1. Tienes una foto con las Muñequitas Elizabeth

Si no estuviste en algún cumpleaños donde te sacaran esta famosa foto, fallaste como niño regio. Puntos extra si saliste con la cara totalmente confundida o a punto del llanto.

2. Nunca te perdías las Aventuras de Pipo

Más que un simple payaso, Pipo fue toda una institución en el entretenimiento de los niños regios. Además de verlo cada semana en la tele, si tenías suerte y unos papás consentidores, podías visitar el estudio de televisión y aparecer en alguno de sus programas.

3. Alguna vez jugaste arrancones contra tus primos


Los primeros acercamientos a la velocidad de muchos de nosotros iniciaron en los circuitos de go karts de Río Santa Catarina, Josephino’s Pizza o los de Carretera Nacional. Todos estaban chidos pero sin duda los de Josephino’s eran mejor porque pues… ¡pizza!

4. Te sentiste patinador profesional en el Patinadero San Pedro

Ir al Patinadero de San Pedro era una de las cosas más cool que podías hacer siendo un niño regio. Total nostalgia noventera el patinar en círculos mientras escuchabas a las Jeans o a los Backstreet Boys.

5. Pasabas tus tardes en las Maquinitas de Galerías Monterrey


Fueron varias las cadenas de juegos de destreza que pasaron por Galerías Monterrey. Sin importar que lo tuyo fuera Play Land, Magic Place o Chispas, la sensación de canjear tu tira interminable de boletos por premios siempre era lo mejor.

6. Despertaste tu curiosidad científica en el Planetario Alfa

Todos quisimos ser astronautas o científicos al salir del Planetario Alfa. El paseo por su aviario, su famoso vitral y su jardín de experimentos encendían la imaginación de todos los morritos.

7. Sentiste tus primeras altas dosis de adrenalina en Plaza Sésamo

¿Quién no recuerda la primera vez que se subió al Space Shot? ¿O las tardes de verano interminables en los toboganes? Plaza Sésamo es y será siempre un clásico para los niños regios.

8. Pasaste más de un domingo en el Zoológico La Pastora

Antes de que entrara en la triste depresión en la que se encuentra el zoológico en estos días, el lugar estaba lleno de vida y de actividades todas las semanas. Visitarlo ahora es como recorrer un pueblo fantasma, hay varias áreas que no están en funcionamiento, pero aún reflejan parte de la gran atracción que alguna vez fue.

9. Te compraste alguna broma en la tienda del Mago Frakman

Ya sea que lo recuerdes animando alguna fiesta de cumpleaños o en su tiendita de trucos —a un lado del Patinadero San Pedro—, el Mago Frakman seguramente fue responsable de varias bromas que les gastaste a tus primitos o amigos de la escuela. Un gran ilusionista que sigue en acción para todas las nuevas generaciones.

10. Fuiste vaquero por un día con los caballos de la Carretera Nacional

Para hacerle honor a nuestro legado norteño, nada como un paseo en pony o caballo.

11. Eras fan de Jungle Jim’s

El resbaladero gigante de Jungle Jim’s seguramente sigue en la memoria de todos los regios que jugamos ahí de pequeños. Definitivamente uno de los lugares más añorados por todos. Se dice que un niño tuvo un accidente en el área de “los pantanos”, suceso que desencadenó la pérdida de popularidad y el cierre del lugar… o eso cuenta la leyenda.

12. Patinaste bajo las luces neón de Skateland


Patines de cuatro ruedas, ¡no se acaben nunca! El espíritu ochentero nunca se dejó de sentir al sur de la ciudad gracias al Skateland. La vibra de “antro” sobre ruedas hacía que te sintieras grande, mientras bailabas con luces neón por todos lados.

13. Tenías una llave de Moy Land colgada en tu mochila

Cuando apareció Moy Land en Monterrey, muchos de nosotros ya éramos más bien adolescentes y este nuevo espacio significó el inicio de nuestros ligues. El de Plaza Real era punto de reunión obligada cada viernes saliendo de la escuela. ¿El accesorio más cool del universo? La llavecita donde juntabas tus puntos colgada en tu mochila.

14. Fuiste a la matinee del Río 70

A post shared by Jun Maurer (@jungapshon) on


El icónico domo que se ubica sobre la avenida Constitución, lleva ya varias generaciones siendo una de las mejores opciones para ver películas en pantalla grande.

15. Tienes una foto con el oso del Showbiz Pizza

El oso Billy Bob y su banda de robots cantores te mandan saludos desde los rincones más olvidados de tu memoria. Comer pizza a reventar, juegos y música siempre han sido la combinación perfecta.

16. Te fuiste de tour de casas abandonadas

A post shared by Alan Arvizu (@alanarvizu) on


La casa de los Tubos y la casa de Aramberri eran las más famosas, pero las colonias más viejas de la ciudad, como el centro y Obispado, tenían varias construcciones con fama de actividad paranormal. Como estaba prohibido ir a esos lugares, los niños regios lo convirtieron en reto y acababan por meterse a todos.

17. Hiciste hoyo en uno en algún golfito de la ciudad

Y es que había varias opciones de donde escoger, como el del techo de Diversia, el del Río Santa Catarina y el de la Carretera Nacional.

18. Participaste del cuarto de milla del poniente

También conocido como bajar en patineta por todo Paseo de las Estrellas desde Leones hasta Avenida Lincoln. Esto cuando esa zona era prácticamente el límite de la ciudad y no había tantas casas.

19. Veías a Burundango y su loca TV

A post shared by Jasia Denisse (@jasiaflores) on


Creaciones de Oscar Burgos, Burundango y Cucufato normalmente provocaban dos reacciones, o los amabas o te sacaban hasta la última gota de llanto del susto. Para muchos, los ojos pelones de Cucufato fueron motor de pesadillas futuras; sin embargo, la dulzura de Burundango lo contrarrestaba bastante bien.

20. Te sabes de memoria la canción de la Feria de Cepillín

Otro gran personaje para la niñez regiomontana. No hay regio que no cante con voz aguda y se sepa de memoria toda la letra de esta canción.