La RAE, según establece su artículo primero, es «una institución (…) que tiene como misión principal velar por que los cambios que experimente la lengua española en su constante adaptación a las necesidades de sus hablantes no quiebren la esencial unidad que mantiene en todo el ámbito hispánico». Pero hay muchas palabras almerienses, antiguas y muy extendidas, que la RAE aún no reconoce. Continuando su uso ¿se estaría rompiendo la unidad lingüística hispánica? ¿Sería necesario que la RAE los reconociera y los incluyera como parte del habla hispánica? O ¿deberíamos de dejar de usarlos? (emoticono pensativo).

Mientras la RAE lo decide, los almerienses los vamos a seguir utilizando, aunque por ahí se diga que algunos de ellos no son correctos.

1.Cipollo

Utilizada generalmente como insulto quiere decir: persona tonta o estúpida. También utilizada para describir a alguien engreído o chulo. «Ese es un cipollo».

2. Morterá

Utilizada para definir algo de gran cantidad, generalmente para una importante cuantía de dinero: «llevo una morterá en la cartera».

3. Rabúo

Persona con cierta fama de «malafollá», es decir, con mal carácter: «tu primo es muy rabúo».

4. Follaero

Jaleo, escándalo, ruido… «Vaya follaero tienen montado los vecinos».

5. Apargatao/Alpargatao

Persona que tiene mucho dinero: «tú como estás apargatao te puedes comprar un coche nuevo».

6. Engurruñío

Persona tacaña, que no suelta prenda: «contigo no salgo de cañas que eres un engurruñío».

7. Petao

Muy usada entre las generaciones más jóvenes, se usa mucho para decir que alguien tiene un cuerpo muy musculoso de gimnasio y también se usa para decir que algún lugar está muy lleno: «en la feria están todos los bares petaos».

8. Roílla

En esta ocasión, utilizada por las generaciones más mayores, y que significa trapo o trozo de trapo: «pásame la roílla de la cocina».

9. Roal

Mancha en ropas y/o paredes: «¡Vaya roal llevas en la camisa!».

10. Espichao

Persona muy delgada. Aunque espichao no la reconoce la RAE, espicharla sí, y significa morir. Así que podríamos decir que «Fulano está tan espichao que parece un cadáver».

11. Rejumbrear

Verbo utilizado para decir que la carne tiene un sabor más intenso de lo normal, generalmente tirando para mal gusto: «el conejo frito de hoy rejumbreaba».

12. Retestinao

Se utiliza para describir un ambiente un tanto cargado o de mal olor: «aquí huele a retestinao». Aunque este sustantivo no está registrado por la RAE sí lo está retestinar, con significado parecido.

13. Cebollazo

Aunque pudiera parecer que es una cebolla grande, cebollazo se usa generalmente para describir un gran golpe: «vaya cebollazo se ha dado Menganito con la bicicleta». También usada para decir que alguien lleva una buena borrachera.

14. Chérigan

Tapa típica de Almería que consiste en una tosta de pan con algo por encima: atún, melva, salmón, jamón, queso, anchoas…

15. Empercudío

A este término le pasa como a retestinao, que lo utilizamos como sustantivo para decir que algo está muy sucio y no es reconocido por la RAE, pero sí empercudir: «se me ha puesto el coche empercudío con la lluvia».

16. Esnuclao

Viene de desnucar, que sí es reconocida por la RAE. Se utiliza para describir a una persona que ha sufrido un fuerte golpe en la nuca: «se cayó por las escaleras y se ha esnuclao».

17. Lambreazo

Se utiliza generalmente para describir una fuerte descarga eléctrica, aunque también se usa en ocasiones para describir un golpe o tortazo fuerte: «el frigorífico me ha dado un lambreazo» (para descarga eléctrica), «vaya lambreazo le soltó en la pelea» (para fuerte golpe).

18. Clujío

También se usa para describir un tortazo, pero generalmente cuando se le da a un niño: «cuando era pequeña me daba mi madre de clujíos, porque no me gustaban las lentejas, que al final me las comía sí o sí».

19. Pechá

Utilizada para decir que nos hemos hinchado de algo: «qué pechá de comer me he dado hoy», «qué pechá de correr detrás del autobús».

20. Présules

Como los almerienses llaman a los guisantes.