Crédito: Víctor Ramírez

1. Organiza una tarde de museos.

Si estás en el centro de la ciudad de Oaxaca, organízate con tus amigos y hagan un rally cultural. Algunas de las mejores opciones son: el Museo De Arte Contemporáneo (MACO), la Casa De la Ciudad, el Instituto de Artes Gráficas de Oaxaca (IAGO), el Centro Fotográfico Manuel Álvarez Bravo (CFMAB), el Centro Cultural San Pablo, el Jardín Etnobotánico de Oaxaca, el Museo de la Filatelia (MUFI) y el Museo Textil de Oaxaca. ¿Lo mejor de todo? Todos estos museos tienen costos bajísimos (la mayoría ofrecen entrada libre) y están a muy corta distancia el uno del otro, por lo que es fácil visitarlos en un recorrido a pie. ¿Querías un plan barato? ¡Ya lo tienes!

 

2. Realiza un paseo nocturno en bici.

A photo posted by Cesar Vicente (@yolteck) on


Los recorridos a cargo de Mundo Ceiba son una excelente opción para disfrutar Oaxaca de una forma distinta. Si no cuentas con ruedas, puedes rentar una bici por sólo $70. Te divertirás a lo grande, harás ejercicio, conocerás el centro de noche y harás muchos nuevos amigos al ritmo de la música que ameniza el recorrido.

 

3. Disfruta el centro de Oaxaca con una rica nieve.

Las tardes oaxaqueñas son perfectas para una cita romántica y un heladito de La Soledad, a un lado de la Plaza de la Danza. Si quieres probar los sabores más tradicionales de la región pide una nieve de leche quemada, una de tuna con queso Oaxaca o una de sorbete.

 

4. Contempla la ciudad desde las alturas.

A photo posted by @geldanou on


Si tienes ganas de ver el atardecer o de tomar unas bonitas fotos de la ciudad, te recomiendo subir las escaleras (eso, sí, tómate tu tiempo y ve a tu ritmo) del Mirador de Fortín. Llegarás hasta arriba un poco exhausto, pero tu recompensa será la mejor vista panorámica de Oaxaca… ¡Gratis!

 

5. Explora los alrededores de la ciudad.

Si ya te sabes Oaxaca de memoria, toma tu auto y agarra rumbo hacia la Sierra. Una vez que empieces a sentir frío y te encuentres rodeado de muchos árboles y mucha naturaleza, baja de tu auto y explora los alrededores. Verás que fácilmente encuentras un lugar ideal para relajarte y escapar de lo habitual por un ratito.

 

6. Date una vuelta por San Agustín Etla.

A photo posted by Daniel Soulé (@dan_soul3) on


¿Ya conoces el Centro de Arte de San Agustín Etla? Es un lugar precioso lleno de rincones increíbles. Pero además, a sólo unos pasos tienes la Fábrica de Papel y un mercado orgánico. La Fábrica de Papel ecológica, al igual que el Centro de Arte, es iniciativa del Maestro Francisco Toledo. No hay pretexto para no visitar San Agustín Etla en una tarde de ocio por Oaxaca.

 

7. Organiza un tour de arte urbano.

A photo posted by Frau Ines (@frau.ines) on


No son pocos los murales que adornan nuestras calles ni los artistas de renombre (locales y visitantes) que han dejado en Oaxaca parte de su obra. Oaxaca ha desarrollado una tradición de arte urbano basada en la denuncia social y ésta ha ido creciendo en los últimos años. Si quieres encontrar los mejores murales, tu ruta debe incluir en barrio de Xochimilco, Jalatlaco y Ciudad Universitaria.

 

8. Degusta los platillos tradicionales de las calles oaxaqueñas.

Dedicarle una tarde a los antojos tampoco es mala idea. Cómprate un piedrazo en cualquiera de los puestitos del centro y refrescate con una rica agua de Casilda en el Mercado 20 de Noviembre. Si con eso no se aplaca tu hambre, no dudes en llevarte a casa unas deliciosas empanadas de amarillo o unas memelas del puestito que está en la esquina del Carmen Alto.

