1. La pura vida

Foto: Tiago Palhota

Pensabas que era un eslogan como tantos otros, pero no. Es un saludo, un agradecimiento, una sonrisa, un estilo de vida y un ejemplo a seguir.

2. El español tico

Foto: Dana Ptacinsky

Desde el ubicuo “mae” al “qué dicha” o “por dicha” pasando por el maravilloso “con gusto” que responde a un “gracias”, hay mil y una expresiones ticas que deleitan el oído y se contagian rápidamente.

3. El gallo pinto para desayunar

Foto: regan76

Porque si no lo haces, ¡no sabes lo que te pierdes!

4. El clásico Alajuelense-Saprissa

Foto: MadriCR

Si visitas el país para el momento del final de liga y tienes la suerte de que se juegue el clásico, busca un bar o un restaurante donde haya ambiente (todos pasarán el partido) y deja que algún tico te cuente la historia de esta rivalidad mientras te tomas una Imperial fresquita.

5. El despertador natural (y tropical)

Foto: Tiago Palhota

Es difícil acostumbrarse otra vez al sonido monótono de un reloj despertador cuando durante los últimos días te has despertado con monos, iguanas o aves que se pasean por el techo de tu habitación…

6. Los batidos

Foto: Tiago Palhota

Las decisiones más difíciles que hay que tomar en Costa Rica: ¿banana y fresa o mango, maracuyá y piña…? ¿Con agua o con leche? Batidos así no existen en ningún otro lado.

7. Los casados

Foto: Dana Ptacinsky

Es verdad que llega un momento en que se pueden hacer repetitivos, pero en cuanto dejas atrás Costa Rica, ¡te mueres por uno de estos platos tan alegres!

8. El chorreador

Es muy posible que nunca hayas visto hacer así el café antes de pasar por CR y es más que probable que te lleves uno a casa y trates de emular la emoción de prepararte el café al estilo costarricense, con 1820 o Rey, por supuesto.

9. Los 10.000 colones

Foto: Dana Ptacinsky

El billete más hermoso del mundo, sin duda alguna.

10. Los patacones

Foto: Dana Ptacinsky

Buscarás la receta e intentarás encontrar el equivalente del plátano costarricense en tu país de residencia, pero nunca tendrá el sabor de los patacones de allá.

11. La calle pequeña enfrente del súper Pali

Foto: Dana Ptacinsky

Las direcciones en Costa Rica son así – espontáneas, descriptivas, coloridas e inolvidables.

12. Los parques nacionales y reservas biológicas

Foto: Dana Ptacinsky

Treinta y cuatro, ni más ni menos, lo que equivale al 20 por ciento del territorio nacional. Visitar uno de ellos significa ver tonos de verde y escuchar cantos de aves nunca imaginados.

13. El clima impredecible

Foto: Tiago Palhota

“Dice la previsión que va a llover todos los días”, “Ah, bueno, siempre se equivocan, no haga caso”. Y es verdad. El clima costarricense es caprichoso y cambia varias veces en el mismo día. Lo mejor es ir preparado para todo lo que se presente: gorra, protección solar ¡y chubasquero!

14. Los colectivos

Si estás esperando el autobús y te empiezan a tocar la bocina los carros, te costará darte cuenta de qué es lo que pasa, pero en cuanto alguien tiene la bondad de explicarte que son colectivos (coches particulares que te llevan a la otra punta de la ciudad o pueblo por una cantidad arreglada de antemano), todo cobra sentido. Se aprenden muchas cosas en los colectivos.

15. Las llamadas al centro de rescate

Foto: Tiago Palhota

No sé de otro país donde paren los vehículos a la vera del camino para llamar al centro de rescate más cercano cuando se encuentran un animal herido.

16. Las estaciones de autobús de San José

Foto: Tiago Palhota

Navegar las numerosísimas estaciones de bus de San José es ya de por sí turismo de aventura. Llegas a Tracopa pero sales de Tuasa, sales de Caribeños y llegas a Coca Cola… Si te queda claro, estás preparado para cualquier cosa que se te presente.

17. El tráfico capitalino y la conducción

¿Qué decir del tráfico de San José y de la conducción en general? ¡Volvemos al turismo de aventura!

18. Los atardeceres

Foto: Dana Ptacinsky

Caribeños o pacíficos; los matices, los olores y los sonidos son inigualables.

19. La Imperial (fría)

Foto: Dana Ptacinsky

Esta cerveza local se convierte pronto en una aliada – en tardecitas calurosas y húmedas, la botella y su águila son lo que más apetece ver.

20. La piña

Foto: Dana Ptacinsky

Camiones llenos de piñas se pasean de norte a sur y de este a oeste. Dulces, frescas, naturales, a la plancha, en batido, en ensalada… Manjar de dioses.

21. Tu primer perezoso

Foto: Tiago Palhota

No creerás a nadie que te diga que no está sonriendo para la foto.

22. Los colores

Foto: Dana Ptacinsky

No hace falta ni que haga sol para que los colores hagan acto de presencia. Están en todas partes y nunca dejan de sorprender.

23. Los ticos

Foto: Tiago Pelhota

De lado a lado del país, los ticos te preguntan, te cuentan, te enseñan, te muestran y dejan su huella. Querrás agradecerles por compartir este país único, a lo que ellos responderán, “con gusto”.