boda, la cantidad de hijos que van a tener y a qué escuela asistirán. E incluso comenzará a hacer planes para un posible divorcio.

2.

Ocurrirá una encarnizada competencia entre tu madre y la suya por saber quién es la mejor cocinera de un platillo típico mexicano como el mole, el pozole o los chiles en nogada. ¡Cuidado, este duelo puede terminar con tu pareja!

3.

Si ella te ama, su madre te amará. Sin embargo, entre más te quiera, su padre te odiará más. Y más…

4.

Prepárate para veladas enteras viendo álbumes familiares, videos de su primer recital de ballet o escuchando anécdotas de su abuelo revolucionario.

5.

«Mi hija no bebe, no fuma y es muy tranquila» ¿Estás listo para cargarla cuando salga «ahogada» de borracha del antro a las 5 de la mañana?

6.

Los hombres mexicanos somos “auténticos caballeros y “no tenemos memoria». Lamentablemente, las mujeres mexicanas conocen infinidad de técnicas para exprimir todos tus secretos, avanzados mecanismos de control mental dignos de los servicios de inteligencia de las potencias militares.

7.

Para conquistarlas tendrás que tener los bíceps de Pedro Infante, la guapura de Mauricio Garcés y la simpatía de Tin-Tan.

8.

Los tiempos han cambiados. Las mujeres mexicanas ya no quieren tener muchos hijos, uno o ninguno, con eso basta. Sin embargo, ahora quieren un perrito, muchos perritos, entre más exóticos y adorables mejor.

9.

Generalmente cuando vas de compras solo adquieres lo indispensable, lo más económico y genérico. Esto no será así cuando lo hagas con tu novia mexicana. Prepárate para una épica odisea de compras innecesarias. Asegúrate de tener todo el día disponible y muchos pesitos extra. Sin embargo, esto puede equilibrarse gracias a la casi innata habilidad de las señoritas mexicanas para el regateo y el minucioso control de calidad.

10.

Aunque te digan que ya no se estila, y sin importar si tu chica es rockera, cumbiera, norteña o rapera, ella querrá una serenata para su cumpleaños. Si hay un balcón disponible, mucho mejor.

11.

Sí pensabas que solo los «mexican machos» comían picante, sorpresa, las chicas mexicanas son mucho más aguantadoras. Ellas pueden degustar una mezcla de habanero y chilpetín y son capaces de comerla como si fuese una sopa aguada.

12.

Ya no podrás pasar junto a tu familia Navidad y Año nuevo. Tendrás que decidir qué fecha estarás junto a tu familia política. Si decides pasar ambas fechas junto a ellos, te los ganarás de por vida.

13.

Las mexicanas suelen ser indiferentes con los deportes, principalmente con el fútbol, el box y la lucha libre (una religión en este país). Si la indiferencia es compartida, probablemente la relación será exitosa y duradera.

14.

Si tu futura pareja es del interior de la República, probablemente su primera cita sea en el kiosko o en la plaza locales, donde se la pasarán una eternidad dando vueltas mientras disfrutan de un helado, un esquite, un raspado, un algodón de azúcar, unas patas de gallinas y unos dulces de amaranto. Finalmente, al acabar la procesión, tú le harás esa añeja pero bonita pregunta…

15.

La vieja escuela marca que las salidas los domingos en la Ciudad de México serán a destinos como La Alameda, la Zona Rosa, una vuelta en las trajineras o ir a remar a Chapultepec.

16.

Actualmente las mujeres occidentales suelen ser más relajadas con su vestimenta y atavíos, principalmente los fines de semana. Esto no ocurre aquí. Las mexicanas siempre estarán vestidas a la moda, impecables, elegantes y llenas de color. Tu vida correrá peligro si no lo notas. Llénala de piropos y hazle saber lo hermosa que es.

17.

Tal vez esto no sea una característica exclusiva de las chicas mexicanas, pero hay que recordar que cuando ella dice sí, es no. Y cuando ella dice que no, es sí. O no… no sé, bueno solo ella lo sabe. ¿O no?