Foto: Allef Vinicius

Flashpacker

La sofisticación mochilera.

No todos los mochileros cuentan con un presupuesto súper low cost. Hay mochis que cuentan con un presupuesto más desahogado y, aunque optan por viajar con su mochila, prefieren dormir en hoteles o habitaciones privadas en hostels. En muchos casos, no solo por una cuestión de comodidad, sino por seguridad, ya que el flashpacker viaja con su smartphone y todas las aplicaciones viajeras inimaginables, cámara réflex y ordenador. Para estos mochileros, que la conexión a internet esté asegurada es un must. El lema del flashpacker: viajar sí, pero no sin mi tecnología.

Wanderlust

En alemán, Wander (vagar) y lust (pasión).

Es el deseo irrefrenable de viajar, explorar y conocer el mundo. Las personas que nacen con un un impulso aventurero, sin miedo a tomar riesgos y lanzarse a explorar nuevos territorios son sin duda espíritus wanderlust. No todas las personas sienten ese impulso: hay gente que odia moverse de su lugar de origen, así que cabe preguntarse si es una cuestión, psicológica, cultural, educativa o incluso genética.

Gen viajero

El llamado “gen wanderlust”, que tan solo se encuentra en un 20% de la población, es un derivado del gen DRD4, que podría estar ligado a los niveles de dopamina en el cerebro de las personas. Este es el responsable de que en muchas personas exista ese impulso irrefrenable por viajar. Mayores niveles de curiosidad e inquietud y una mayor predisposición para tomar riesgos y cambios son características comunes. ¡Creo que lo tengo!

Staycation

Viajar en casa.

Alrededor del año 2009, ya comenzada la crisis mundial, comenzó a sonar este término, que ensalza las virtudes de viajar y conocer los alrededores de tu lugar de residencia. Ante la imposibilidad de muchas personas de poder hacer vacaciones largas, aparece esta nueva forma de viajar, que le da valor a lo ya familiar. Esto que aparece como una solución para aplacar a la clase afectada por la crisis, ya es una idea que se planteaba de forma revolucionaria hace años. Ese “viajar es regresar” de García Márquez, o el libro Viaje alrededor de mi habitación de Xavier de Maistre ya nos hablaban del enorme placer al redescubrir, con ojos de forastero, lo más cercano y rutinario, incluso tu propia habitación.

Braggie

Déjate de selfies que ya no se llevan, ahora lo que pega es el braggie: un selfie pero especializado en dar envidia a manos llenas.

Que si ahora subo una foto mía en una playa del Caribe, pues braggie. Que si ahora una en un workshop gastronómico de ceviche en Perú, braggie. Que si ahora me he montado en un caballo cruzando la estepa siberiana… braggie. Que si me he montado en globo sobrevolando los templos de Angkor… braggie al canto.

Pero si tu especialidad es fotografiar platos de comida y a tí mismo disfrutando de ello, tú eres un…

Foodie

Especializados en comida. Cuando viajan, los foodies buscan las últimas tendencias en gastronomía, no tan solo los lugares más premiados y que salgan en las guías. Un foodie puede encontrar su delicia en un puesto de insectos en un mercado mexicano o en un local con 2 estrellas Michelín. Eso sí, y esto es muy importante: se encargará de fotografiarlo y subirlo a las redes sociales.

Fernweh

Nostalgia por lo desconocido.

Si estás en casa y te entra una nostalgia dulce a la vez que te imaginas en ruta de nuevo con tu mochila a la espalda, pisando lugares nuevos, es que sufres de Ferweh. Solo los alemanes pueden tener en su vocabulario una palabra que concrete una sensación tan sutil. Nuestra morriña —como la saudade portuguesa— siempre es por nostalgia a la tierra de uno o a lo familiar, pero sentir nostalgia por lo que aún no se conoce es la diferencia entre un mortal común y a un viajero marcado de nacimiento.

Serendipia

Descubrimiento inesperado y afortunado.

¿Cuántas veces ibas buscando un lugar y diste a otro que te dejó fascinado? ¿O simplemente paseando, das con un sitio imprevisto que sientes como tu descubrimiento-tesoro? Seguro que los viajeros más curiosos han experimentado esta sensación. Eso es la serendipia.

Por cosas como la serendipia hay que dar espacio a la improvisación, al dejarse llevar. Sería una pena que por llevarlo todo perfectamente planificado y no salirse del plan se pierdan momentos como este.

Trailblazer

Pionero de toda la vida.

Aquel explorador —más allá del viajero— que descubre una nueva ruta hacia un lugar nunca explorado hasta ese momento. Leif Eriksson, Marco Polo, Magallanes, Hiram Bingham, Cristobal Colón, Livingston y Amundsen son algunos de los nombres clásicos, pero quién sabe si un día descubres una senda desconocida y tu nombre aparece entre ellos.

Precation. Pre-vacation

Vacaciones antes de empezar a trabajar.

Sí, has leído bien, antes-de-empezar-a-trabajar. Nada más pasar la entrevista de trabajo, la empresa te manda dos semanas de vacaciones pagadas para que llegues con la mente limpia y relajada a atacar el proyecto que te asignen. Esto surge entre las start-up de Silicon Valley, que son muy modernas ellas, y estamos deseando que la idea se extienda al resto del mundo. Empresas del mundo… ¡uníos!

Bleisure

El negocio con ocio.

