1. La catedral de Santiago palidece en belleza y antigüedad al lado de las de la playa de las Catedrales, en Ribadeo.

Una publicación compartida de Lu Chiflú (@travelife_up) el

2. Muy cerquita está Rinlo, este pueblecito pesquero construido sobre rocas de cuyo puerto salían expediciones balleneras a principios del siglo XX.

3. El Miño es el río principal, pero no olvides su gran afluente, el Sil. Desde el mirador de A Cubela, en Ribas do Sil, verás esto.

Una publicación compartida de Laura (@laurajirafa_fs) el

4. Ver la ría de Vigo desde lo alto, con su puente de Rande, sus bateas y San Simón (no se ve en la foto) es no querer dejar ese banquito nunca.

Una publicación compartida de Lore36205 (@lore36205) el

5. Y si bajas hasta Cesantes para verla de cerca y esperas a que baje la marea, verás el monumento homenaje al Capitán Nemo con sus buzos.

6. En el castro de Baroña te marearás al pensar que hace 2000 años ya había gente disfrutando de esa brisa marina.

7. En Aldán verás barquitos y tranquilidad cristalina.

8. Si quieres nieve, sube en invierno a Pena Trevinca, el punto más alto de Galicia (2127 msnm). Pero no molestes a las vaquitas.

Una publicación compartida de Pablo CF (@pablolaias) el

9. También en las alturas, en las de los Ancares, te encontrarás con Piornedo, un pueblecito lleno de construcciones tradicionales como pallozas, hórreos y alpendres.

Una publicación compartida de Salva Tore (@salvatorecb) el

10. De vuelta en la costa, no podemos no mencionar las islas Cíes y el tema de que la de Rodas sea la mejor playa del mundo.

Una publicación compartida de @viewpoint5 el

11. Pero no te olvides de Ons, islas algo menos conocidas pero igualmente impresionantes.

Una publicación compartida de E s t e l a (@estelafranco6) el

12. En la Costa da Morte te verás cómo rocas y olas luchan de forma incansable desde el principio de los tiempos.

Una publicación compartida de Wojtek Komada (@wojtekkomada) el

13. Aprovecha para visitar el fin del mundo en Fisterra e imaginar desde el faro monstruos marinos que acechan en el horizonte.

Una publicación compartida de Xeitura Patrimonio (@xeitura) el

14. ¿Tienes sed de más faros? El de Cabo Home no te defraudará.

Una publicación compartida de Herwig Daemon (@herwigdaemon) el

15. Ya no puedes rodar por las dunas de Corrubedo, pero sí observarlas y adorarlas desde el paseo.

Una publicación compartida de Ichi 🌈 (@_imfreak_) el

16. ¿Que por qué hablamos tanto de meigas y trasgos los gallegos? En el bosque da Fervenza te será fácil entenderlo.

17. En las Fragas do Eume te será fácil desconectar y olvidar que fuera hay un mundo de ruido y coches.

Una publicación compartida de Raquel Miguel (@reichmm) el

18. Si estás por la zona de Valdeorras busca el desvío hacia As Ermidas. Te encontrarás con un milagro arquitectónico en la roca.

19. Galicia es piedra y es agua, algo que comprobarás en la Ruta da Pedra e da Auga en Armenteira. Siéntate en una roca sin preocuparte por el verdín y párate a escuchar. Respira.

Una publicación compartida de @r_a_u_l_f el