Crédito: Greg Hewgill

 

1. Sabes que un kiwi es mucho más que una fruta.

 

2. Al principio te negabas rotundamente a comer instant noodles. De poco te fueron conquistando hasta que se convirtieron en tu lunch para el smoko diario. No te preocupes, no fuiste el único que fue tentado por el diablo.

 

3. Por cierto, sabés perfectamente lo que es un smoko.

 

4. Buscaste eternamente el mejor diseño para un tatuaje maorí que representara tu viaje, pero en el fondo te morías de ganas de tatuarte el logo del Pack and Save, que tantas alegrías te trajo.

 

5. Palabras como contract, pruning, picking, packing y thinning ya forman parte de tu vocabulario diario. ¿Cuándo empieza la season?

 

6. No tenías idea de que el internet pudiera ser tan caro y tan malo a estas alturas del siglo XXI.

 

7. Nunca pensaste que comprar un auto fuera tan fácil como ir a la oficina de correos.

 

8. La expresión “el tiempo es dinero”, nunca tuvo un significado tan literal.

 

9. ¿A esto le llaman primer mundo? ¡Dónde está el bidet!

 

10. ¿Comida típica? ¿Y eso que es? Ah, fish and chips. Pero… ¿que eso no era de Inglaterra?

 

11. Países como Nauru, Samoa, Vanuatu y Tonga pasaron de perfectos desconocidos a ser el destino de tus próximas vacaciones.

 

12. Nunca llegaste a entender como alguien que acababas de conocer pasaba a formar parte de tu nueva familia viajera con tanta naturalidad.

 

13. Y las despedidas… oh, mejor ni nombrarlas. “Lo que pasó en la shared house quedará en la shared house”.

 

14. Nunca te dolió tanto el cuerpo después de un día de trabajo.

 

15. Te resulta un tanto complicado hacer rendir tu sueldo hasta fin de mes… ¿por qué te  malacostumbraste a cobrar tu sueldo semanalmente? ¡Y a pensar semanalmente en todos los gastos!

 

16. Aprendiste a hablar inglés, por supuesto, pero también chileno, argentino, uruguayo y mexicano.

 

17. Sabés que las cosas pueden estar mejor que ok o good, pueden estar sweet as.

 

18. Nunca viste peor mayonesa en tu vida, por suerte la honey mustard y la sweet chili sauce estuvieron ahí para salvarte.

 

19. Algo dentro de ti reventaba cada vez que un kiwi comparaba su barbeque con tu asado.

 

20. En tu primera salida entendiste que la medianoche no era la hora de llegar al pub, sino la hora de volver a casa.

 

21. Tu plan era rodearte de angloparlantes, perfeccionar tu inglés, conocer otras culturas… pero igual terminaste rodeado de latinos. Y te diste cuenta que compartimos mucho más que un idioma, ¡y más estando tan lejos!