1. Queen – Don’t Stop Me Now.

Ganadora del premio a “la mejor canción para escuchar cuando manejás”, esta canción transpira ganas y energía.

2. The Knack – My Sharona.

Muchas veces, la clave de un one hit wonder reside en la buena vibra que transmite. Este tema es uno de los mejores ejemplos de eso. ¡Pero no olvidemos el solo de guitarra glorioso del final (Y la escena de la película “Reality Bites” en donde aparece la canción)!

3. Beatles – Got To Get You Into My Life.

Dificilísimo elegir un solo tema de los Fab Four. Entre los tantísimos buena onda que tiene esta banda, elijo quedarme con el que me da más ganas de saltar y cantar MUY fuerte. Aquí va en una versión de Paul McCartney.

4. Katrina And The Waves – Walking On Sunshine.

Ya lo muestra bien el video: podés estar caminando por una ciudad de cielo tan gris como su gente, e igual sentir el sol en tu corazón.

5. Beach Boys – Wouldn’t It Be Nice.

Abrochadísima a la memoria de los que vimos la película “50 First Dates”, esta canción podría ser soundtrack del pedido de mano más positivo del universo.

6. Sheena Easton – Morning Train.

Ésta es de esas canciones que todo el mundo puede tararear pero cuyo nombre pocos recuerdan. Nuevamente, un exponente de los one hit wonders buena onda.

7. The Kinks – All Day And All Of The Night.

Canción ideal para saltar sobre el colchón y jugar al air guitar.

8. Yellowman – Strong Me Strong.

Exponente del reggae más bizarro, Yellowman (¡un afro albino!) es tan particular como sus canciones. Mezcla de Jamaica, rap y psicodelia, este tema no puede más de buen humor.

9. Annie Lennox – Little Bird.

Un himno de liberación, y una carcajada de risa hacia uno mismo, viniendo de Annie, una cantante que se toma muy en serio.

10. Elton John – Saturday Night’s Alright For Fighting .

Canción óptima para el buen humor adrenalínico que aparece esos sábados en los que nos preparamos a salir.

11. Café Tacuba – La Ingrata.

Un desamor nos puede dejar devastados, pero canciones como ésta son un muy buen remedio. Para cantar a los gritos, con muchos amigos.

12. Jackson 5 – Blame It On The Boogie.

Discúlpenme, amigos, pero aunque los latinoamericanos hayamos conocido mucho más la versión de Luis Miguel, aquí está la verdad, y es completamente imbatible.

13. Madness – It Must Be Love.

Hay canciones de amor tiernas, nostálgicas, dulces, tristes… pero combinar amor y buen humor ya es otra clase de ciencia. Aquí va uno de los mejores ejemplos.

14. Charly García – Me Siento Mucho Mejor.

No todos saben que este tema es un cover de una canción de The Byrds. El rocanrol (así como suena) argento le quitó un poco de hippismo, pero le agregó mucha energía positiva.

15. The Police – Canary In A Coalmine.

Tal vez sea la pizca de reggae, o la pizca de ska, o las vocecitas agudas. Tal vez sea el espíritu buena onda de la new wave británica. Lo que es seguro es que da ganas de bailar y mover los pelos como locos. <

16. Rita Lee – Lança-Perfume.

Si hablamos de buen humor, no podemos ignorar a la música brasileña, Y Rita Lee, caracterizada por su buen humor y desfachatez, es una de sus exponentes más grandes. Lo que no tanta gente sabe es que el “lança-perfume” tan usado en el carnaval fue eventualmente prohibido por considerarse una droga peligrosa.

17. Stevie Wonder – Don’t You Worry ‘Bout A Thing.

Ya sólo el hecho de escuchar a Stevie intentando hablar en castellano es motivo de risa. El resto es pura buena onda por todos lados.

18. Divididos – Cielito Lindo.

Un clásico mexicano; bien. La primera mitad, lenta, tranquila; muy bien. Ahora, cuando termina esa primera mitad, de repente todo se transforma. Pogo-mezcal y liberación absoluta. Buen humor de montaña rusa.

19. The Specials – Monkey Man.

Saltá alternando los pies, y cantá a los gritos el famoso “Aye aye aye, aye aye aye”. Listo, ya tenés la receta para el buen humor instantáneo. El ska tiene esta magia…

20. The Muppet Show – Mahna Mahna.

Como si fuera un capítulo de Seinfeld, esta es “una canción acerca de nada”. No creo que puedas ver este video sin reírte, y definitivamente, la musiquita (que, curiosamente, sale de una película porno soft-core ítalo-sueca) se va a prender a tu oreja cual garrapata sonora.


Crédito imagen de portada: Kevin Dinkel.