Igual eres bleisurista y aún no lo sabes. Aprovechas tus viajes de negocio para alargarlo un par de días y así explorar el lugar por tu cuenta. Pues sí, lo eres. Esta tendencia está revolucionando el turismo urbano y los viajes de negocio. ¡Yo me apunto!

Turismo P2P

Peer to peer. Turismo colaborativo.

Esta tendencia es, sin duda, la que más ha revolucionado la forma de viajar. Está de moda, pero no es transitoria. Se trata del comienzo de una nueva forma de relacionarse, de viajar y de consumir. No es de extrañar que un aluvión de plataformas ofreciendo servicios entre particulares y viajeros, en cuanto a nuevas formas de alojarse, de transportarse y de disfrutar la gastronomía, esté lloviendo sobre nosotros.

Ahí van algunas de ellas:
Alojamiento: Airbnb, Only apartments, Alterkeys, Homeaway , Knok, Housetrips, Windu, Flipkey.
Transporte: Uber, Bla Bla Car, Social Car, Carpooling.
Comer: EatWith, Cookening, Meetmeals.
Experiencias turísticas: Vayable, Touristlink, Trip4real, Yuniqtrip, Triperone.

Aeroporting

Todas nos hemos visto en la situación de tener que pasar esperas largas en aeropuertos, incluso noches enteras en las que has tenido que buscarte un hueco donde tirarte a dormir. Horas y horas pasando el tiempo en esos “no-lugares”, en palabras de Marc Augé, buscando un enchufe en el que conectar tu móvil, rastreando el wifi como si no hubiese un mañana, buscando un buen ventanal donde disfrutar de tu libro, desparramando la mochila cual tenderete de mercadillo para reorganizar el peso, y doliéndote del espresso a 8€. Te suena, ¿no? Pues ya puedes decir entonces que practicas aeroporting, y con la cabeza bien alta, que yo te vea. De aquí a nada querrás practicar el “aeroturismo”, como si lo viese. Hay algunas páginas como Sleepinginairports que te dan tips que son oro.

Babymoon

Viaje antes del parto.

Ante la perspectiva de un bebé que viene, también viene la seguridad de que no vas a descansar ni dormir bien en una laaaaaaaarga temporada. Pues para recargar energías antes del gran momento, está la babymoon, una segunda luna de miel, un capricho para parejas antes de que nazca el baby. Suelen realizarse a lugares cercanos relajados, escapadas a una ciudad de Europa o a un medio rural.

Glamping

Glamour + Camping. Camping con glamour.

Te gusta el rollito campestre, dormir en la naturaleza, contemplar las estrellas, pero lo de dormir en el suelo medio duro, ahora con el frío, ahora con el calor, como que no va contigo. El glamping está hecho para ti, toda la magia del contacto con la naturaleza pero sin renunciar al confort. Este término, aunque acuñado en África en el S.XIX por exploradores británicos como David Livingstone, se ha puesto en boca de todos durante los últimos años.

Lugares de glamping serían: eco-lodges, yurtas, tiendas de lona, casas en árbol, tiendas de safari, iglús y tipis.

Slow travel

Viaje sin prisa.

Se encuentra enmarcado dentro del movimiento mundial slow que surge en Italia en los años 80 y se hace grande gracias al libro Elogio de la lentitud de Carl Honore. Se predica la lucha contra las prisas diarias, contra la velocidad porque sí, contra el estrés. Saborear el presente, masticarlo, y hacerlo de forma pausada. Esto no quiere decir ir por la vida a cámara lenta, significa estar en cada momento en el momento presente.

Aplicado a los viajes, significa pasar más tiempo en cada lugar, comunicarse con sus habitantes, formar parte de sus costumbres, en lugar de simplemente correr para coleccionar lugares y fotos.

Turismo negro o de la desolación

En inglés grief tourism o thanatourism.

Es el turismo que se enfoca en la visita a lugares de gran valor histórico, pero especialmente marcados por la tragedia, la tortura y la muerte. Auschwitz, Hiroshima, Chernobyl, la Zona Cero en New York, cárceles, castillos, campos de batalla, etc. Es un tipo de turismo que levanta polémica, ya que se pone a debate la moralidad de la explotación económica de este tipo de lugares.

Síndrome del eterno viajero o choque cultural inverso

Al volver tras una larga temporada lejos de nuestro lugar de origen, nos sentimos golpeadas por un impacto psicológico y emocional que se ha dado en llamar de esta manera. El entorno familiar resulta extraño, te golpea la idea de lo mucho que has cambiado estando fuera, te choca el paso del tiempo en algunos rostros envejecidos, antes se hablaba de fiestas y ahora de hijos… El primer ejemplo escrito de este síndrome lo encontramos en La Odisea con el retorno de Odiseo a Ítaca. El pobre hombre se compadece de sí mismo diciendo: “ay de mí, ¿a qué tierra de mortales he llegado?”.

Destino starlight

Destinos dotados de excelentes condiciones para la contemplación de cielos estrellados y otros fenómenos celestes: lluvias de estrellas, auroras boreales, observación de cometas, meteoritos, pléyades y nebulosas. Suelen ser lugares con muy poca contaminación lumínica y ubicados en entornos naturales muy apetecibles para ser visitados. Algunos de ellos: desierto de Atacama en Chile, cima del Teide en Islas Canarias, Islandia, reserva de Sierra Morena y la comarca de la Sierra Sur de Jaén, ambas en Andalucía.