1. Disfrutar de las tapas granadinas. El Realejo, el entorno de la Plaza de Toros, el Campo del Príncipe, Calle Elvira… ¡que vivan las tapas!

Una publicación compartida de EAT Magazine (@eatmagazine) el

2. Y, de postre, un pionono de Santa Fe.

3. Saborear un buen helado de Los Italianos. Pasar por Gran Vía en verano y no entrar es pecado.

Una publicación compartida de MG + OG + DD (@skinnybutfull) el

4. Perderte por el Albaicín: pocos barrios en el mundo tienen su encanto.

5. Vivir un atardecer en el mirador de San Nicolás: no hace falta que ningún presidente de Estados Unidos dijera que es el mejor del mundo. ¡Ya lo sabíamos!

6. Y, por supuesto, deslumbrarte con los arabescos, edificios y jardines de La Alhambra.

Una publicación compartida de William Seoane (@wseoane) el

7. Hablar por un día como los granaínos. Nada como entenderse con la población local a base de expresiones como ¡La vin compae! o ¡No ni ná!

Una publicación compartida de C R I S T I 🙃 (@brave.717) el

8. Un buen día para practicar es el de la fiesta de las Cruces: Granada se viste de gala para la fiesta más larga del año. Y si te quedas con ganas, ¡vuelve para el Corpus!

9. Esquiar en Sierra Nevada: las mejores pistas del sur de Europa, con una larga temporada. Y a un par de horas de la playa. Por si cambias de planes.

10. Subir al Mulhacén: en el pico más alto de la península ibérica se respira una magia especial.

Una publicación compartida de @___siska___ el

11. Ver un concierto de Los Planetas en Granada: no es lo mismo verlos en cualquier otra parte del mundo que en su tierra natal.

Una publicación compartida de seguaka (@seguaka) el

12. Comprar un disco de cualquier branda granadina en Discos Bora Bora, una institución de la música donde entrar supone mucho más que adquirir un disco.

13. Vivir la aventura de un viaje en bicicleta por el desierto de Gorafe entre Guadix y Baza. ¡Vaya formas las de su geografía!

14. Experimentar en el Parque de las Ciencias: un lugar único para grandes y pequeños.

Una publicación compartida de @mjmdurcal el

15. Aventurarse por los pequeños pueblos de La Alpujarra granadina: Pampaneira, Capileira, La Taha, Busquístar, Trevélez… todo un road trip andaluz.

16. ¡Nochevieja en verano! En pleno agosto también puedes hasta tomarte las uvas en Bérchules: una nochevieja se les quedó parado el reloj y decidieron celebrar la fiesta en agosto… y ahí siguen.

17. Pasar la noche en una casa cueva. Otra estupenda forma de eliminar el calor y entender por qué se hacían las casas así.

Una publicación compartida de Belén Torres (@belyntope) el

18. Y, para descansar, un baño relajante en las aguas curadoras de Lanjarón.

Una publicación compartida de silvia (@siloru85) el

19. Refrescarse en los cahorros de Monachil: puentes colgantes, largas paredes verticales y un paseo de película.

20. Darse un baño en la Costa Tropical. Y, a ser posible, en la playa de la Rijana. ¡Vaya colores tiene el agua allí!

Una publicación compartida de Sophie (@soph_2) el