 

9. Toma una clase de baile al aire libre.

Si quieres bajar las empanadas e ir calentando motores para una noche de diversión, tu mejor opción es una de las clases de baile al aire libre que se ofrecen en el Centro Histórico de Oaxaca. Son de cooperación voluntaria y puedes aprender a bailar desde bachata hasta salsa. ¡Para que no te vuelvas a quedar sentado!

 

10. Pasa un día familiar en El Tequio.

El Parque Deportivo El Tequio es un lugar perfecto para realizar actividades al aire libre en familia. Si lo tuyo es andar en bici, patinar o simplemente tienes ganas de organizar una comida al aire libre, este es el lugar que andas buscando.

 

11. Diviértete como escuincle en la Biblioteca Infantil.

La Biblioteca Infantil de Oaxaca es un lugar pensado para los niños, pero que todos podemos disfrutar por igual. Este rincón de la ciudad está lleno de actividades de fin de semana que puedes compartir con tus pequeños: cuenta cuentos, presentaciones de libros, talleres y funciones de cine son sólo algunas de las opciones que encontrarás en su cartelera. ¡No hay pretexto para no divertirse!

 

12. Asiste a una función de cine en el Teatro Macedonio Alcalá.

A photo posted by Pedro Rp (@pedrorp103) on


Si te gusta el cine de arte como a mí, no puedes perderte la experiencia de ver una proyección en el majestuoso Teatro Macedonio Alcalá. ¿Qué puede ser mejor que ver una película de renombre mundial? Ver una película de renombre mundial en un cine que parece un palacio, ¡claro!

 

13. Escucha un Nano Concierto…  


¿Te gusta la música? Pues en Oaxaca tenemos una opción única para escuchar conciertos en vivo. Los Nano Conciertos son tres conciertos de veinte minutos cada uno en tres locaciones distintas. Los artistas que participan de este evento pueden ser locales o invitados internacionales. Tú decides dónde empezar y en qué orden los quieres ver (tendrás unos minutos para trasladarte de una sede a la que sigue). Estos originales eventos se organizan una vez por mes en el Centro Fotográfico o en el IAGO. ¡A estar pendientes de la cartelera!

 

14. ¡O escucha un concierto de principio a fin!

Si te gustan los conciertos tradicionales, asiste a escuchar a la Banda de Música del Estado de Oaxaca. Se presenta todos los fines de semana a medio día bajo el laurel que está en el Zócalo. ¡Tú sólo déjate guiar por la música!

 

15. Aprende sobre las artesanías locales.

A photo posted by Jodi Ettenberg (@legalnomads) on


La mejor forma de aprender sobre las artesanías oaxaqueñas es visitar un taller de artesanos en sus propias comunidades. No sólo apreciarás la técnica que hay detrás de las coloridas piezas de arte oaxaqueño, sino que entenderás lo que significan para los pueblos oaxaqueños. Te recomiendo los palenques mezcaleros de Matatlán, los talleres de alebrijes en San Martín Tilcajete, los talleres de barro en San Bartolo Coyotepec o los talleres de tapetes en Teotitlán del Valle.

 

16. ¡Comienza la fiesta en pleno Centro de Oaxaca!

Ahora sí viene lo más interesante y lo que muchos estaban esperando. ¿Dónde se puede beber y comer con menos de cien pesos? Mi recomendación son las cantinas populares donde cada bebida viene acompañada obligatoriamente de una suculenta botana oaxaqueña. En el centro puedes encontrar dos grandes opciones: el Bar La Giralda y la Cantina El Chato, también conocida como El Salón de la Fama.

 

Ahora sí, ¡a disfrutar Oaxaca sin preocuparse por el dinero!