1. La tele está encendida, pero sin sonido.

Por los altavoces suena música; en la tele, las noticias (¡con subtítulos!), algún canal musical (pero la música que suena es otra) o deportivo. Si hay fútbol, eso sí, sonido a tope e imagen coinciden.

2. Hay una bandera del equipo de fútbol local detrás de la barra.


Es una forma también de significarse en ciudades o regiones en las que hay más de un equipo. ¿Real Madrid, Rayo o Atleti? ¿Celta o Dépor? ¿Betis o Sevilla? Los más forofos incluyen el póster con la foto del equipo que vino gratis en el periódico.

3. A veces también alguna estampita.

Porque no cuesta (casi) nada y nunca se sabe.

4. Hay algún jamón a la vista.

Una publicación compartida de Jal Ghazi (@joetofs) el


En los bares más pro, también conocidos como jamonerías, hay muchos y están colgados encima de la barra. Todos esperamos que estén bien colgados.

5. Está diseñado para que el sonido viaje feliz y rebote de una pared a otra.

Cuanto mayor sea el ruido, mejor. Y no depende de la cantidad de gente. Cafeteras estruendosas, ruidos de platos chocando entre ellos y en la barra, gente que grita para hacerse oír… y paredes y superficies lisas, para que el sonido se transmita y multiplique bien.

6. Si vas a comer, te traen una cestita con pan enseguida.

Bendita costumbre patria.

7. Te ponen siempre tapa gratis con la bebida.

Una publicación compartida de Gastronautas (@gastronautass) el


Por supuesto, hay tapas y tapas. Están las enormes con las que sales con el estómago lleno, el simple platito con patatas fritas o aceitunas, y la algo cutre galletita del café. Pero cualquier cosa es mejor que nada o, peor, que te cobren por algo que no has pedido.

8. El agua, por defecto, es sin gas.

Como debe ser, por otra parte.

9. Es el lugar perfecto para comparar periódicos.

Son los primeros en recibir la prensa, nacional, regional, local y deportiva. Eso sí, en hora punta es difícil hacerte con el periódico que más te gusta y debes estar atento para ser el primero que lo coja cuando la persona que lo está leyendo se vaya.

10. Puedes comer un plato combinado.

Una publicación compartida de Rosa.磊帅 (@rljz) el


Si el menú del día no te gusta, con tu plato combinado de milanesa, patatas fritas (o arroz), huevo frito y ensalada sabes a lo que vas.

11. La ensalada mixta clásica viene empapada en vinagre.

Y con el tomate cortado en rodajas casi transparentes.

12. El cartel de fuera lo pagó una marca de cerveza o refresco.

Es decir, no entres y pidas el de la competencia.

13. Hay una máquina tragaperras y una de tabaco.


Para fumar tendrás que salir a la terraza, pero la ludopatía la puedes ejercer sin problema al lado de los niños.

14. El menú del día está en una pizarra fuera, pero sin caligrafía.


Si hay caligrafía, huye; no estás en un bar típico español, estás en un gastrobar de modernos y todo tendrá reducción de Pedro Ximénez y será más caro.

15. En otra pizarra (dentro) están las tapas y sus precios.

Y los bocadillos, claro.

16. Si está en un lugar turístico, todo está traducido al inglés.

Con más ingenio que exactitud, eso sí.

17. Las sillas y mesas de la terraza son metálicas o de plástico

En invierno da igual. En verano te quemas o te quedas pegado, pero es parte de la experiencia.

18. Las tapas y la bollería están a la vista en un expositor.

Una publicación compartida de Palmira Márquez (@palmiramar) el


Los churros, los croissants, la ensaladilla y la tortilla.

19. Hay algún cartelito con mensaje ingenioso.

Hoy no se fía, mañana sí. Guiño, guiño.