Foto: w_eva

1. Alguna vez soñaste que estarías frente a Chabelo para escoger la catafixia que tuviera más juguetes y menos muebles Troncoso.

2. Has aplicado alguna de las frases características del Chavo del 8. ¿O a poco nunca dijiste: “bueno pero no te enojes”?

3. Aprendiste que aunque no hayas tenido nadita de culpa y pudieras meterte en problemas por algo que hizo tu amigo…¡por nada se vale rajar!

4. Tus dientes son más fuertes y resistentes de lo normal por todas las veces que abriste Frutsis por la parte de abajo.

5. Te da coraje que de adulto, si no te parece algo o necesitas un descanso, necesitas mucho más que un “pidos”, “tachi” o “tapi” para detener al mundo.

6. Ahora cortar con tu novia o novio es muchísimo más complicado que hacerle un “córtalas” con los dedos.

7. Sin importar tu género, te “embarazaron” muchas veces con un simple toque en el brazo.

8. Aprendiste que aunque todo mundo actúe de cierta manera, tú siempre puedes decidir por ti mismo y actuar diferente. Esto gracias a todas las veces que tu mamá te dijo: “Si tus amigos se avientan a un pozo, ¿tú también lo vas a hacer?”.

9. El café a ti no te levanta porque desde que eras chiquitín ya tomabas café con leche a la hora de cenar.

10. Sabes que resguardarte mucho tiempo en una zona segura no durará para siempre… pues en cualquier momento llega alguien y “te quema la bas”.

11. Si eras como yo y no te gustaba jugar futbol, igual jugabas pero siempre te ponían de portero.

12. Si en la escuela tenías un problema con otro niño a la hora del recreo, le advertías a tu contrincante que “iba a ver a la salida”, pero cuando esa hora llegaba ya ninguno de los dos se acordaba por qué se pelearon y no pasaba nada.

13. No pasaste ni un sábado de gloria sin hacer el ahora conocido bucket challenge.

14. Paradójicamente a tus compañeros más latosos siempre los sentaban hasta atrás como castigo y parecía que eran los que mejor se la pasaban.

15. No sabes porqué pero siempre la maestra más buena onda era la de Inglés, y si algún día ella llegaba de mal humor, siempre tenías de respaldo a la de “Computación”.

16. Tu medio de comunicación favorito con tus compañeros del salón eran los “papelitos”, que por alguna razón las niñas los mandaban bien dobladitos y los niños, hechos bolita.

17. Tu profesor de Educación Física en la escuela seguramente era hombre y tenía sobrepeso.

18. Aunque no tuvieras muchos amigos en la escuela, no era tan feo porque siempre tenías primos o hermanos con quienes jugar después de clases.

19. Si pudieras regresar el tiempo y elegir entre pasar tu infancia en México o en otro lado… volverías a escoger México porque aunque haya sido difícil… ¡Te la pasaste bomba como niño!